Blogia
J. C. García Fajardo

Retazos de la Luna Azul 062: Celebraciones

Estaban preparando la cena para los cuatro y el Maestro le dijo a Sergei que esa noche les acompañaría el Maestro Barredor de Esmeraldas. El discípulo, lleno de entusiasmo por poder ver al Barredor de cerca, le dijo: - ¿Me voy zumbando a pedir unos platos nuevos al Ecónomo del Monasterio!" - ¿Por qué?, - le respondió con suavidad el Maestro. - Es que hoy es día de fiesta. Desde que ese santo barrendero llegó al Monasterio es como si todo se hubiera transformado. - Recuerda, Sergei, que era analfabeto y que no querían admitirlo porque no podría estudiar las Escrituras. Por su insistencia, le dieron una escoba para barrer los claustros. - ¡Pero es que se trataba de un auténtico Maestro y ahora ya todos los sabemos! - ¿Cambia algo esto? - Bueno, Luz de Otoño, tú mismo me dices que hay que saber celebrar los acontecimientos como si fueran únicos en nuestras vidas. - Exacto, liebre de las estepas. Pero lo que tú consideras acontecimientos me recuerda que, en octubre de 1917, cuando estaba en su apogeo la Revolución Rusa y el mundo entero iba a sufrir una enorme convulsión, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa estuvo varios días reunido para discutir si el sobrepelliz que se utilizaba en las funciones litúrgicas debería de seguir siendo blanco o convendría que fuera de otro color. Unos decían que negro para los funerales, otros que rojo para conmemorar a un mártir, otros que azul para las festividades de la Virgen y aún algunos sostenían que convendría cambiar el color blanco tradicional por el morado para las festividades de la Semana Santa. - ¿No tenían otra cosa mejor que hacer en esos momentos que cambiaron la historia? - Al parecer, no. Anda y coloca nuestros cuencos de barro para la polenta.
 

José Carlos Gª Fajardo
 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres