Blogia
J. C. García Fajardo

Energía más inteligente: no se puede decir más claro. Nos va la vida

De seguir el aumento del consumo de petróleo al ritmo actual, especialmente por parte de países como China e India, habrá un crecimiento insostenible de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. De ahí que sea imprescindible una estrategia para prolongar los acuerdos de Kioto más allá de 2012 con objetivos más ambiciosos y con la participación de estos países, hoy no obligados por dicho acuerdo. Así se deduce de los datos aportados por el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) correspondiente a 2006.
Ese informe responde al encargo que en 2005 realizó a la Agencia la cumbre del G-8 (que agrupa a los siete países más ricos y a Rusia) para que recogiera en un documento las líneas de actuación política para asegurar un suministro de energía más seguro y respetuoso con el medio ambiente. El informe sostiene que sólo con una decidida intervención de los poderes públicos en los países más consumidores de energía podrá conseguirse una alternativa energética de futuro que sea "limpia, inteligente y competitiva" frente a la simple prolongación de las tendencias actuales, que nos conducen a un escenario "sucio, inseguro y caro".
La primera línea de actuación consiste en impulsar políticas de eficiencia y ahorro energético que permitan invertir a partir de 2015 la tendencia al aumento de la contaminación. Los cálculos del informe demuestran la rentabilidad de dichas políticas, ya que por cada euro invertido en aumentar la eficiencia energética se ahorran dos euros en generación, transformación y distribución de energía. Pero ocurre que el ahorro energético sólo puede ser significativo en los países más ricos mientras que el consumo seguirá creciendo en los más pobres, lo que implica que hay que complementar las políticas de ahorro con las de generación limpia de energía.
En este sentido, el impulso a las energías renovables es una necesidad perentoria, tanto en la generación de electricidad como en los combustibles líquidos para el transporte. Junto a ello, el informe plantea considerar la energía nuclear como una alternativa viable para contribuir a ese escenario más seguro y menos contaminante. Las cifras que avanza son de hasta un incremento del 40% en la potencia nuclear instalada en 2030. La energía nuclear seguirá teniendo un papel que jugar, pero para que sea aceptable será necesario avanzar todavía bastante en su punto débil: la gestión, tratamiento y eliminación de residuos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Noelia (Roja) -

Tengan razón unos u otros, lo cierto es que éste es un horizonte lo suficientemente próximo como para que nos afecte directamente, si no a nosotros, a nuestros hijos. Y también que, aun en el mejor de los supuestos,la tendencia al alza de los precios es inevitable por sus mayores costes de producción.


Anónimo -

Tengan razón unos u otros, lo cierto es que éste es un horizonte lo suficientemente próximo como para que nos afecte directamente, si no a nosotros, a nuestros hijos. Y también que, aun en el mejor de los supuestos,la tendencia al alza de los precios es inevitable por sus mayores costes de producción.

Muñoz -

Para que luego digan que lo de China es insostenible, tanta pobreza...si todos tuvieran neveras y lavadoras ya veriamos a ver...
PD:no escribais tanto porque se hace muy pesado leerlo todo.

Belén -

Parece que la solución es fácil y, sin embargo, el problema sigue ahí...

No creo que sea sólo cosa de EEUU, es un problema complejo, que tiene que ver con nuestra cultura y con el compromiso. Se supone que España ratificó el protocolo de Kioto y desde entonces hemos contaminado aún más. ¿Por qué?

Creo que el problema debería ser analizado desde dos perspectivas, distintas pero compatibles, como son las actividades diarias (uso del coche para distancias cortas, calefacciones antes de tiempo...) y de forma internacional, como la total impunidad ante la "compra" de aire a terceros países para poder contaminar más sin que se note.
Desgraciadamente, hay demasiados intereses en juego, incomprensibles para los ciudadanos de a pie.

Sonia Sanz -

De las medidas que tomemos hoy no nos tendremos que lamentar mañana

Elena de Ugarte Villegas -

¿ En qué estamos pensando? Todos los días y cada vez más nos levantamos con una nueva noticia sobre alguna catástrofe natural; casas destrozadas, muertos, familias en la calle....Y, ¿qué hacemos?...Nada. En este caso pienso que todos y cada uno de nosostros tenemos parte de culpa. Sí, el poder lo tienen los grandes mandatarios que solo miran por sus intereses y ellos son los que deben frenar esto; pero el resto del mundo debe poner de su parte y ser un poco conscientes de lo que esta ocurriendo. Se acerca el cambio climático y ya estamos sintiendo sus primeros coletazos. Nosotros no veremos la auténtica destrucción, pero ¿qué será de nuestros hijos y nietos?, ¿qué vida les estamos dejando? El Tratado de Kioto es algo que por mucho que se comprometan, luego no se cumple como se puede ver, no les conviene, prefieren llenarse los bolsillos antes que tener una atmósfera y un cielo limpio que ver todos los dias.

Dos Santos -

Nunca hemos respetado a la Madre Tierra, asique ella nos pagará con la misma moneda

Belén L -

Antes era algo optimista, pero desde que sigo algunas entrevistas y reportajes de Martin Amis...Alguien que luchó tanto por convencer a la comunidad científica de su tiempo acerca de los próximos perjuicios medioambientales, actualmente dice que aunque cambiásemos nuestros hábitos ya NO HAY PASO ATRÁS.
Parece desesperanzador pero son demasiados destrozos en demasiado poco tiempo: deshielo de los polos, aumento de la temperatura media de la tierra, agotamiento de los recursos, extinción de especies, sequía...
Es irónico hablar de "catástrofes naturales" cuando son más bien "sociales" puesto que son consecuiencia de la acción humana en lugares y condiciones no debidas.

A pesar de todo, no debemos resignarnos sino intentar respetar el medio ambiente en la medida que nuestras acciones cotidianas nos lo permitan.

Carmen Águeda -

¿Tan difícil será hacer las cosas bien, de manera que se respeten los recursos que nos ofrece la Tierra?

Pablinator -

¿Energía nuclear? ¿Se puede o no? Lo malo será cuando los chinos en vez de desplazarse en bicicleta vayan en coche. ¡Carril bici ya!

Ana Carrión Guijarro -

El mundo avanza y lo hace a la vez la contaminación y las irresponsabilidades que llevan a ella. Parece que hoy día a los países les interesa más su economía que sus propios ciudadanos tal y como el presidente de los EE.UU,George Bush, declaró cuando se retiró en 2001 de los acuerdos de kioto ya que declaro que de seguir adelante con kioto se gravaría la economía estadounidense. Da la impresión que es más importatante el beneficio de las empresas o las ventajas y avances para los ciudadanos que la salud de éstos y ellos mismos en sí. De seguir el camino que la contaminación y la energía nuclear ha tomado, llegará un día en el que especie únicas desaparezcan y que las generaciones posteriores tendrán un mundo repleto de catástrofes naturales.
Todos los países del mundo deben tomar conciencia de los problemas que conllevarán tanto la contaminación como la energía nuclear y más aún, los principales emisores de gases de efecto invernadero como China, India y EE.UU. Así Kioto, firmado ya por 141 países, es el primer paso esencial para combatir el cambio climático. Es un tratado para las necesidades reales del mundo que se debe cumplir y esto, no ocurrirá salvo un cambio de política radical.
Países que se reemplanten la política, empresas que adopten sistemas alternativos de generación de energía y ciudadanos que tomen conciencia del problema y lleven a cabo acciones para remediarlo, son los únicos métodos que pueden hacer que el mundo no se asome al abismo.

David Gamella Pérez -

Hoy hemos entrado en la era de las consecuencias. Lo que hace tiempo fueron locas teorías, se han transformado en algo palpable. Catástrofes naturales en todo el mundo. El aumento de temperatura que las provoca, se debe a las emisiones de combustibles de 1960, cuando el consumo era mucho menor. Las emisiones de hoy, se expresarán en la atmósfera en 2040. Si ahora vivimos todos estos cambios, ¿qué ocurrirá entonces?
Dicen que es mejor tarde que nunca, para rectificar o tomar una decisión de la forma más correcta posible. A nosotros no nos queda tiempo.Todavía hay personas que no ven los daños, creen que es algo que llegará en un futuro lejano. Pues bien, yo digo que si acuerdos como los de Kioto, siguen siendo solamente palabras bonitas (y lo seguirá siendo, a no ser que acabe apoyandolo EEUU), quizás ya no exista un mañana.

Carlos Moreno -

Bajo mi punto de vista la opción a tomar está clara, apostar por energías alternativas. Especialmente en temas de vehículos,como son el biodiesel y bioetanol principalmente. Sin embargo hay que ser realista, actualmente no se puede prescindir del petróleo y lanzarse con las nuevas energías alternativas, pero si pueden ir instalándolas en gasolineras, así como en el transporte público; de hecho algunos países ya las utilizan en autobuses y transportes de mercancías.

Carpintero -

El relevo energético es tan necesario como el generacional, las energías alternativas están ahí y los que estan en el poder son los que deciden cuando empezar a fomentarls o no, es simple interés (dinero, amortización de obras públicas, etc) lo que impide su implantación. Pienso que la energía nuclear debería de verse NO como un gran problema, sino como una forma de transformar energía, no como una excusa para desconfiar de los demás paises, debiendo estar seriamente regulado y controlado, tanto para los que ya poseen energia nuclear como para los que quieren conseguirlo. Mientras el interés mueva al G-8 y al resto del mundo, seguiremos tragando humo cada mañana al salir de la boca del metro y el cielo de Madrid no será azul, sino gris, como el sistema comercial mundial.

Martín Barrera, Sara -

En mi opinión la contaminación es un problema que no se va a arreglar con ningún protocolo de Kioto que no tiene más posibilidad que ser, como dice Nacho Saéz en su comentario, una declaración de buenas intenciones. Somo todos, cada uno de nosotros los que contaminamos. Es nuestro estilo de vida la que está perjudicando a la naturaleza. Vale que esta sociedad de consumo nos la han ofrecido los gobiernos, con sus políticas y sistemas económicos,pero nosotros somos los únicos dueños de decidir aceptarla o no y por tanto los únicos capaces de reducir la contaminación. Recuerdo que cuando el desastre del "prestige" le pedí consejo a mi profesor de ciencias sociles sobre cómo ayudar a limpiar las playas gallegas y él muy sabiamente me respondió que lo más inteligente que yo podía hacer, desde mi situación y mis circunstancias, era consumir menos petŕoleo. Por supuesto que creo que los gobiernos son quienes tienen la fuerza y el poder para impulsar esas políticas de eficiencia y ahorro energético, pero considero que para llegar a una solución hay que profundizar más en el origen de la contaminación.

Por otro lado, con respecto a esa alternativa que supone la energía nuclear podría salir a flote otro problema de desigualdad. Ya lo vemos en Irán o en Corea del Norte. Como muchas cosas en el mundo, la energía nuclear puede ser usada para bien o para mal.De este modo los países ricos y desarrolados no permiten que otros países no tan desarrollados posean energía nuclear por ese riesgo que existe de mal uso.¿ Significa esto que la posibilidad de un desarrollo de energía menos cotaminante también creeará desigualdades? El tiempo lo dirá.

JoB RuiZ AuyaneT -

¡La contaminación!...¡qué se puede decir en torno a ella que no se haya dicho ya!. Las previsiones que día tras día llenan periódicos recordándonos que sólo tenemos un planeta y que tenemos que cuidarlo nos las pasamos la mayoría de las veces por donde no se tendrían que pasar. ¿habrá que esperar a que sucedan los desastres para que recapacitemos y actuemos?.No podemos depender de gobiernos despotistas, tenemos que actuar. Respecto a la utilización de la energía nuclear como alternativa la veo viable pero todavía peligrosa, tal vez porque no se ha experimentado mucho sobre ella. El futuro lo escribimos nosotros.

Sopla Levante, virginia -

La contaminación de las energías que mueven a los ciudadanitos del mundo es algo tan normal en la vida de hoy, que el mismo respirar. Pero para que podamos seguir respirando se debe reducir la contaminación de las energias que existen hoy, e intentar reducir la contaminación que provocará la energía que mueva el mañana. En este lugar, donde todos luchan por hacerse con el oro (ya sea negro, blanco o azul) a costa de otro oro, el rojo de la sangre de inocentes, no será dificil preveer las próximas guerras por el liderato en las energias pertinentes. El rico pisará al pobre, bien sea explotando o contaminando sus áridas tierras, siempre en beneficio propio pero tras la sombra del benefico social que proyecta el buen hacer corporativo. ¿existen posibilidades de crear nuevas energías que respeten el medio ambiente, o que aminoren la contaminción de las existentes? Sí, "haberlas hailas", pero no quieren ver donde están. Porque ello supone dar una serie de explicaciones, y responder ante los hechos. No sé si el protocolo de Kioto seguirá en marcha con su objetivo, pero si no se crea una cooperación entre todos y para el bien de todos, a beneficio del lugar que con más o menos diferencias compartimos, dificilmente podrá subsistir esa raza egoísta a la que llaman humana.

Pablo Juárez -

A nuestro más sentido pesar, llegará el día en que incluso una simple cafetera requerirá de una pila nuclear para funcionar.Si ya en 2030 se prevé un incremento de un 40% de la potencia nuclear, qué podremos pensar acerca de un futuro no tan "próximo", a un mayor largo plazo. Me refiero a la vergüenza que deberíamos sentir, si aún viviéramos para cuando se sucediera ese futuro al que me refiero, por el mundo que hemos dejado en herencia a nuestros hijos, nietos y demás generaciones, que ni siquiera podrán contemplar parte de la naturaleza en su estado más salvaje y puro. Probablemente, esta porción de naturaleza pura que aún pudiera existir para entonces, sea totalmente ocupada o mejor dicho devastada, por esas grandes potencias que no sólo se conformarán con la degradación ambiental de los países pobres y productores, sino que, lejos de proponer políticas de generación limpia de energía para paliar la contaminación en estos países, acabarán por instalar sus producciones y depósitos energéticos en aquellos lugares deshabitados y limpios que aún puedan encontrar y que se alejen de sus "idílicas ciudades civilizadas", cegadas ante el grave problema de la contaminación ambiental por la enorme "energético-dependencia" de los individuos ciudadanos, insensibilizados por su propio bienestar y no por el del planeta que le resguarda y que dará cobijo a sus futuros descendientes.

Nacho Sáez -

No estoy muy puesto en el tema, pero me da la sensación que el Protocolo de Kioto está siendo sobre todo una declaración de buenas intenciones. Creo que no se están poniendo verdaderos para reducir la emisión de gases tóxicos a la atmósfera.
Además, mientras EEUU no se implique el problema va a seguir estando ahí.

Diego López -

¿Cuándo se van a dar cuenta de que la naturaleza es importante? Contaminamos y contaminamos sin parar, nos cargamos poco a poco el medio ambiente y no se pone solución. ¿Cuándo se tratará con seriedad el tema? ¿Cuándo estemos al borde de la destrucción? Y que todavía hayan países, como el que dirige ese individuo que entra en guerras por diversión, que no firmen los acuerdos de Kioto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres