Blogia
J. C. García Fajardo

Retazos de la Luna Azul 033: Vino caliente y especiado

Cuando llegaron al monasterio, ya bien entrada la noche, un monje salió a su encuentro y, después de saludarlos y de ayudarles a bajar sus alforjas, los condujo al interior para que se refrescaran y pudieran tomar tranquilos la cena que les había preparado.
A continuación, condujo las caballerías a las cuadras y les echó abundante pienso, después de haberlas llevado al abrevadero para que se regodeasen lamiendo una gran piedra de sal.
Cuando hubo terminado con las mulas, se cambió de túnica y acompañó a los huéspedes a sus aposentos, llevándoles unas jarritas de vino caliente especiado con canela.
Sergei estaba maravillado del silencio que reinaba, pero también se preguntaba cómo no habría salido el abad a recibir al Maestro, sabiendo que llegaría esa noche.
El Maestro que permanecía en silencio mientras saboreaba el rico vino le dijo a Sergei:
- ¿Por qué no disfrutas sin más de los bienes que nos han preparado los monjes?
- Bueno, Apacible señor, es que no siempre llega un Maestro a un monasterio.
- Escucha, Sergei. El venerable místico sufí Jalal Ud Din Rumí escribió en sus Rubayats, en los que ensalza la sabiduría, el amor y el buen vino “Una mano que está siempre abierta o siempre cerrada es una mano paralizada. Un pájaro que no puede abrir y cerrar sus alas, no podrá volar”.
- Maestro, no te comprendo.
- Vamos a descansar, liebre de las estepas.
A la mañana siguiente, cuando Ting Chang y Sergei se despertaron, se dirigieron a la sala de meditación en donde el Maestro estaba sentado en medio de un centenar de monjes. Al dirigirse ante el altar en dónde ardían las candelas y se quemaba el incienso, se inclinaron, ante la imagen de Buda y después ante la comunidad, para hacerlo finalmente ante el Abad que les presidía revestido de sus ornamentos litúrgicos. Ting Chang casi no puedo reprimir una sonrisa mientras se postraba ante el humilde monje que les había recibido en la noche y que se había hecho cargo de las mulas. De Sergei, no sabemos nada.
 

José Carlos Gª Fajardo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Bealma -

No hay nada más grande que el saberse pequeño.

Nesemu -

Se queja la paloma del aire que la sostiene.
(E. Kant)

lAuRaaaaaaa -

¿Se puede volar sino tenemos alas?¿ Ser felices sin buscarlo? ¿ Luchar por nuestros sueños cuando ya no tienes fuerzas para seguir ?

Jorge P. -

Y tanto que el pájaro no podría volar, nunca lograría el equilibrio para vivir en el aire. Igual que el necesario para vivir con los pies en la tierra.

Sonia Sanz -

Ahí reside la grandeza, en saberse humano como el resto.

Rôvënty -

¿Quien es más grande, el que se sienta en la mesa o el que sirve? Pues bien, Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve
Jesús de Nazaret

Javier Ibáñez -

Las aparencias engañan y será mejor el vino con canela que con comino...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres