Blogia
J. C. García Fajardo

"No sea que por miedo a morir nos suicidemos",

Testimonio de J. Estefanía sobre Kapuscinski:
Desaparece un maestro esencial para los periodistas de varias generaciones, que habitualmente suelen ser contemporáneos nuestros.
La mutua admiración periodística y literaria entre García Márquez y el reportero polaco se plasmó en los talleres de periodismo que dio a principios de este siglo en algunas capitales latinoamericanas. Fruto de los mismos fue un libro que representa mejor que cualquier otro (quizá con Los cínicos no sirven para este oficio) esa mezcla de la propia vida, el trabajo y el ocio que ha sido la principal característica de la práctica periodística de Kapuscinski. Ese libro, que se titula  Los cinco sentidos del periodista (estar, ver, oír, compartir, pensar), no tuvo una edición venal pero se ha distribuido por miles entre los alumnos de talleres, encuentros prácticos y seminarios que tuvieron la suerte de contar con un maestro como el polaco. Es en este texto en el que Kapuscinski nos da la clave de su éxito, hasta ser calificado como el mejor reportero del siglo XX: el periodismo es una actividad en la que hay que medir las palabras que usamos, porque cada una puede ser interpretada de manera malévola por los enemigos de la gente de la que escribimos; desde este punto de vista nuestro criterio ético debe basarse en el respeto a la integridad y la imagen del otro. Porque "nosotros nos vamos y nunca más regresamos", pero lo que escribimos sobre las personas se queda con ellas por el resto de su vida. Nuestras palabras pueden destruirlos. Y, en general, se trata de gente que carece de recursos para defenderse, que no puede hacer nada.
Aquí se manifiesta con nitidez el protagonista principal de la mayor parte de la obra periodística de Kapuscinski: la gente del continente africano, que tantas veces recorrió antes y en la época de la globalización, justo cuando África dejó de interesar al resto del mundo. En Ébano, una de sus obras canónicas, "el enviado de Dios", como le calificaba John Le Carré (cuya última novela, La canción de los misioneros, también transcurre en África, así como El jardinero fiel), se sumerge en el continente que apenas existe rehuyendo las paradas obligadas, los estereotipos y los lugares comunes; vive en las casas de los arrabales más pobres plagadas de cucarachas y aplastadas por el calor; enferma de malaria; corre peligro de muerte perseguido por los guerrilleros; tiene miedo y se desespera. Pero llega el primero y escribe este testimonio incomparable. Fue a África por primera vez en 1957 y luego, a lo largo de medio siglo, volvió cada vez que se le presentó la ocasión.
Las últimas conversaciones periodísticas con Kapuscinski estaban teñidas de la incertidumbre que hoy acongoja al futuro de los medios de comunicación tradicionales. Pensaba que la revolución tecnológica no debía hacer olvidar los procedimientos tradicionales del mismo. "No sea que por miedo a morir nos suicidemos", decía. Opinaba que es paradójico que se nos diga que el desarrollo digital de los medios de comunicación ha conseguido unir a todas las partes del planeta en la globalización (lo que no es cierto porque todavía hay cientos de millones de personas que no tienen contacto con los medios, que viven fuera de su influencia) y, al mismo tiempo, la temática internacional cada vez ocupa menos espacio en esos medios, ocultada por la información local, por los titulares sensacionalistas, los cotilleos, los personajillos y toda la información mercancía.
Entre las notas que conservo de uno de sus seminarios más recientes, un joven le preguntó cuál era el principal riesgo que corre el periodista en el ejercicio de su profesión. Y Kapuscinski responde: el principal peligro es la rutina. Uno aprende a escribir una noticia con rapidez, y a continuación corre el riesgo de estancarse, de quedarse satisfecho con ser capaz de escribir una noticia en una hora, convencido de que eso es todo lo que requiere el periodismo. Ésta es una visión nefasta de la práctica profesional. El periodismo es un acto de creación. Su última lección. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

42 comentarios

Julia Magaña -

Los periodistas a menudo han pagado muy caro el denunciar violaciones a los derechos: atentados, desapariciones, asesinatos...como aún ocurre en Colombia, Guatemala, Turquía, Pakistán, Filipinas...etc. Gracias a la valentía de estos periodistas, el periodismo ha podido ser la voz de "los sin voz". Kapuscinski es lo que hizo: tras arduas labores de documentación y, sobre todo, observación, reclamó justicia para el oprimido con las armas del periodismo de investigacion. De hecho, el jurado del premio Príncipe de Asturias valoró del periodista polaco: "sus agudas reflexiones sobre la realidad circundante" y que "no se limitara a describir los hechos sino que indagara sus causas y analizara sus repercusiones"

Merche -

No me gusta el cinismo porque no aporta nada, no dan opciones, no cambian las cosas. Una buena ironía al menos es brillante

Job Ruiz AuyaneT -

Particularmente me quedo con la frase "el principal peligro del periodista es la rutina". Creo que era un maestro y que seguirá siendo recordado por todos y cada uno de los que nos dedicamos a esta profesión.También quiero señalar una frase que me quedo grabada en la mente que apareció en el último capítulo de Voces contra la Globalización: "La función del periodista es ir donde hay silencio y decir algo"

Belén -

Perdón, quería decir detestábamos, no detestamos.

Belén -

Para Estíbaliz:
¿No se puede ser buena persona y a la vez ser crítico, irónico y un ser que anda tras los pasos del cambio?
Creo que saber combinar los zapatos o tener una sonrisa bonita no son aspectos que tengan mucho que ver con ser buena o mala persona...
Tu comparas superficialidad con ser buena persona y no es lo mismo.

Viva la buena ironía y el espíritu crítico, pero dejemos de un lado el cinismo, porque es lo que nos convierte en lo que a primeras detestamos.

Un saludo!

PATRICIA JIMÉNEZ BARCELÓ -

El periodismo siempre tiene que estar al lado de la verdad. Cuando no es así, los datos dejan de ser información y el periodista informador.

María Agüero -

"Ahora se suele criticar a la televisión por transmitir tanta violencia, cuando más cruel ha sido la Biblia: en sus páginas se come a niños, se llama a matar a los enemigos, se queman casas, se sacan los ojos a los hombres. Los dueños de la televisión moderna no han inventado nada nuevo" Ryszard Kapuscinski

Sopla levante -

El periodista crea, pero no inventa. Es dificil destacar en una sociedad que es cinismo puro. Es hora de que recibamos el testigo de este profesional,y ahora que aun estamos verdes aprender de su experiencia antes de sabernos corrompidos.

Patricia Perez Camara -

No hay que acomodarse y quedarse en lo fácil, lo que cuesta es lo que realmente vale. Si hacemos las cosas como si fuera siempre lo mismo, caeremos en un bucle difícil de salir.

Joana Morales -

Se ha ido uno de los grandes, un ejemplo a seguir para todos los que queremos dedicarnos a esto. Perdemos un gran periodista pero ha dejando grandes escritos de para seguir aprendiendo como Los cinco sentidos del periodista o su libro Ébano, donde nos sumerge en el continente africano. Un gran maestro que nos enseño el valor de la palabra o los peligros del periodismo actual.

Carla -

Perdemos a un gran maestro para nostros, periodistas "expertos" como "inexpertos".

VILLEGAS -

“Las escuelas de periodismo se han multiplicado formando, año tras año, a noveles que llegan a la profesión. Esto no tiene ya nada que ver. En otros tiempos, el periodismo era una misión, no una carrera. Hoy, no se cuentan los individuos que practican el periodismo sin identificarse con esta profesión, o sin haber decidido dedicarle plenamente su vida y lo mejor de ellos mismos. Es, para algunos, una especie de hobby, que pueden abandonar en cualquier momento para hacer otra cosa. Numerosos periodistas actuales podrían trabajar mañana en una agencia de publicidad y convertirse, pasado mañana, en agentes de cambio”.
No tenéis la sensación de que estamos rodeados por estos ‘nuevos periodistas’?

Anónimo -

“Las escuelas de periodismo se han multiplicado formando, año tras año, a noveles que llegan a la profesión. Esto no tiene ya nada que ver. En otros tiempos, el periodismo era una misión, no una carrera. Hoy, no se cuentan los individuos que practican el periodismo sin identificarse con esta profesión, o sin haber decidido dedicarle plenamente su vida y lo mejor de ellos mismos. Es, para algunos, una especie de hobby, que pueden abandonar en cualquier momento para hacer otra cosa. Numerosos periodistas actuales podrían trabajar mañana en una agencia de publicidad y convertirse, pasado mañana, en agentes de cambio”.
No tenéis la sensación de que estamos rodeados por estos ‘nuevos periodistas’?

Leticia -

Maestros que ya quedan pocos, pues como dice en su libro de los cínicos en la actualidad la información es negocio y no son periodistas los que están arriba sino empresarios sin idea de periodismo. La rutina es aburrida, salir y ver es lo mejor.

jose navareño garrido -

El periodismo es creacción y claro que si estoy de acuero con esto. Todo lo que es creacción es arte. Y este se plasme como se plasme, es digno de mencionar. A las conclusiones que sacan algunos compañeros de que hemos perdido un guia, no se yo realmente que decir ya que en mi vida tengo muchos guias y fuentes de inspiracion dentro de las cueles me permito el lujo de decir que este hombre no forma parte de ellas. Soy partidario de destacar a este hombre por su trabajo pero no de ponerle ya en el cielo.

Dos Santos -

Esta gran frase no es mia pero la siento así, el periodista es el que cuando hay silencio, acude a decir algo. Ante la rutina la vida y el ser capaces de cambiar e innovar constantemente.

Jorge Inarejos -

El periodismo es creación y respeto hacia las personas.
Es una lástima que exista ese otro tipo de profesión de gran éxito en nuestra sociedad, que trata de deshumanizar a gran cantidad de gente.

Carpintero -

Algunas estrellas son fugaces, su recorrido es el que queda en la memoria... a veces se olvida, pero no se borra.

Lucía -

"Los cínicos no sirven para este oficio" es un canto a la ética periodística. Ya nos llega con el cinismo de los políticos, no?

lara ayala -

kapuchinsky, ha creado en muchos lugares del mundo una sensación de admiración profunda, también a los alumnos de 1ºb de periodismo de la complutense nos ha pasado lo mismo. leyendo "los cínicos nos sirven para este oficio" te das cuenta de que verdaderamente el periodismo es la profesión más humana que hay, y ser cínico( como dice Estíbaliz) no es malo, pero tienes que saber en que situación puedes serlo, y en el caso del periodismo no hay cabida para este tipo de ocasiones. por suerte o por desgracia somos los transmisores de la información, los que contamos la verdad del pueblo al pueblo. yo me kedo con la frase "nosotros nos vamos y nunca más regresamos", pero lo que escribimos sobre las personas se queda con ellas por el resto de su vida. Nuestras palabras pueden destruirlos. Y, en general, se trata de gente que carece de recursos para defenderse, que no puede hacer nada.
se ha ido un mito del periodismo, ojalá sus escritos nos ayuden a ser como él.
un saludo.*LaRy*

lara ayala -

kapuchinsky, ha creado en muchos lugares del mundo una sensación de admiración profunda, también a los alumnos de 1ºb de periodismo de la complutense nos ha pasado lo mismo. leyendo "los cínicos nos sirven para este oficio" te das cuenta de que verdaderamente el periodismo en la profesión más humana que hay, y ser cínico( como dice Estíbaliz) no es malo, pero tienes que saber en que situación puedes serlo, y en el caso del periodismo no hay cabida para este tipo de ocasiones. por suerte o por desgracia somos los transmisores de la información, los que contamos la verdad del pueblo al pueblo. yo me kedo con la frase "nosotros nos vamos y nunca más regresamos", pero lo que escribimos sobre las personas se queda con ellas por el resto de su vida. Nuestras palabras pueden destruirlos. Y, en general, se trata de gente que carece de recursos para defenderse, que no puede hacer nada.
se ha ido un mito del periodismo, ojalá sus escritos nos ayuden a ser como él.
un saludo.*LaRy*

Noelia (Roja) -

Más pasión en el periodismo, más entrega, más servicio público, más editores vocacionales, más periodistas convencidos y arremangados con las 6 uve dobles para retorcer y retorcer su sentido hasta perfeccionar la crónica.

Neus -

hace poco lei el libro Los cínicos no sirven para este oficio y he de decir que es un de los libros que habla sobre periodistas que más me ha gustado. lo recomiendo a todos aquellos que no lo hayan leido aun

Teresa Montesinos -

Me quedo con una frase de Kapuscinski: "La guerra es una derrota para la humanidad porque, además de poner en tela de juicio la bondad y la inteligencia, manifiesta el fracaso del ser humano: su incapacidad de entenderse con otros, de ponerse en su piel".

Cuanta razón...

M. Ossorio -

Hombre, yo supongo que el título de una obra fantástica como "Los cínicos no sirven para este oficio" (para mi gusto, en la primera parte muy interesante si quieres ser periodista; en las siguientes como historia personal de una persona que ha vivido en persona -valga la redundancia- muchísimos hechos, con los que no sólo puede rellenar un libro, sino miles, y no por ello menos interesante)se refiere a que una persona cínica no será un buen periodista nunca. Aunque puede que sí adinerado. Si eres un mentiroso o un manipulador, tu prestigio como periodista deja mucho que desear. ¿Un cínico sirve para este oficio? Claro que sirve. Pero entonces no podrá llamarse a sí mismo "periodista" sino, simplemente, cínico. Los periodistas deberían ser más libres. Pero esto, muchas veces, les cuesta su puesto de trabajo.

Un saludo a todos.

NaDiA -

"El periodismo es creación" me encanto esa frase. Ahora la diferencia de lo que se crea dependera mucho de la ética del que lo haga...
Recuperemos la verdadera esencia del periodismo seamos objetivos pero ante todo comprometidos con la verdad, fuera el cinismo!

Para Estíbaliz -

Como veo que no tienes muy claro qué es ser cínico, te doy la definición de la RAE.
cinismo.
(Del lat. cynismus, y este del gr. κυνισμός).
1. m. Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables.
2. m. Impudencia, obscenidad descarada.
3. m. Doctrina de los cínicos (ǁ pertenecientes a la escuela de los discípulos de Sócrates).
4. m. desus. Afectación de desaseo y grosería.

Ahora, sigues tan orgullosa de considerarte cínica?? Para mí ser cínico, entre otras cosas, es ser mentiroso y yo creo que alguien mentiroso nunca puede ser ni buena persona ni, mucho menos, buen periodista. Pero claro, es solo mi opinión...

María Jesús Fernández-Nogueras Hermoso -

La afirmación "siendo cínico no puede ser buen periodísta" me parece erronea. Estoy de acuerdo con el profesor en cuanto a lo que ha dicho sobre kapucinski. Muchos son los profesionales que siendo cínicos no dejan de ser buenos profesionales. Para los que estudiamos esta carrera deberíamos tener el título de su libro presente, como una meta, intentar no caer nunca en el cinismo; pero esta claro que un buen trabajo periodístico no esta siempre ligado a la honradez. La muerte de Kapucinski, como sucede normalmente, ha servido para que su trabajo se reconozca. Una vida dedicada a su profesión que sin duda nos deja frutos dignos de admiración. Pero también es cierto que lo que debería ser un homenaje se torna en moda y a todo el mundo le da por exaltar su figura desmesuradamente. Valoremos su trabajo críticamente, es incuestionable que para todo periodista es un modelo a seguir, pero no seamos estremistas.

Estíbaliz Ortiz de Orruño -

Y respecto a la frase que hace de título de este artículo del profesor: "No sea que por miedo a morir nos suicidemos",

como diría Woody Allen: "Prefiero el suicidio a la muerte... y cualquiera de los dos a tener que pasar un fin de semana con mi ex-mujer"

Saludos, profe

Rôvënty -

Cuando el sol se pone en un sitio, amanece en otro. Toda muerte trae consigo una nueva vida. Ante la rutina, el vanguardismo, crear con cada palabra un nuevo lenguaje, un nuevo mundo.

Estíbaliz Ortiz de Orruño -

¿Puedo preguntar qué problema tiene la sociedad con las personas grises?
Yo soy una persona gris, a Dios gracias. Soy una persona gris y soy una persona cínica, y estoy estudiando periodismo. (Esto último horrorizaría a Kapuscinski, seguro).

Vivimos en una sociedad en la que está mal visto estar triste o sentirse solo. La televisión nos arroja constantemente imágenes sobre personas patéticamente felices, que en nada se parecen al mundo real. ¿A quién quieren engañar, con esos estilos de vida, esa ligereza en sus actuaciones, ese entusiasmo pueril?

Kapuscinski habla de las buenas personas. Me gustaría preguntar qué es eso, y si todavía existe esa especie fantasmal entre nosotros.
Me gusta ser cínica. Dicen que un pesimista es un optimista bien informado. Para mí, el cinismo es una imagen deformada de la propia realidad, un punto de vista gris, satírico, pero ligado íntimamente con lo que nos rodea. Y confío mil veces antes en un cínico que en una “buena persona”, porque al menos sé que el cínico tiene dos dedos de frente, tiene capacidad crítica, es un inconformista, un insatisfecho, un ser que anda tras los pasos del cambio. Una “buena persona” tiene una sonrisa bonita y sabe combinar zapatos. Muy bien, sus padres estarán orgullosos. Las “buenas personas” ponen cara de pena y aseguran que la guerra mata inocentes. Estupendo. ¿Y qué más? ¿Es todo?

No pretendo desprestigiar al periodista polaco, pero sí decir que de buenas a primeras, la frase “para ser un buen periodista, hay que ser una buena persona”, me da ganas de reír. Será porque tengo televisión y estoy en estrecho contacto con el omnipotente cuarto poder. Será porque tengo ojos en la cara, y veo quién manda y quién no, quién mueve los medios, y qué beneficios busca. Será porque esta sociedad en la que vivimos hace tiempo que dio de lado a las “buenas personas”, y sus valores han dado un giro de 180º. Y hay que ajustarse a ello; al menos, reconocerlo.

Quizá mi cinismo no me deje ser una buena periodista, pero, paradójicamente a la idea de Kapuscinski, sé que me permite estar más cerca de lo que yo considero “ser una buena persona”. Brindo por ello.

Belén -

"Las malas personas no pueden ser buenos periodistas"

"Nuestros lectores, oyentes, telespectadores son personas muy justas, que reconocen enseguida la calidad de nuestro trabajo y, con la misma rapidez empiezan a asociarla con nuestro nombre; saben que de ese nombre van a recibir un buen producto. Ese es el momento en el que se convierte uno en un periodista estable"

Kapuscinski

María Vindel -

En la Universidad nos enseñan cuales son los principios básicos del periodismo. Y hay una ética profesional que varía según el pensamiento de la persona o de la cadena. Pero la práctica no sigue siempre, al pie de la letra, la teoría.

Belén Lobos Montañés -

"El principal peligro es la rutina." Me quedo con esta frase del gran periodista Kapuscinski que, como alguien ya ha dicho, no sólo se debe aplicar al ejercicio de nuestra profesión sino a los demás ámbitos de nuestra vida. Ya existen muchas personas grises, salpiquemos nosotros con nuestro color a los de al lado. ···SaLuDoS···

Marietes al power (Santacruz) -

En primer lugar decir que el comentario de la compañera anterior no viene al caso, es más, no tiene nada que ver con el texto presentado por el profesor.
Y, después, decirle a la compañera que como buena periodista, primero se informe de cuál es la causa por la que se está juzgando a De Juana ya que por los asesinatos que cometió ya ha sido juzgado.
La indiferencia es la ignorancia.

lidia hernandez picazo -

¿os habeis enterado del caso del etarra De Juana? éste lleva en huelga de hambre 80 dias y su estado es muy crítico.el fiscal pidio ayer darle la prisión atenuada en domicilio con vigilancia debido a esto. algunos políticos nos piden a la sociedad que seamos humanos, que no le veamos como a un etarra y no le dejemos morir en la carcel. ¿acaso fue este etarra humano cuando mató a más de 50 personas inocentes? menos mal que los jueces parece ser que han hecho justicia y no le han concedido esta petición al fiscal. De Juana es el único responsable de su situación y nadie más tiene la culpa de su enfermad, puesto que ha sido él voluntariamente el que ha dejado de comer y el que no quiere curarse, ni que le pongan sondas. es injusto a un criminal como él se le conceda unos derechos de libertad cuando ha matado a decenas de personas.¿ acaso piensan que si le ponen en libertad no va a intentar repetir un atentado?desde mi punto de vista, la decisión de los jueces ha sido correcta, y , sinceramente, me alegro que el Estado de Derecho no haya aceptado este chantaje. Me parece un tema interesante y espero leer vuestras opiniones.

Sara Martín -

A nosotros que empezamos ahora en esta profesión, leer a Kapuscinski nos transmite ganas de salir a la calle, de buscar al indefenso y ponerle voz. Nos asalta la necesidad de denunciar las injusticias, de aprender el buen periodismo y llevarlo a cabo para que acaben ya de una vez todas esas críticas hacia nuestro trabajo. Todo esto es muy difícil de conseguir, pero teniendo como paradigma y como utopía a este magnifico periodista seguro que está más al alcance de la mano, o por lo menos, seguro que el intento es satisfactorio.

Ignacio Álvarez -

Parece que las nuevas generaciones periodísticas hemos perdido a un guía espiritual...

Ayer recorté este mismo texto del periódico, junto con la esquela.

Montoya -

Me pregunto yo , ¿Cuando la rutina es buena ?
Creo que la respuesta de Kapuscinski ¿ cual es el mayor peligro del periodismo? se podría aplicar a nuestras propias vidas .Un ser humano deja de serlo si se convierte en una máquina cuyas tareas ya están predeterminadas .

Teresa Villar -

El periodismo es arte.
Yo me quedo con una frase que leí en " El periodista universal" de David Randall: " En una catástrofe hay miles de personas que huyen corriendo , y sólo unos pocos que entran en el lugar; esos pocos son los periodistas"

Irene Moreno Palmero -

"El periodismo es creación"
Me quedo con la última frase.Refleja la esencia de un trabajo diámico, de continuo quéhacer y las copias no tienen cabida.

Sara Ayllón -

"Para los periodistas que trabajamos con las personas, que intentamos comprender sus
historias, que tenemos que explorar y que investigar, la experiencia personal es,
naturalmente fundamental. La fuente principal de nuestro conociemiento periodístico son
.....No hay periodismo posible al margen de la relación con los otros seres
humanos."

Una buena persona, un buen periodista...un maestro!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres