Blogia
J. C. García Fajardo

Tenemos derecho a ser nosotros mismos desde el respeto y el afecto

Sé que ya conocéis el capítulo sobre El Amor, de El Profeta, del gran escritor libanés, Ghalil Gibrán. Hoy he querido poner juntos otros dos capítulos que aparecen distantes y es porque creo que el Amor que penetra toda forma de amistad, lo es en grado sumo cuando se trata de la pareja estable y permanente con ánimo de procrear y de formar una familia, a eso llamamos matrimonio. Como quiera que lo concibáis, el matrimonio o esa relación de pareja estable, se ahoga sin respeto, sin educación y sin reconocer mutuos ámbitos y espacios de silencio y de soledad. Entendedme bien, no de aislamiento. La soledad buscada, cultivada y bien administrada, es una fuente increíble de sabiduría y de felicidad. Por eso, debemos tener presente que, cuando conocidmos a nuestra actual pareja y nos sentimos atraidos por ella, no era por nuestras similitudes (hay casos peligrosos porque uno acaba dominando y aniquilando al otro yo) sino por nuestras diferencias que se convertían en mutuos complementos. Es la famosa coincidencia de los opuestos de Nicolás de Cusa, y de tantos sabios de Oriente que preconizan la armonía, el equilibrio, la mesura y el juego. Porque éramos tan distintos y complementarios, tan disparatados, a veces, nos atrajimos y decidimos "mirar juntos en la misma dirección", como alas de un mismo vuelo. Sin imponerse uno al otro, sin "anihilarlo", sin prepotencia ni servidumbre alguna. Desde la admiración, la atracción y el respeto se aunan fuerzas para construir un futuro con amplios espacios que acojan lo nuevo sin dejar de respetar lo antiguo. Por eso, tantas parejas se viene abajo, aburridas y sin ilusión alguna, no por el sexo sino por la falta de respeto, de reconocimiento del otro, de sus capacidades y de sus necesidades que evolucionan con el tiempo. "Yo era un roble y tú una encina, por eso nos trajimos, es lógico que ahora respetemos nuestros particulares y peculiares desarrollos. No se puede asfixiar al ser amado. Me parece de una indelicadeza fuera de lugar escuchar "¿En qué piensas, cariño?" Y ya no digamos la pretensión de "Para mi marido/mujer no tien secretos". o "Yo soy la mejor maigo/a de mis hijos". ¡Qué necedad! Vuestros hijos necesitan un padre y/o una madre, los amigos ya se los buscan ellos. Otra cosa es la confianza, el cariño, la admiración y el mutuo respeto. Es preciso admirar a nuestra pareja en sus habilidades, valores y dones. Interesarnos por su evolución personal sin tratar de influir en ella, sino compartiendo experiencias e ideas mediante el diálogo. Pero admitiendo y reconociendo que existen otras personas muy capaces y necesarias para ayudar en esa maduración personal. No se trata, en modo alguno, de que cada uno viva por su lado y que hagan del "hogar" un domicilio para compartir intereses. Y con el tiempo y más con los años, esta actitud es fundamental porque no nos desarrollamos ni maduramos al mismo tiempo, ni siquiera biológicamente. Recordad que después el fuego sexual del amor(que dura unos años y evoluciona y hay que saber adaptarse) hay una etapa de crecimiento personal que puede quedar oscurecida y oculta por el cuidado de los hijos, los compromisos económicos y laborables. Y después, puede descubrirse un peligroso abismo de incomunicación y de rechazo que puede ser doloroso sino se aborda con la ayuda necesaria. Por eso es capital, aún en medio de la educación de los hijos que estos jamás se erijan en "dictadores" o lo que es peor en objeto de ataque por uno de los dos. Reservaos siempre un espacio para vosotros mismos, como pareja y como personas. No abandonéis a vuestros amigos, como pareja o individualmente. Respetaos y reconocéos aún en vuestras rarezas. Es un cuento chio eso de que "mi marido, en donde mejor está es en casa conmigo". O,"a mi mujer lo que le gusta es estar en casa".
En fin, que cada uno mire a su alrededor: padres, amigos, vosotros mismos: no os ahoguéis, no os "sacrifiquéis" a la fuerza sino porque deseáis co-operar. sinergia, se llama a esto, compartir el pan y el vino. Y por favor, no perdáis el sentido del humor, aprended a reiros de vosotros mismos. Y sobre todo, y esto para muchos es lo más duro del matrimonio, no os erijáis en víctimas ante las que hay que acudir a humillarse y a pedir perdón. Hay muchas formas de mirar hacia adelante. No compensa amargarse, reprocharse ni herirse con viejas cicatrices. Lo pasado, pasado está. Que no anide el rencor ni el resentimiento ni la envidia ni los celos. Todo esto es absurdo en una pareja que respeta las reglas de juego: antes de matrimonio o pareja son ciudadanos responsables y con todos sus derechos, que han decidido comparti una parte de sus caminos. No nacimos el día que nos juntanos, cada uno aporta sus genes y su historia, respetémoslas
Uf, me he extendido y ahora me tiran las grapas del viengtre y me duele la espalda, pero es mi aportación de afecto, de reconocimeinto y de gratitud por todo cuanto he recibido y cuanto muchos de vosotros me habéis aportado.Un abrazo. Nesemu

De la Amistad

Y un joven le dijo:  Háblanos de la Amistad.
A lo que respondió así:
Vuestro amigo es la contestación a vuestras necesidades. Él es ese campo en el que sembráis con amor y cosecháis con agradecimiento. Y él es vuestra mesa y vuestro hogar. Porque os aproximáis a él con vuestra hambre, y buscando la paz.
 
Cuando vuestro amigo revele su mente no temáis el "no" en vuestra propia mente, y tampoco guardéis el "sí" . Y cuando él se calla, vuestro corazón continúa escuchando al suyo. Pues aun sin palabras, en la amistad, todos los pensamientos, todos los deseos, todas las esperanzas brotan y son compartidas en una alegría silenciosa. Cuando os apartéis de vuestro amigo, no os entristezcáis. Porque lo que en él amáis más, quizá se vea más claro en su ausencia, como para el alpinista aparece más clara la montaña, vista desde la planicie.Y no permitáis que exista interés alguno en la amistad, a excepción de cuanto signifique profundizar en el espíritu. Pues el cariño que busca algo que no sea la revelación de su propio misterio no es cariñoso sino una red que se lanza hacia adelante, y con la que solamente pescamos lo inútil.

Y haced que lo mejor de vosotros mismos sea para vuestro amigo. Si él ha de conocer el flujo de vuestra marea, permitidle que también conozca su reflujo. Porque ¿qué clase de amigo es al que sólo buscáis cuando deseáis matar algo de tiempo? Buscadle siempre para las horas vivas. Porque las suyas colmarán vuestra necesidad, más no así vuestro vacío. Y en la dulzura de la amistad hallaréis la risa y la participaréis en aquello que es grato. Pues en el rocío de las cosas pequeñas, el corazón encuentra su amanecer y halla su frescor.

 

Del Matrimonio

De nuevo Almitra volvió a hablar para preguntar: Y qué piensas del Matrimonio, maestro?

 A lo que él contestó: Nacisteis juntos, y juntos seguiréis para siempre. Juntos os hallaréis cuando las blancas alas de la muerte acaben vuestros días. ¡Ay! también juntos os hallaréis hasta en la memoria silenciosa de Dios. Pero dejad que existan espacios en esa, vuestra unión. Y permitid que los vientos de los cielos dancen entre vosotros.

Amaos el uno al otro, pero no permitáis que el amor sea una atadura: Permitid mejor que sea como un mar que se mece entre las orillas de vuestras almas. Colmad mutuamente la copa, pero no libéis solamente de una. Compartid vuestro pan, pero sin comer del mismo pedazo. Cantad y danzad juntos y sed alegres, pero permitid que cada uno se sienta solo. Así como las cuerdas de un laúd se encuentran separadas aunque se estremezcan con la misma música.

Ofreceos el corazón, pero sin que por ello dejéis de vigilarlo. Pues solamente la mano de la Vida puede contener vuestros corazones. Y manteneos unidos, mas no demasiado juntos: Porque las columnas del templo se encuentran separadas. Y el roble y el ciprés no crecen estando bajo la sombra del otro.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

noemi -

La amistad, ¿qué es?, algo que ni se vende, ni se compra, en la que no hay ningún interés, que te hace escalar interiormente cada vez más alto. A lo largo de mi vida, he conocido muchos tipos de amistades, pero un amigo de verdad es aquel con el que he compartido momentos buenos y malos, tristes y alegres, y aquel con el que aunque te distancies durante un tiempo, siempre vuelve.
Respecto al amor del matrimonio, soy un tanto esceptica, considero que el amor, la pasión, el enamoramiento o como se quiera llamar no dura toda la vida. Al final, con tu pareja queda unicamente la amistad y el amor de esa amistad.

Sylvia -

Una aportación verdaderamente interesante...Creo que debemos mirar cada día hacia un horizonte enfocado hacia el futuro, sin estancarnos en el pasado pero teniendolo en cuenta para no cometer los mismos errores.
Con el paso del tiempo aprendemos a valorar la verdadera amistad, el verdadero amor o el verdadero compañerismo...sentimientos que se demuestran y se predican con hechos no sólo con palabras.

Marta Gálvez Z. -

Tener amigos no es difícil. Lo verdaderamente difícil es tener amigos de verdad, de esos que sabes que estarán ahí pase lo que pase. Por eso ya lo dice el dicho: "un amigo es un tesoro", y yo añado, "un amigo de verdad".

Teresa Villar -

Maravillosas palabras. No dudaré en pasarlas todos mis amigos. Gracias por ponerlas a nuestro alcance.
Un saludo y feliz 2007

Patricia Perez Camara -

Las personas somos como imanes que los polos opuestos se unen, y la unica forma de que nunca se sepren es con el respeto. La familia es la que te toca los amigos se eligen.

María Picatoste -

Es cierto que la naturaleza y la vida son sagrados. Debería existir alguna manera de redirigir todos los esfuerzos navideños (tanto económicos, como políticos y de propaganda) y dedicarlos a proteger y cuidar de lo sagrado, ya que está claro que el resto del año se hace poco por ello.

Teresa Montesinos -

En numerosas ocasiones he tenido amigos/as que han empezado a salir con alguien y han dejado al resto de personas a un lado, un gran error. Pienso que no hay nada como ser uno mismo y no permitir que nadie, sea quien sea, dirija tu vida o te obligue a cambiarla. No hay nada más importante que la amistad: "Si realmente sabes lo que es la amistad, habrás perdido el corazón... por qué se lo habrás entregado a los demás".

Raquel C.M. -

Gran aportación la de hoy, sí señor. Esto me lo apunto.



Zola -

Que desaparezcan las cadenas que mantienen plegadas nuestras alas y que la amitad nos impulse con su soplo sincero a encontrar nuestro lugar en el mundo. Pues sin los demás somos nada.
Al fin y al cabo, cuando desaparezcamos de este mundo, sólo seremos cachitos arrancados del corazón de aquellos que en vida nos quisieron.
Un fuerte abrazo y mucha felicidad para todos.

jose navareño garrido -

amor es solo amar
amar por vocación,
huye suebe y vuela,
el amor coloca
y transforma lo que toca

Cada uno elegimos como y con quien queremos estar tanto pareja como amigos,
Lo mas importante es amar y ser correspondico

Elena Merino -

Estaba escribiendo un largo comentario pero se me ha borrado...qué pena. Si os interesa el tema del amor recomiendo EL ARTE DE AMAR de Erich Fromm. No tiene desperdicio.

jose navareño garrido -

Como dice una gran amiga mia, siempre tenemos que mirar al frente pero nunca tenemos que dejar de mirar el pasado para reorcordar quien somos de donde y como hemos venimos. Un beso fuerte para M.N por sus sabias palabras.

Charles Michaelson -

Si no recuperamos la memoria del olvido, un día despertaremos para ver que no sabemos quiénes somos.

Jarkoe -

"Y permitid que los vientos de los cielos dancen entre vosotros"...compartir la alegría de disfrutar este derecho será mayor alegría, la más grande en cada "ahora" que surja.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres