Blogia
J. C. García Fajardo

No son "causa", sino instrumento para la "huida"

En general, salvo casos de trata de blancas, nadie es obligado a consumir drogas sino que es la falta de valores y de un sentido para el vivir lo que lleva a la autodestrucción. O una excesiva exigencia familiar, académica o social que va más allá de las posibilidades de la persona. Porque podamos disponer de heroína, de coca, de hierba o de hachís no por eso las consumiremos.
En la familia, en los centros de formación y en el propio ambiente están las causas que es preciso considerar. ¿Por qué algunos jóvenes se convierten en drogodependientes? ¿Todo el que alguna vez consumió alguna droga se ha convertido en drogadicto? Es un sofisma argumentar que, puesto que la mayoría de los drogadictos alguna vez fumó cannabis, el hachís o la marihuana son la causa de la drogadicción. O que todo el que ha fumado hierba algún día se convertirá en drogadicto. También la mayoría de los drogadictos tomó café, leche condensada o fue a la catequesis de su parroquia, y no fueron estas las causas de su desgracia.
Abundan los ejemplos que confirman lo contrario: dadle a un joven un sentido para su vida, despertad su autoestima, aceptadlo en su realidad, acogedlo y haced que se sienta necesario, ayudadle a transformar los criterios que lo han deformado y veréis cómo descubre la alegría de vivir.
La confusión en el análisis de las causas y los efectos de las drogas nos debe impedir caer en simplificaciones como que "a las personas de orden no les pasa nada", o "si acabamos con los narcotraficantes, se termina el problema de la droga".
Algunos padres que padecen ese azote en su familia y algunos políticos arremeten contra las libertades conseguidas haciéndolas responsables de los males. ¿Cómo son capaces de ignorar su parte de responsabilidad en algunos aspectos del problema?
Si no fuera la droga sería el consumismo u otras formas de alienación mediante dependencias para paliar las verdaderas causas de ese rechazo de la sociedad, de la familia y de sí mismos que significa la pérdida de la autoestima, de la dignidad y de las señas de identidad.
Una de las principales causas de la huida de la realidad por medio de las drogas es la inseguridad, el miedo y la no aceptación de sí mismo, comenzando por el propio cuerpo.
El ser humano que no se acepta ni se ama, no puede desarrollar una autoestima que le haga responsable y libre para vivir con coherencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Xochimilco -

A propósito de este apasionante tema, recomiendo la película "Alpha Dog", con Sharon Stone, Bruce Willis y Justin Timberlake, entre otros. Está basada en un caso real y muestra mucho de lo que dice este interesante post.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres