Blogia
J. C. García Fajardo

Me ha emocionado reciibir este email del gran pensador Edgard Morin

Me ha emocionado recibir este email del gran pensdor Edgard Morin:  Querido Jose Carlos, me gusto mucho su articulo "contra la balcanisacion"
Muchas gratias Edgar

Uno piensa que los artículos que uno publica por el  mundo adelante o que cuelga en este blog no siempre acusan recibo. A mi edad, recibir un mensaje de felicitación de un sabio de 84 años, referente intelectual reconocido en el  mundo,  por un artíulo sobre un tema tan delicado  como el judaismo y el sionismo etc, me causa un respeto imponente. Y me emociona. Sí, vale la pena seguir aportando ideas y compartiendo los saberes. Nesemu  (Lo vuelvo a pegar porque al escribirlo, pensé que iba a recibir algún palo del conoido embajador. Cierto que prefiero el comentari del sabio judeosefardí. ¿Veis? A cualquier edad, una persona puede sentirse gratificado) 

“Nuestra civilización engendra una pobreza moral y un aislamiento en el egocentrismo que se enroca en problemas insolubles”, afirma Edgar Morin, uno de los más notables sociólogos del mundo.
A sus 84 años, continúa siendo un referente en los grandes desafíos sociales de nuestro tiempo. El sociólogo de la “complejidad” se inquieta por la tendencia actual de los pueblos a encerrarse en identidades excluyentes. A inventarse nacionalidades, religiones, tradiciones y señas de identidad impostadas para formar nuevos guetos en una sociedad globalizada que exige la aceptación del multiculturalismo, la acogida y el respeto al otro, el diálogo y la apertura en relaciones enriquecedoras que nos animan en un proyecto solidario de futuro.
De origen judío sefardí, rindió homenaje a sus ancestros en Vidal y los suyos. No obstante, por haber publicado, junto con Danièle Sallenave y Sami Naïr, en Le Monde, en 2002, un lúcido artículo titulado Israel-Palestina: el cáncer padeció críticas, descalificaciones y amenazas al tiempo que era llevado a juicio por una presunta “apología del terrorismo y antisemitismo”. Increíble en un intelectual cuya obra es admirada y respetada en todas las universidades del mundo, salvo en las controladas por los fanáticos del pensamiento único, los neoconservadores y ultraliberales.
Finalmente, la Corte Suprema de Casación de Francia ha anulado el juicio y condenado a pagar las costas a sus denunciantes.
Acaba de publicar El mundo moderno y la cuestión judía, en Ed. Le Seuil, en donde razona y expone sus claros argumentos. Tiene el enorme valor de afirmar que “el universalismo judío está embridado por un nacionalismo israelí que se ha vuelto histérico”. Lo afirma desde su doble identidad de judío y de gentil, de hombre culto e ilustrado impregnado de una enorme cultura europea y humanista. La palabra “judío” no significa lo mismo si hablamos de un pueblo antes de la destrucción de Judea por los Romanos que después de su integración en las naciones modernas. Por encima del dualismo entre judío y gentil, Morin sostiene que los judíos modernos son judeo-gentiles, integrados y transformados por los entornos culturales e históricos, aún conservando tradiciones y una cultura secular. También distingue el antijudaísmo medieval del antisemitismo originado en el siglo XIX. Las naciones modernas han integrado a la mayoría de los judíos como ciudadanos de pleno derecho con una religión o una cultura propias. Los nacionalismos exacerbados los han rechazado, y hemos visto sus desoladoras consecuencias.
Muchísimos judíos conversos de España y Portugal, como Montaigne, Cervantes o Spinoza, superaron el cristianismo y el judaísmo originarios y contribuyeron a formar el humanismo europeo. Esos judeo-gentiles fueron la levadura  del universalismo y muchos de ellos llegaron a ser notorios revolucionarios que pretendieron superar las barreras de los nacionalismos y de las patrias. Partieron de que las naciones, las culturas y las religiones ya no eran más que abstracciones ilusas y supersticiones. Pero, una vez que llegó el desencanto de las revoluciones fallidas, algunos se enclaustraron en un judeocentrismo al margen del resto de la humanidad.
De ahí que Morin esté de acuerdo con la afirmación de F. Pollock que, a propósito de la excomunión de Spinoza por la sinagoga, dijo: “Es una constante en la historia de la humanidad, cuando una comunidad ha sido perseguida, tan  pronto como recupera la libertad, se convierte en perseguidora”. Y afirma Morin: “Estoy sorprendido al comprobar cómo Israel se comporta como una nación dominadora, que desarrolla una fuerza desproporcionada, que humilla a los Palestinos. Israel es responsable y agrava la precariedad de su destino porque lleva en esa actitud el potencial de una tragedia futura. La interdependencia fatal del antijudaísmo, el judaísmo, el anti-islamismo y del islamismo nos ha conducido a una guerra de religiones y  quizás a una dramática guerra de civilizaciones”.
Por eso, el judío sefardí y humanista universal, propone la unidad en la diversidad, la integración y el diálogo entre las culturas y los pueblos y pide que tomemos conciencia de nuestra humanidad común.
Nos previene contra la balcanización que se extiende por el planeta producto de la uniformidad tecno-económica propia de la perversa gestión financiero-económica del hecho de la globalización. Esta no es buena ni mala, pero hasta ahora ha promovido una homogenización alienante que ha hecho que algunas sociedades se hayan encerrado en identidades nacionalistas, tradicionales, religiosas y no pocas veces delirantes. Ante este miedo a lo desconocido, ante la constatación de lo injusto del modelo de desarrollo impuesto por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y por las naciones más ricas e industrializadas, por todas partes se alza el descontento, la rabia y la deriva hacia movimientos fundamentalistas, enajenantes e irracionales, que adoptan formas de terrorismo, de inmigración incontrolada, de guerras por el control de las materias primas, anclados en un etnocentrismo excluyente e inhumano.
Ante este panorama que presentan los medios de comunicación, ante la explotación de millones de seres humanos, ante el hambre y la nueva esclavitud del trabajo infantil, la contaminación del medio ambiente y el triunfo de la fuerza y del crimen organizado, de los paraísos fiscales y del abandono de los principios fundamentales del derecho, millones de personas del Sur se han puesto en camino hacia el Norte sin saber lo que buscan pero conociendo del infierno de dónde huyen.
Reconocer que el Norte tiene necesidad y depende del Sur en donde, a pesar de la miseria y de la injusticia, existe una forma de solidaridad humana, de sabiduría, de jovialidad y de relación con el otro que el Norte ya no conoce. Nos asfixia el exceso de racionalismo técnico, económico y social. De ahí, sostiene el sociólogo y humanista de origen sefardí, la necesidad de abrirnos hacia una civilización planetaria que acoja y respete las diversas señas de identidad. Con Heráclito, dice Morin, “si no buscas en ti mismo lo inesperado, jamás lo encontrarás”.

José Carlos Gª Fajardo

* Balcanización, fragmentación de un territorio en pequeños estados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

Alan -

Antisemitismo disfrazado de anti-israelismo. "No me molestan los judíos; sí sus costumbres, creencias, actitudes, vestimentas, política, su Estado,..." Dejá a los judíos vivir tranquilos, suficientes problemas hay en el mundo para molestar por un conflicto inmobiliario disfrazado de religioso para darle un matiz de emancipación, de una causa, de Justicia. Palestina, como gran parte del mundo árabe, está así por culpa de la corrupción, los malos manejos, y su excusa de que todos los males del mundo (sí, todos) son culpa de Israel.

Pablo J -

Realmente no podremos hablar de globalización mientras no exista un modelo que verdaderamene englobe a todo el mundo. Lo que falla no es el proceso de globalización en su concepto, sino el proceso en su acción, en su gestión limitada a los intereses de unas cuantas potencias acomodadas.

Carmen Águeda -

Me encanta la última frase del post: "si no buscas en ti mismo lo inesperado, jamás lo encontrarás". Ya es hora de buscar lo inesperado, de dejar a la esperanza el hueco que se merece y de pasar de la crítica a la construcción de realidades que hagan de este mundo un lugar un poco mejor.

Patricia Perez Camara -

El problema es el poco respeto que se tiene hacia la vida humana, la poca tolerancia que hay hacia el prójimo y el egoísmo desmesurado.
Esto podría entenderlo en personas individuales, que por circunstancias tienen esa forma de actuar, pero como puede ser que estados, pueblos o culturas que están compuestas por muchas personas puedan adoptar esas posturas.

Alvaro Marchante -

La globalización no es mala, sobre todo para nosotros que somos unos de los que la crean. Pero si van a Filipinas, India,... se puede ver la peor cara, la que no se conoce. Allí las golondrinas vuelan hacia vientos favorables. Si intentan boicotear a una empresa, esta se va a otro país y reduce aún más los costes.

1 de febrero de 19:55 a 20:00 apagar la luz por un mundo mejor. Que no os den la excusa perfecta del frigorífico, por cinco minutos ningún alimento pierde la temperatura.

Teresa Montesinos -

Humildad y respeto hacia la gente del Sur es lo que hace falta en este mundo dominado por la globalización y la desigualdad. Debemos ser conscientes de que sin ellos no tendríamos ni la mitad de las cosas de las que disfrutamos hoy en día. Vamos allí, explotamos sus recursos y los dejamos sumidos en la miseria.

jose navareño garrido -

Los ricos quieren más y más y los pobres no pueden más.Veo buena la globalización ya que gracias a ella podemos tener Internet así como miles de cosas buenas que tiene este sistema. En lo que no estoy de acuerdo es en el modo de ejecutarla de llevarla acabo, ya que para que unos sean ricos entre “” a otros los hacen mucho más pobres y eso es lo que se debería acabar. Deberíamos cambiar el mundo a un mundo de igualdad y dando las mismas posibilidades para todos sean globalizados.

Rôvënty -

Uno no trabaja por los demás, pero cuando el trabajo de uno es reconocido siempre se agradece, le hace pensar que está en el buen camino

Jorge Inarejos -

La globalización puede aportar resultados muy positivos, lo que sucede es que su gestión no es la adecuada. Debido a esto se invierten grandes cantidades de dinero en el perfeccionamiento de las armas en lugar de mejorar la educación, la sanidad, el empleo o acabar con la extrema pobreza que se da en diversas zonas del mundo.

David Punzón -

La globalización tiene un problema muy importante que es que tiende al capitalismo. Esta globalización si se plantease de otra forma, podría llegar a ser una manera de que se acabara con la pobreza. Pero, si ni siquiera se ha hecho lo de entregar el 0,7% del PIB, no se llega ni a un 0,3%, ¿cómo vamos a plantear una mejor forma de globalización? El gran problema es que a los que nos gobiernan no les interesa que se acaba este sistema, porque si no, no sería tan grande la línea entre la riqueza y la pobreza y no se diría que están luchando en su contra. Es duro pero es así.Ni los gobernantes de izquierdas están haciendo algo para que se acabe este sistema y buscar soluciones, que las hay, aunque nos hagan creer que no existe nada alternativo al capitalismo, al caer el comunismo.

alejandro estrada -

El problema de la globalización es su mala gestión por parte de los países, los ricos son cada vez mas ricos y los pobres son cada vez mas pobres. Una globalización equitativa supondría empezar un mundo mejor para todos.

Mario Jiménez -

Nuestra sociedad tiene que tener unos cimientos de respeto e igualdad, unos pilares de tolerancia y humildad y todo un edificio de justicia. Con estos cinco elementos se contruirá una sociedad plural y buena para todos nosotros. La globalización es el terremoto, las arenas movedizas que no permiten construir este edificio. El resto de la población permanecemos impasibles. Ahí está el verdadero problema, ocupémonos todos de construir ese edificio y arrimemos el hombro para ello.

Erika -

El problema no está en la globalización, sino en la forma en la que se está llevando a cabo. Está forma de globalizacion solo beneficia a unos pocos, que intentan imponer su forma de pensar. y realmente lo que se debe hacer es buscar alternativas a la globalizacion, que hagan de nuestras diferencias un enriquecimiento mutuo y no un constante problema.

Marta Briones Hernández -

Yo sólo quería dejar claro que los jóvenes somos el sector más activo de la sociedad o, mejor dicho,deberíamos serlo.Así como Gelys, yo también he recibido ese correo y,de verdad, os animo a todos a que ese día deis un pequeño paso para hacer de este mundo algo mejor.Es un pequeño paso pero,"Roma no se construyó en un día".Si esto sirve para concienciar un poco a la gente,¡intentémoslo!.

Belén -

Necesitamos mirar hacia otros mundos, (el Sur, Oriente...)porque estamos llenos de prejuicios e imágenes estereotipadas, pero faltos de frescura y valores ancestrales.

gelys martinez mendez -

Las grandes empresas necesitan que la globalización exista tal y como se está llevando ahora, aunque sea una atrocidad para miles de personas. Estos días me han llegado varios correos sobre una movilización contra el cambio climático. Aquí lo expongo para que estén informados:
Acción simple y concreta

El día 1 de febrero, de 19h55 hasta 20h, participad en la más
grande movilización de ciudadanos contra el cambio climático.

La Alianza por el Planeta (grupo de asociaciones medio-ambientales)
lanza una llamada sencilla a todos los ciudadanos, 5 minutos de respiro por el planeta: todo el mundo apaga sus luces y lámparas y todo lo que esté conectado a la red eléctrica el día 1 de febrero de 19:55 a 20:00 horas.

No se trata de ahorrar 5 minutos de electricidad únicamente este
día, sino de llamar la atención de los ciudadanos, de los medios de
comunicación y de los que dirigentes sobre el despilfarro de energía y la urgencia de pasar a la acción.

5 minutos de respiro por el planeta: no exige mucho tiempo, no
cuesta nada, y demostrará que el cambio climático es un tema que tiene que pesar en todo debate político.

¿Porque el día uno de febrero? Este día saldrá, en Paris, el nuevo
informe del grupo de expertos climáticos de las naciones Unidas. Este
acontecimiento tendrá lugar en Francia (en Europa) y no hay que dejar pasar la ocasión de apuntar los proyectiles sobre la urgencia de la situación climática mundial.

Si todos participamos, esta acción tendrá un peso mediático y
político real.

¡Gracias! El mundo te lo agradecerá.

Si piensas que lo del cambio climático está lejos, te recomiendo que veas la película documental "Una verdad incómoda".
Saludos a todos. Gran hombre el felicitador y el felicitado.

Sara Martín -

El mundo esta lleno de problemas y de injusticias y todas ellas están relacionadas como hemos visto en este artículo: guerras de religiones, globalización, políticas represivas, paraísos fiscales... Pero al final los que sufren son los mismos. Todo los problemas que nosotros nos encargamos de crear para ser superiores unos a otros y para competir en riqueza, al final lo terminan pagando los pobres, los del Sur.

Teresa Villar -

El problema de la globalización es que está desviada hacia la protección y complacencia de unos pocos. Necesitamos dearrollar una gestión justa para todos los habitantes de esta aldea global.

JENNIFER JIMÉNEZ -

Contra la balcanización:

¡Con la cantidad de países que convivimos hoy en día en el mundo, parece mentira que aún se quieran formar nuevos estados !
Nuestras diferencias en lugar de servirnos de una forma de identidad que podemos compartir con otros y aprender mutuamente, solo nos dan lugar a conflicto.
No podemos entender que una cultura sea distinta a la nuestra, criticamos a otros pensando que nuestras costumbres y tradiciones son realmente superiores, a veces ni siquiera se trata de las diferentes culturas de países, lejanos unos de otros, sino que dentro de una misma nación también existen discriminaciones. Esto podemos verlo por ejemplo en el habla, no podemos entender que para designar un mismo objeto en un lugar le demos un nombre y en otros otro, o que nuestros acentos sean diferentes, o que unos pueblos sean más tradicionales que otros…
Nos asustan las diferencias, cuando estamos en un grupo que comparte las mismas tradiciones, costumbres, habla… que nosotros y se incorpora al grupo una persona cuyas costumbres son algo diferentes se forma una especie de escudo que impide a esta persona poder relacionarse.
Es la idea de invasión, ellos sucede también con la inmigración no podemos entender como esos seres humanos de culturas diferentes entren en nuestro país. Vivimos en un mundo en el que creemos moderno y en realidad nuestras ideas son más tradicionales de lo que pensamos, creemos que hemos avanzado y en realidad creo que es justo lo contrario.
Incluso se están inventando nuevas costumbres, creencias… para ser diferentes, giramos nuestra vida alrededor de nuestras señas de identidad y luego queremos acabar con las guerras.
Cuando empecemos a vernos como ciudadanos del mundo, que nuestra comunidad es el mundo entero, que nuestro país en realidad no es nuestro sino que todo el mundo es nuestro, que no hay líneas que nos separan que somos iguales, simplemente por necesidades en unos lugares se acostumbra a hacer las cosa de una manera y en otros de otras, que es bonito que hallan diferencias ,al igual que en una gran familia todos no podemos ser del todo iguales, tendremos ideas diferentes dado que somos demasiados.
El respeto, el dialogo y el no cerrarse al mundo sino abrirse a el, es lo que nos hará progresar hacia un mundo más justo y libre y conseguir algún día el deseo de paz en el mundo.

Leticia -

La culpa no la tiene la globalización sino las personas que la degeneran. El asunto de las religiones: es muy triste que la gente provoque guerras por ellas. Creo que una religión es algo personal donde nadie puede interceder, cada uno selecciona y elige su propio rumbo. Para mí esa es la felicidad.
La respuesta a su correo de Morín, es un gran ejemplo de como las palabras que se escriben no quedan en el aire sino que son escuchadas.

M. Ossorio -

Estoy de acuerdo con Noelia: la globalización en sí no es mala, como muchas veces hemos comentado. Lo que es malo es la forma de llevarla a cabo, que es injusta y desigual. Si se arreglase eso, otro gallo cantaría y a todos nos iría mejor. Y ya no sólo eso, sino que la conciencia colectiva de los países ricos estaría tranquila, sabiendo que los privilegios y comodidades que tienen... no es a base de explotar a los demás.

Noelia (Roja) -

La Transformación política de los procesos de globalización hacia modelos más justos, equitativos y democráticos, basados en la cooperación pacífica entre los pueblos; debería ser una de las miras fundamentales de todos los países.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres