Blogia
J. C. García Fajardo

Descanse en paz el trío de las Azores porque 700.000 iraquíes y 3.500 ocupantes muertos no podrán hacerlo. Como más de dos millones de refugiados ocasionados por ese trío pendiente de comparecer ante TPI

Cuatro años de la foto de las Azores
El balance de este aniversario deja más de 650.000 iraquíes muertos, alrededor de dos millones de refugiados y más de 3.500 bajas en las filas de las tropas de ocupación
 Más de 650.000 iraquíes muertos, alrededor de dos millones de refugiados y más de 3.500 bajas en las filas de las tropas de ocupación es el balance de la guerra de Irak cuando se cumple el cuarto aniversario de la reunión de Azores, en la que el presidente de Estados Unidos, George Bush, el primer ministro británico, Tony Blair y el entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, decidieron, sin el apoyo de Naciones Unidas, que la amenaza de las "armas de destrucción masiva" que tenía Sadam Husein justificaba una "invasión militar" en Irak para eliminarlas.
Cuatro años después de la reunión en la que Bush, Blair y Aznar decidieron el futuro de los iraquíes, el dictador ya no está -fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado por ahorcamiento-, así como tampoco están las supuestas armas de destrucción masiva, a pesar de "las pruebas irrefutables" de sus existencia, que EE UU y Reino Unido aseguraron tener, apoyados por España y Portugal, y nunca fueron encontradas. Sin embargo, el país está envuelto en una guerra civil a causa de la violencia interconfesional con atentados terroristas a diario y más de 650.000 iraquíes muertos en cuatro años.
A pesar del rechazo de la ONU a esa invasión, de los repetidos avisos del ex inspector de Naciones Unidas Hans Blix de que no había evidencias de armas de destrucción masiva en Irak, y de las numerosas y multitudinarias manifestaciones en todo el mundo en contra de la guerra, Bush, Blair, Aznar y el anfitrión,Jose Manuel Durão Barroso, actual presidente de la Comisión Europea y entonces jefe del Gobierno luso, hicieron oídos sordos e insistieron en la existencia de pruebas innegables de los servicios secretos de que Sadam las escondía de los inspectores de la ONU.
A día de hoy todavía no se han encontrado y ya nadie duda de que no existían, un extremo que esta misma semana ha confirmado el propio Blix, que acusó a Bush y a Blair de haber manipulado el informe que presentó al Consejo de Seguridad sobre la situación en Irak y que justificó la invasión de ese país en marzo de 2003. "Pusieron puntos de exclamación en el lugar de los puntos de interrogación, lo que convirtió las preguntas en afirmaciones", denunció Blix. En opinión de Blix, "Bush lanzó una caza de brujas para poder concretar la invasión, que fue claramente ilegal" y "si nos hubieran dejado investigar dos meses más, hubiéramos podido visitar todos los locales y hubiésemos podido responder que no había armas en ningún sitio".
Cuatro días después de la reunión en la base militar estadounidense de las Lajes, en el archipiélago atlántico de las Azores, comenzaban los primeros bombardeos sobre Bagdad y, 20 días más tarde, las tropas estadounidenses entraban en la capital del país y derribaban en régimen de Sadam. Aunque los el mundo se movilizó contra la guerra antes de que ésta se decidiese, no habían pasado ni tres meses desde el inicio del conflicto cuando surgían, desde dentro de la propia Administración estadounidense, las primeras voces que aseguraban que Bush había decidido la guerra "por razones burocráticas" y la justificaba con el "falso argumento" de las armas de destrucción masiva, en palabras de Paul Wolfowitz.
Sin embargo, a pesar de las críticas, de no encontrar las armas y del elevado número de víctimas, un año después del inicio de la guerra todos sus "promotores" se reafirmaron en su decisión. Desde Aznar a Durão, pasando obviamente por Bush y Blair, reafirmaron que la decisión "fue acertada", pero ahora las armas estaban en un segundo plano y el argumento principal era que se había terminado con el cruento régimen. A ese último argumento se suma hoy la celebración de elecciones democráticas y de un Gobierno iraquí libre, aunque las tropas americanas y británicas siguen en el país, las españolas se fueron con la llegada al poder de los socialistas y los portugueses nunca las tuvieron.
Pero argumentos a parte, la realidad presenta es una auténtica catástrofe humana. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados estima que hay unos 750.000 refugiados iraquíes en Jordania y un millón en Siria. El Pentágono asegura que el número de bajas entre sus soldados se eleva a más de 3.200, las de Reino Unido superan las 130, aunque todavía es más trágico el balance de 650.000 civiles iraquíes muertos desde el inicio de la guerra, a los que cada día hay que sumar nuevas víctimas. Desde la invasión, de media han muerto de forma violenta 1.000 iraquíes por día en la primera mitad de 2006 y al menos 800.000 resultaron heridos en los últimos dos años. Más del 7% de la población adulta murió de forma violenta, alcanzando el 10% en algunas zonas del país. El mismo informe indica que las tropas extranjeras mataron más iraquíes en 2006 que en los primeros años de ocupación, incluyendo la invasión y la masacre de Faluya. Además el número de refugiados alcanzó los 2,5 millones. Independientemente del por qué y de si la guerra de Irak fue legal o ilegal, éstas cifras reflejan, cuatro años después, las consecuencias reales de la decisión de Azores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

jose navareño garrido -

vaya una decisión tomaron un poco mala, bueno que digo muy mala. Ya podían dedicarse a hacer otras cosas porque vamos si toman ora decisión así se cargan a medio mundo. Así que más vale que se queden sentaditos sin tomar decisiones así.

Emma Bernardo -

Los intereses deshonestos de las multinacionales del petróleo y de la fabricación de armamento llevan a Bush al poder. Un favor que tuvo que devolver controlando el petróleo (recordemos que Irak es el tercer país con más reservas de petróleo) y dando salida a esas armas. Es innegable la alianza angloamericana.
Pero, España ¿qué intereses tenía para entrar a formar parte del trío de las Azores? Sólo la prepotencia y el afán de protagonismo sin haber meditado antes las consecuencias que podía llegar a tener. ¿Acaso importan las víctimas?

Teresa Cambril -

Las cifras de muertos aumentan día a día tanto de soldados como de civiles, Irak esta hecho un caos, sabemos (reconocido por ellos) que las armas de destrucción masiva ni existían...espero que la historia juzgue a estos señores, que yo calificaría de criminales, como se merecen.

alejandro estrada -

El trio de Azores, vaya tres...se podían haber reunido para algo verdaderamente importante y no para atacar de esta manera a un país, que supuestamente tenía armas de destrucción masica, y... ¿dónde están?

A. Olea -

Triste habría sido si las intenciones del trío de las Azores fueran nobles y los resultados, trágicos pero inesperados.

En el momento en que sabemos taxatívamente que sus argumentos eran mentiras estudiadas y consumadas sólo podemos tacharlos de despreciables.

Belén -

Ya no está el dictador, pero hay una media de 1000 iraquíes muertos al día. Y yo me pregunto, ¿con quien estaba mejor el pueblo iraquí?
Una democracia impuesta tampoco soluciona los problemas a largo plazo.

gelys martinez mendez -

Es increíble. Personas tan despreciables como ellos, unos individuos que tomaron la decisión de hacer la guerra sin motivo alguno -el de ellos propio en tal caso-, son los que tienen las armas para decidir sobre el resto del mundo. El pueblo dijo que no, no a la guerra... ¿Cómo se tiene después la cara de seguir mintiendo? Después de esa monstruosidad de guerra- como todas- todavía hay personas que defienden a Aznar. Todavía hay personas que van a las urnas americanas y votan a Bush. ¡Por qué no se ponen en la piel de esas personas que no entienden a los occidentes! ¡Entran en su país como si fuesen gigantes, reduciendo todo a cenizas, matando a inocentes! No se dan cuenta de que ellos lo son también, utilizados como marionetas. ¡¿A defender a quién?! ¿A tu país? ¡¡¡Muchacho en tal caso estás defendiendo a Bush, o a cualquier otro inepto!!! El país, el Estado, es el pueblo. Es aquel que ha gritado no a la guerra, es aquel que se ha puesto en el lugar del otro y piensa en lo que esas PERSONAS están sufriendo. ¡Y se dijo que no! ¡Se dice que no!¡NO A LA GUERRA! Miles y miles de personas han muerto. Desde una madre que protegía a su prole, un hombre aterrado con un arma en la mano sin comprender nada, una niña que deseaba otro mundo...

Estos ineptos deberían ser juzgados. Juzgados por aquellos a los que han matado, juzgados por aquellos que sufren, juzgado por aquellos a los que les han arrebatado todo, a los que han engañado, a los que les apoyaron y han traicionado...
No alcanza mi imaginación -y se han visto muchísimas imágenes sobre las atrocidades que se siguen cometiendo- a imaginar como pueden estar sufriendo, como se pueden estar arrepintiendo muchos de ellos, como son las lágrimas de los que siguen sin comprender nada, porque ya no les queda nada...

No es injusto, esa palabra es demasiado débil para clasificar una guerra. La palabra no se ha inventado, porque va más allá de lo que todo humano es, de lo que todo animal es, solo la conocen monstruos capaces de todo...
Esto me deja agotada, porque sufro, me duele, grito. Mi corazón se congela, derramo lágrimas de sangre… ¡Y me levanto y digo NO! Y me siento, y pienso, y me encojo. No logro entender ciertas cosas, y no me refiero a los motivos concretos de los individuos del trío y sus seguidores. Esto no ha acabado, y la muestra de ello siguen siendo todos los muertos cada vez que pasa un minuto. ¡BASTA YA!

Diego López -

El poder del dinero y del petróleo ha acabado con la vida de cientos de miles de personas inocentes. ¿Eso no es un delito?

María Vindel -

A día de hoy, todos los dirigentes, incluidos el trío de las azores, son conscientes de la caida de los motimos por los cuales empezaron la guerra, saben que siguen luchando en una guerra donde ya hay poco que hacer. Pero hay siguen, no retirar las tropas, permiten que mueran sus soldados y la población civil que siempre paga el pato.

Alberto Luque -

No eran tres. Ahí estaban Durao Barroso, Berlusconi, el gobierno australiano, el polaco, etc. Parece que a esos los olvidamos...

Sara Martín -

Lo más triste de todo es que todavía no es la hora de hacer el balance definitivo; aún siguen muriendo iraquíes víctimas del caos producido por el trío de las Azores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres