Blogia
J. C. García Fajardo

Magistral lección de periodismo

Escribe  JOSÉ MIGUEL LARRAYA , como Defensor del lector: La verdad está ahí fuera.

Una de las verdades evidentes, para el que esto firma, es que el periodismo se basa en el relato fidedigno de los hechos. Aunque se extiende la idea de que hay versiones para todos los gustos y que para los gustos están los colores, es decir, elija usted el diario o la emisora de su gusto y tendrá la realidad que le plazca. El periodismo se convierte así en una prolongación de la propaganda política o de la publicidad comercial. No hay forma de saber, con certeza, qué pasa. Sólo tenemos versiones interesadas de la realidad.
Como siempre se cita a aquellos a los que uno admira he elegido la voz de Walter Lippmann, escritor, periodista, liberal en su acepción anglosajona, que pedía a los periodistas "espíritu científico". Bill Kovach y Tom Rosentiel en su libro los Elementos del periodismo (Ediciones EL PAÍS), resumen con precisión ese concepto. "No importa que la información no sea susceptible de análisis matemático. De hecho, precisamente porque las noticias son un material complejo y resbaladizo, el buen periodismo exige el ejercicio de las virtudes científicas más destacadas". Y los autores citados añaden: "En otras palabras, en el concepto original, lo objetivo es el método, no el periodista. La clave está en la disciplina del oficio, no en los propósitos".
Los autores se refieren a la disciplina de verificación. "A fin de cuentas, el periodismo se diferencia del entretenimiento, la propaganda, las obras de ficción o el arte por su disciplina de verificación. El entretenimiento -y su primo hermano, el infotenimiento- se concentra en la diversión. La propaganda vende hechos o los inventa con el fin de alcanzar su verdadero objetivo: la persuasión o la manipulación".
El Defensor ha pedido a dos periodistas -Soledad Gallego-Díaz, que ha hecho todos y en cada uno de los empleos del diario hasta la dirección adjunta y la defensa de los lectores- y a un redactor especializado en la información científica -Javier Sampedro- su opinión sobre la capacidad de los periodistas para buscar la verdad. Una palabra que tal vez asuste pero a la que no debemos temer.
Soledad Gallego-Díaz responde: "La verdad en periodismo no es un concepto filosófico; es simplemente el cumplimiento de unas normas, el seguimiento obligado, rutinario e imprescindible, de unas normas profesionales. Eso es todo. Sin esas normas de obligado cumplimiento, día a día, información a información, no hay periodismo en absoluto. La primera de esas reglas es la verificación de los hechos en varias fuentes. La comprobación profesional de los hechos. Todos los profesionales del periodismo sabemos exactamente en qué consiste este oficio: en ver, testimoniar, preguntar y comprobar. Otra cosa es que estemos dispuestos a respetarlo".
"El periodismo no tiene nada que ver con la falsificación de los hechos en beneficio de una interpretación determinada. Eso no es periodismo. No hay versiones para todos los gustos: o lo dijo o no lo dijo; o fueron cuatro o fueron tres. O se reunieron o no lo hicieron. O tienes la manera de demostrar que es verdad lo que relatas como hechos ciertos, o no la tienes. Hoy, desgraciadamente, se pretende que los profesionales y los lectores olviden en qué consisten esas reglas y que duden de todo. Pero el asunto es bastante simple: uno puede opinar lo que quiera sobre unos hechos determinados, pero no cambiar esos hechos a su propia voluntad para justificar su opinión predeterminada. Eso ni tan siquiera es periodismo amarillo (aquel que se fija sólo los aspectos más sórdidos de la realidad). Eso, por decirlo con todas las letras, es una mierda de periodismo, periodismo basura, que ignora la realidad. Abunda mucho", remacha Soledad.
Javier Sampedro añade: "Kovach y Rosentiel tienen razón en que la verdad del periodista es la misma que la del científico. Una buena prueba es lo mucho que se parecen los ataques que reciben una y otra, que suelen estar basados en una desconcertante ignorancia de la naturaleza de ambos oficios".
"Lo que descubrió Galileo no era exacto, pero lo que sostenía el tribunal que le condenó ni siquiera pretendía serlo. La mecánica celeste no puede obtenerse sumando ambas versiones y dividiendo por dos. Y la realidad tampoco puede conocerse leyendo dos periódicos y sacando la media. Quienes corrigieron a Galileo fueron otros científicos, y lo hicieron cotejando sus teorías con el mundo de ahí fuera, como hace todos los días un periodista que merezca ese nombre. Los inquisidores se limitan a pedir perdón con cuatro siglos de retraso, y los periódicos de versión no viven tanto".
"Que la objetividad sea inalcanzable para los seres terrenales puede servir para dar 20 vueltas a una mesa redonda, pero no supone el menor impedimento para hacer una ciencia y un periodismo de calidad. Los habitantes de los laboratorios y las redacciones viven en un contexto sociopolítico, naturalmente, y pueden estar sesgados por prejuicios, lastrados por errores de apreciación o informados por fuentes interesadas. Rara vez pueden disponer de toda la información relevante, y formular buenas hipótesis de trabajo es una parte esencial de su oficio", añade Sampedro.
Disponer de información relevante es esencial para informar con solvencia. No siempre es fácil, y más cuando el poder se empeña en ocultarla. Lo que suele ocurrir, en esos casos, es que los que dan su versión interesada de los hechos se erigen en los portadores de la verdad.
Los lectores pueden escribir al Defensor del Lector por carta o correo electrónico (defensor@elpais.es), o telefonearle al número 91 337 78 36.


  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

28 comentarios

Miguel -

Ser periodista y pretender ser objetivo en la opinión y además que la publiquen, y si puedes que te paguen...Pues, no creo que exista esa posibilidad. Lo único que se parece a la independencia de escribir es ser libre de patrones y patrocinantes. Como ejemplo pongo estos espacios, que, sin duda son más creibles que cualquier medio informativo.
visiten mi blog: www.apurocorazon.blog.com.es

Sara Ayllón -

El periodismo es información...y si algo hemos podido aprender en ests tres meses de clase es fundamentalmente eso: la objetividad.. lograremos mantenerla? ese es el problema...

julia magaña martínez -

El llamado "cuarto poder" mediático se ha convertido en actor principal de la mundialización. Desde hace una quincena de años, este cuarto poder se ha ido vaciando de sentido, perdiendo poco a poco su función esencial de contrapoder. ¿Sigue siendo, acaso, como se ha dicho a a menudo, "la voz de los sin voz"? Los medios masivos de comunicación tienden cada ve más a agruparse en el seno de inmensas estructructuras para conformar grupos mediáticos con alcance e influencia mundial. El problema es que estas grandes empresas lo que hacen es reunir en su seno a todos los medios de comunicación tradicionales, y mediante estos mecanismos de concentración se apoderan de los sectores mediáticos en numerosos países, y se convierten de esta manera, por su peso económico y su importancia ideológica, en mounstruos que controlan cualquier cosa que se les antoje. La información constituye realmente el arma de sometimiento más eficaz que existe hoy en día. Y debemos ser conscientes de que no debiera estar en posesión de las personas inadecuadas y que la raiz del problema es que se ha permitido la concentración de medios y sebe empezar a combatir YA. Surge, además, la necesidad de un "quinto poder", que informe sobre la información. Un quinto poder cuya función sería denunciar el superpoder de los medios de comunicación, que a veces, no sólo dejan de defender a los ciudadanos, sino que actúan en contra del pueblo en su conjunto.
Debo concretar que mi critica sólo se centra en estos grupos de concentración de medios y su utilización de la información para fines lucrativos, y que siento un profundo respeto hacia esta profesión, que nos ha brindado el coraje de valientes periodistas que han hecho de este un mundo más justo.

noemi -

La objetividad no existe, eso ya lo sabemos. Lo que si podemos hacer es un periodismo veraz, de manera que aunque lo cuente con un punto de vista u otro, o una tendencia política u otra, el hecho siempre sea el mismo.
Por otro lado, me parece alarmante el sensacionalismo al que ha llegado la televisión en la actualidad. No te puedes poner a ver la tele, sin que apareza alguien de Gran Hermano o el chofer de no se quien. Esta cuestión conlleva un gran debate, del cual no se muy bien que solución coger, pues tampoco estaría de acuerdo oon una ley que regulara la información y que pudiera poner alguna traba a la libertad de prensa. ¿Cuál será la decisión acertada?

alejandro estrada -

Esta claro, cada uno elige como quiere recibir la información, dependiendo de sus gustos e ideas políticas. Aunque sea un principio básico del periodismo, ningún medio de comunicación es objetivo, lo cual hace que cada uno perciba una misma noticia de diferente manera.

JENNIFER JIMENEZ -

A DIFERENCIA DE LO QUE PIENSAN MUCHOS PERIODISTAS, CONSIDERO QUE LA OBJETIVIDAD SI ES POSIBLE DE SEGUIR, SIMPLEMENTE SE TRATA DE CONTAR LO QUE PASA TAL Y COMO ES GUARDANDO NUESTRAAS OPINIONES PARA NOSOTROS, COMO BIEN SEÑALA EL ARTÍCULO ANTERIORMENTE LEIDO AL CONTAR LA REALIDAD DESDE DISTINTOS PUNTOS DE VISTAS HEMOS LLEGADO A NO SABER INCLUSO A QUE MEDIO CREER, ME RESULTA VERGONSOZO COMO LECTORA ENCONTRAR EN UN PERIODICO UNA INFORMACIÓN QUE SE CONTRADIGA TOTALMENTE CON LA QUE APAREZCA EN OTRO , YA QUE MUY POCOS NOS PRESENTAN LA REALIDAD TAL Y COMO ES.¿ES TAN DIFICIL DEJAR PENSAR A LOS LECTORES POR ELLOS MISMOS?¿PORQUÉ PENSAR POR ELLOS?.
POR ÚLTIMO SEÑALAR QUE PARA VENDER UN PERIÓDICO NO ES NECESARIO DAR A LOS LECTORES AQUELLA INFORMACIÓN QUE QUIEREN OIR SINO REDACTAR LAS NOTICIAS TAL Y COMO SON QUE YA TENDREMOS TIEMPO DE EXTRAER NUESTRAS PROPIAS CONCLUSIONES.

Sylvia -

El periodismo no solo puede reducirse a acatar una serie de normas que nos imponen. Para los que pensamos dedicarnos a ella debe ser algo más...un buen periodista a de luchar por sacar a la luz la verdad de la forma más objetivamente posible y con un enfoque neutral. Aunque en la mayoría de los casos resulta casi imposible llevar a cabo esta misión, debido a todos los impedimentos que se nos ponen en una profesión que se mueve en unos medios de comunicación regidos por una determinada tendencia política e ideológica.

Neus -

está claro que la objetividad es muy dificil de conseguir, pero no imposible.Lo que es más imposible es acabar con el negocio que es ahora la información y hacer que vuelva a ser otra vez solo información

Alicia Martín -

La objetividad en el periodismo no existe y cada uno se va a dejar influir por sus tendencias políticas. Lo importante es que la información sea verdadera y honesta. Creo que lo más importante para esta prfesion es que no nos engañen (muchas veces no es así) y nos cuenten noticias desde una perspectiva neutral.

Sinclair -

La comunicación es el quinto negocio (legal) más rentable.
El periodismo es una empresa y su principal objetivo es conseguir más dinero. Si la publicidad es el motor económico de este negocio, ¿podemos acaso hablar de un periodismo veraz y objetivo?

Eva Losada -

El pilar básico del periodismo es la objetividad, ya que la labor del periodista es la de informar a la gente de lo que sucede, pero informar de manera realista, decir las cosas tal y como han pasado. Pero es evidente que eso hoy en día no se cumple, está claro que detrás de eso están los intereses económicos y políticos, tanto de los medios, como de los partidos políticos. Si comparas dos periódicos diferentes, la información sobre un mismo hecho, en muchas ocasiones, en ambos periódicos, es totalmente distinta, no parece ni la misma noticia.
Encontrar la objetividad en los medios hoy en día es prácticamente imposible

Paula -

Me parece justo para los ciudadanos que los periodistas nos den la verdad, que observen los hechos y contrasten versiones.
Sin embargo muchas veces la mayoria de ellos ni se molestan en contrastar versiones, me remito al suceso malagueño: diversos periodicos y medios de comunicacion expusieron la siguiente noticia, la directora de un colegio o insituto tiro a la basura un belen colocado por la asociacion de padres, los medios de comunicacion ni siquiera se molestaron en preguntarle a la propia directora, se limitaron a aceptar la version de la asociacion y a retrasmitirla.
Cuando despues de varios dias se le realizo un entrevista ella alego que lo unico que hizo que hizo fue retirar el belen y guardarlo porque no se habia pedido permiso para colocarlo.
Por lo tanto a lo que pretendo llegar es a que la verdad siempre esta ahi, lo dificil no es escribirla si no molestarse en encontarla.

Marta Gálvez Z. -

Me parece muy interesante lo que Randall, en su libro "El periodista universal" dice relacionado con esto; y es que Randall afirma que los redactores jefes muchas veces les dicen a los periodistas: "No te molestes mucho en verificarlo"... Es decir, que ya no está sólo el problema de la subjetividad o no, sino que hasta la verificación se rechaza para que las noticias, sin sus matices correspondientes, mantengan ese halo intrigante y apasionado que se perdería de descubrirse lo que de verdad ocurrió, y no lo que se rumorea.

Teresa Villar -

Sólo aquellos que consiguen la objetividad poseen la verdadera virtud periodística. El resto son meros comunicadores al servicio de una determinada ideología política cuya base comienza a formarse ya en la misma universidad. La mayoría de los que aspiramos a ser profesionales del periodismo no podemos evitar ser tendenciosos. Es cierto qyue debemos erradicar esto pero va a ser una ardua tarea.

Patricia Perez Camara -

El periodismo de hoy en día es un periodismo a la carta, en donde cada uno lee o ve lo que sabe que le va agradar. Los medios de comunicación más que informar lo que quieren es agradar y que habiendo escuchado o leído lo que ellos iban buscando felizmente sean unos socios fieles.
El periodismo es una herramienta de información, no un aparato de dar placer.

María Picatoste -

Como partimos de la base de que la objetividad es prácticamente inalcanzable, tenemos que aferrarnos con todas nuestras fuerzas a la verificación. Esta será la única arma para defendernos de los amos de la mentira y la tergiversación.

Carpintero -

objetividad? cuando inventaron esa palabra?

Merche -

La objetividad no existe. Pero sí la ética y la honestidad. No nos creamos (y menos nosotros) que con eso de que la "objetividad es imposible",se puede realizar cualquier cosa. Porque hay buen y mal periodimo, y es muy fácil de distinguir.

Teresa Montesinos -

Está claro que uno de los pilares fundamentales del periodismo debe ser la objetividad y que ningún medio de comunicación debería resaltar sus ideologías, influyendo en los espectadores. Pero no es un trabajo nada sencillo, ante el tratamiento de ciertos temas es imposible permanecer neutral y ser capaz de no exponer una opinión personal.

Isabel Muñoz -

un periódico no puede ser altavos de ningun grupo, moviemiento, cultura, asociación (y un largo etc) político.
Un periódico no debería ser más que eso: periodismo en estado puro. La noticia rescatada en un momento y un lugar.

Apoyar a un grupo en un periódico es un intentar adoctrinar a los más idiotas y a mí me molesta que me traten como tal.

Elia Pesquera -

Es imposible no dejarse influenciar por las vivencias de uno porque siempre influyen en el modo de ver la vida, sin embargo esto es muy diferente a contar lo que se te dice porque tal personaje ha pagado tanto. Para mi eso es basura. Que los periodistas se pueden equivocar está claro, pero de ahí a hacerlo intencionadamente es a mi parecer lo que diferencia un periodista con criterio y que vale del que debería estar en salsa rosa, y ni siquiera!

Rubén -

Personalmente creo que los periódicos (independientemente de su ideología) deberían contar los hechos de la manera más objetiva posible , sin atenerse a ninguna ideología.
Para ver la ideología del periódicos y poder comulgar con ellos o no , ya están los editoriales y las columnas de opinión.

Irene Moreno Palmero -

Relatar los hechos de la forma más fiel posible sin dar cabida a la subjetividad es la misión de cada periodista. Este deber no es siempre respetado y mucha culpa de ello la tienen los intereses éconómicos y políticos de ambas partes tanto el periódico como el gobierno de turno.
Y lo que si es verdad, es la cantidad de favoritismos que se pueden observar en artículos que muestran solo lo que les conviene o lo enfocan desde un punto de vista menos agresivo.
la objetividad es difícil de alcanzar porque somos seres humanos y no podemos perder la condición pero si se podría ser lo más imparcial posible.

José Manuel Martínez García -

Yo me dirijiría al señor Larraya en tanto en cuanto es defensor del lector del diario El País en los siguientes términos:
Señor Larraya
Como potencial lector de su diario le digo que su periódico no es ni mucho menos ejemplo de periodismo objetivo, y que en él no se suele predicar lo de "el relato fidedigno de los hechos".Su periódico, por llamarlo de alguna manera, es el ejemplo más notable y bochornoso de esa propaganda política que usted..."denuncia"en su artículo.Su periódico oculta la mala cara del poder.Su periódico da coba al poder.Ya lo hizo en otros tiempos y hoy en día lo vuelve a demostrar.Señor Larraya, su periódico es el "diario independiente de la mañana".Señor Larraya, por favor,dígame qué es lo que significa para usted independiente.Y por favor, si usted está convencido de lo que ha escrito, no debería formar parte de la plantilla de El País ni un minuto más.Ni como defensor del lector ni como conserje.

Que paseis felices fiestas-JM

Pablinator -

La objetividad no existe, a menos que la consideremos como dar la razón a quien la tiene. ¿Pero quien la tiene?Depende de quien lo cuente...

Toribio -

Estamos de acuerdo que alcanzar la objetividad es prácticamente imposible. Pero lo que sí se puede alcanzar es una información honesta.

Lucía -

En estos tiempos que corren para el periodismo, en los que el dinero vale más que la información, la calidad de los medios se observa en la veracidad. Soy consciente de que es imposible a estas alturas pedir neutralidad a un medio informativo,puesto que solo las agencias informativas pueden presumir de esta característica en el ejercicio de la profesión. Pero como consumidora, y como futura periodista, no puedo dejar de demandar la veracidad en el tratamiento de la información. La mentira, a fin de cuentas, es el terreno de la ficción.

FELIZ NAVIDAD A TODOS, que paseis una agradable noche en compañía de vuestros seres más queridos!!!

jose navareño garrido -

Como todos sabemos, cada medio tiene unas tendencaspolíticas asi como unas ideologias, por lo que el periodista no puede realmente contar lo que quiere sino que esta condicionado por todo esto.
Pero yo no pienso que el periodismo sea el cumplimiento de unas normas y ya esta. Porque aunque no tenemos toda la libertad que deberiamos no nos basomos simplemente en aplicar unas normas. El periodismo tiene que vivirse, gustar y lo principal sentirse para asi luchar por un periodismo real , pero sobre todo un periodimo neutral y veraz
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres