Blogia
J. C. García Fajardo

CONFIDENCIAL para los amigos de Asilah (¡en un blog!)

Para los que envidiáis mi trabajo aquí aislado y concentrado y todo lo demás, y escribiendo cada día... mirad lo que me salió, de repente, cuando estaba abordando el tema d ela tercera edad... Claro tuve que dejarlo e irme a comer y a beber algo porque es que se me aparecían Los Gazules o el Luismi de Aída. ¿Veis? Para que andéis envidiando a nadie. Estos son los fantasmas, no de la razón, sino de la profesión... claro que peor sería tirarse por la ventana o comprarse una sombrilla con volantes y ponerse a cantar la madelón o la marsellesa o el himno de riego hoy 18 de julio.  qué dias llevo...(prohibida la reproducción y mucho menos la asignación de autor...). "...De vez en cuando surge la urgencia de leer tres o cuatro libros sobre la tercera edad, la edad de oro, la edad del júbilo y una serie de sandeces que insultan a la inteligencia porque ocultan la realidad más dolorosa, inevitable y triste de que vas perdiendo facultades. Sí, entre ellas la sexuales, qué carajo. Dejémoslo estar por ahora. Y como lees tres o cuatro libros en tu furia acostumbrada por querer saberlo todo para poder controlarlo te das cuenta de que se repiten, como es natural y te sabe a déjà vu, deja entendu pero no asimilado.
Lo me más te fastidia es el tono de celebración y de descubrimiento glorioso con que te lo cuentan. Como si fueras memo o retrasado. Es la sensación que siempre he tenido en los viajes en barco, o en buenos hoteles pero con muchos turistas en los que una serie de animadores tratan de ocupar tu tiempo libre para que no te aburras. Ellas son jóvenes desinhibidas y ellos no sólo eso sino cachas de gimnasio que sonríen a las señoras de cierta edad como si estuvieran encantados por haberlas conocido. Pocas veces he experimentado tanto el sentido del ridículo que viendo a aquellas personas ya de una cierta edad participando en bailes, gimnasias, ruedas y canciones que les producirían vergüenza en sus ambientes habituales. Lo peor es que luego, cuando regresan, van y lo cuentan  a familiares y a amigos, convenientemente transformado y edulcorado porque la realidad le sigue atormentando y piensa  ¿Cómo habremos sido capaces de hacer el indio de aquella manera? Si era para subnormales. Arriba, abajo, izquierda, derecha, vuelta, un dos tres, vuelta, de nuevo... Qué horror. Y después, comer y beber como cerdos, porque como “todo estaba incluido” y dormir con la boca abierto como boas, desparramados sobre una hamaca, tumbona o toalla con anuncios de whisky o veleros compradas en las rebajas. Qué vergüenza, seguro que esos monitores, “encantados de haberos conocido”, porque vosotros erais únicos y distintos entre toda aquella barahúnda de descerebrados con michelines, calvicie, varices en las piernas, tintes y barriguitas imposiblemente encerradas en unos bañadores o ¡horror! en pantalones cortos que llamabais chorts, o con equis que casi es peor. Y la sangría y el mojito, y los platos a rebosar en el buffet, que algunos llamaban bufete, total ¿qué más daba? Todo iba incluido y aquí mandamos nosotros que para eso hemos pagado y si no fuera por nosotros cómo estarían estas gentes, qué atraso y qué miseria y luego se contentan con nada que les das. Por eso se vienen y nos invaden con lo bien que se vive aquí, sin hacer nada y con aire acondicionado, si es porque no quieren porque son vagos y porque creen que las cosas nos las regalan, vamos que si supieran lo que nos ha costado a nosotros salir adelante, y luego vienen y lo quieren todo, oye, que lo exigen y ya se visten como nosotros, exigen todos los derechos y ventajas, oye, como si no nos hubiera costado lo que nos ha costado llegar adonde hemos ( enfatizando) llegado, vamos que me acuerdo de mis padres, y ya no quiero hablar de mis abuelos ni de la guerra, que esa es otra, pero estos llegan como llegan, sin papeles, lo quieren todo, seguridad social, vacaciones, escuelas gratis y colegios para sus hijos, oye, y que son como conejos, tú, qué barbaridad, mi chica, sin ir más lejos, que acaba de comprarse un apartamento y no creas que ahí al lado que tiene que echarle cuatro horas entre ir y venir al trabajo y como está pagando los plazos del coche y de la lavadora y de la termomix y del horno modelo Aliens 74, y aún tiene los cómodos plazos del préstamo para las vacaciones con su antepenúltima pareja, oye, que esta sí que es buena para acordarte de los nombres de esas prendas, y no les digas nada, tú, a ver y a callar sin mirar ni preguntar, oye, que lo saben todo ¿y el hermano? Bueno, del chico es mejor no hablar, mejor no hablar y me quedo callado. Ese dejó los estudios, porque él era para el deporte que tenía que entrar en el INEM ese o en el IFEMA o en cómo se llama eso en donde estudian para ser profesores de educación física, que eso para los que terminan, pero tú nada, ver oír y callar, y a pagar claro, que esa es otra, y eso que van para deportistas de élite que no é yo que en UNICEF o cómo se llame lo de la UNEFA esa, chico que no me viene ahora y no sé si es por los mojitos que, chico están tan buenos y como todo está incluido, pues nada, chico, que en España a veces me da por pensar en el  Alzaimer ese, qué barbaridad, he visto al marido de mi hermana y qué barbaridad cómo está y eso que ahora dicen que van a hacer una ley de dependencia, la llaman, tanto luchar contra las dependencias y ahora te las van a subvencionar que digo yo que si no hubieran podido buscar otra palabra porque a mi eso de la ‘dependencia’ me trae a la cabeza lo de mi sobrino, ¡Jesús!, no es que se llame así es que estaba desahogándome, qué calvario para sus padres, oye, no sé si me entiendes, fue la ruina de la familia y nosotros porque supimos poner distancias a tiempo, fue como en lo de los sellos esos, que si era una buena inversión que si daban tanto y cuenta de intereses y digo yo que ahora hasta las ‘inversiones’ son recomendables, que dice mi cuñada que si te organizas un poco desde que llegaron ‘estos’ al gobierno, bueno, jubilación anticipada para los dos, porque mi señora también trabajaba, había hecho unas oposiciones y no he visto a persona más capaz que ella para los permisos, los moscosos, los días que le debían de vacaciones, por la maternidad o por el estrés, que esa es otra, ahora una embarazada dice que tiene estrés y que como puede afectar al feto, que a ver qué jefe de personal se atreve a enviarle un inspector a casa y qué inspector se atreve a incoar un expediente que, total, luego ya llegan las vacaciones dice mi cuñada o mi mujer que ya no recuerdo, que te estaba contando lo del chico que ese tuvo vacaciones acumuladas durante toda su vida porque no sabes que dejó lo de no sé si Caprabo, no que esto es lo que antes era, bueno, como sea, dejó lo del deporte, ya, ya, pero quiso hacerse periodista, pero no como los demás ahí estudiando como lelos materias innecesarias, él quería ser periodista radiofónico, no de los de la tele que no se por qué decía que todos estaban agilipoyados, perdone la expresión pero en España se utiliza mucho, el caso es que mi chico echó unos buenos siete años en la facultad pero no me pregunte si ha terminado o no, que eso es demasiado preguntar, para nosotros, que ni su madre ha sido capaz de sacarle nada, pero, en fin, lo de la chica, ya ve usted, trabajar trabaja como una burra, con lo de la hipoteca de la casa y no vea usted los muebles que se compró para la sala que es estar, comedor, ofís, cocina y baño si me apuran que, no me gusta criticar, pero es que todavía los tiene envueltos en los plásticos en que vinieron de la tienda, por si hay que devolverlos, decía el sandio del maromo, que era cubano, no el último que este llevaba no sé cuántos años dice que haciendo unas oposiciones, no es que me quiera meter en nada pero ella bien que critica a su hermano que la verdad es que no hay por donde cogerlo, ahora dice que lo que a él , al chico digo, siempre le ha gustado era la música, pero ser compositor no intérprete que eso dice que se lo habíamos sacado nosotros de la cabeza, vaya por Dios, con lo que luchamos para que bajase algunos miles de decibelios la música que atronaba a los vecinos y que se echaban por las ventanas del patio de luces gritando y claro entonces vivía con nosotros la abuela, la madre de mi mujer, y entonces no había eso dela dependencia, que como le decía, mi cuñada que para esto siempre ha sido muy lista, para esto y en fin, vamos a callarnos que como yo digo, ver, oír y callar  y aquí sí que habría mucho que decir, pero me callo, me callo y punto en boca que bastantes broncas he tenido con mi  señora a cuenta del cuñado, mare de Deus, ahora esto se dice mucho en lo que queda de España, vamos que no hay más que escuchar a Federico, sí, Jiménez los Santos, qué pico de oro, vamos, un Crisóstomo o un Castelar o qué le voy a decir, un Queipo de Llano, que ahora ‘estos’ lo traen mucho a colación porque quieren, a estas alturas, revisar el pasado, qué pasado, que expliquen lo de Paracuellos o lo de las checas, o lo que pasa con la familia, oiga que se están cargando a las familias, yo es que no me gusta hablar de política ni voy a misa ni estoy casado ni tengo a los hijos bautizados, oiga pero es que no se puede más, no hay más que leer La Razón o ver los únicos telediarios que se pueden ver en la Tele, que son los de Telemadrí y no es porque yo lo diga pero esos presentadores es que hablan convencidos, no lo dicen porque lo estén leyendo en el telepronto ese sino que lo dicen porque están convencidos y luego la programación, vanos que es una desvergüenza, digo la de las otras, usté ya me entiende, yo es que no veo más que los partidos de fútbol, bueno y ahora, con lo Fernando Alonso, que no para el asturiano este aunque lo de que tenga el domicilio en Londres o en Andorra o en algún otro país pues normal, la verdad, para que se lo lleven ‘estos’, no tiene más que ver a las ministras, cómo visten, y lo de la vicepresidenta como dice mi señora, una vergüenza, qué exhibición, con razón la critican tanto en los programas del corazón, bueno, algunos veo pero es por acompañar a mi señora y poder comentar algo porque si no es que me pierdo, oiga que esa gente, porque no parecen personas oiga y como salen a despellejarse unos a otros, porque es que son de la misma familia, o lo fueron o lo que sea porque no hay más que escuchar al David ese que lo de Rociíto no es oro todo lo que reluce, y lo de la nieta de Franco que también son ganas y lo del hijo de Paquirri, y su madre, que tan bien fue buena, en fin que yo, fuera de los deportes, porque claro ahora con ese fenómeno del tenis, el Rafa de los pantalones bermudas que se le meten, ya sabe, y cada vez que saca, bueno, ya me entiende, dicen que es un tic, aunque un amigo mío, bueno era compañero en la gestría y que era un poco, bueno, usted ya sabe que como ahora ‘estos’ ya no saben qué hacer, bueno, sigo pero no le digo lo que mi antiguo compañero bueno era empleado mío, las cosas que dice por esa boca que lo que él haría si fuera su manager, o su cómo se llaman esos que siempre llevan el agua y les tocan el c..., bueno, ya sabe a lo que me refiero y cómo saben ponerse de espaldas cuando están tumbados en la hierba agarrándose sus partes, y yo no digo nada pero las deben tener de oro, como los sesos ya les han volado con los cabezazos pues digo yo que ahora van a por los otros sesos, qué buen pareado, y   es asombroso y el dinero que estará ganando, ese chico digo, no el mío, ay ojalá mi señora hubiera parido un torero o un futbolista o un tensita de esos aunque digo yo que con la suerte que hemos tenido, a lo peor nos salía, bueno ya sabe... porque lo de la vuelta al mundo en esos barcos que costaron una millonada y que a ver de dónde ha salido, pues de dónde siempre que deje usted cuando llegue lo de las regatas mundiales que ya ni me acuerdo del nombre y no es por lo del Alsaimer ese sino que en Valencia, como tienen a esa Alcaldesa que esa sí que los tiene bien puestos, qué mujer, qué carácter, qué voz es que le echa un pulso al Camps ese y lo tumba a la primera, bueno ella, dicen, pero yo en esas cosas no me meto que si es por el bien de la ciudad pues vale que no vea usted lo que ha sido lo del viaje del Papa, bueno, yo no le he visto porque me cargan también todo lo de los curánganos esos, pero en fin, si es para echar a ‘estos’, pues vale. Aunque yo nunca he sido de los otros, ¡si los habré criticado! Aunque hay que andarse con ojo con el papa alemán este, oiga, que mucho haber estado en la Inquisición o en el Oficio Santo ese pero era porque el Papa anterior no se fiaba y lo quería tener cerca, porque aquel sí que era listo, oía crecer la hierba porque dígame a ver quien acabó con el comunismo y con la URSS, que ahora viene este, va de vista a Auswich, o como se escriba, qué cruz, y no se le ocurre decir, qué barbaridad, que dónde estaba Dios mientras sucedían estas cosas, lo de los judíos digo y lo del holocausto ese, que también son ganas de enredar pues con lo que está pasando en Israel, que es mejor no hablar porque con lo de los moros estos esa es otra y luego andamos con que si somos sus amigos tradicionales, hombre ayudar ayudaron en lo del alzamiento pero no eran cosa buena, y digo que si el Papa no sabía dónde estaba Dios mientras ocurrían aquellas cosas... pues buena pregunta, si no lo sabe él, mejor callamos. Yo no es que me quiera meter con lo de las corridas de toros que no es que esté a favor ni en contra pero que haya que pagar y hacerse socio del Canal Plus ese que es, en fin, usted ya me entiende, como El País, la SER y todo el montaje de Polanco, oiga, usted sabe lo de los libros de texto si es que los edita él y por eso dicen que los cambian todos los años, este es como el de la Jalaiburton esa de Cheny, sí el vicepresidente de Estados Unidos, qué negocios y miren que hace negocios, millones de millones y no hablamos de pesetas sino de dólares contantes y sonantes porque los cobra él directamente del Pentágono, si es que es un escándalo que  el que no roba es porque no puede o porque tiene miedo a que lo trinquen, sí es una expresión muy española, a ver, a nosotros nos gusta hablar en buen español, el de Castilla el de siempre y no me vengan ahora con lo delas autonomías que es un desastre pero es que un desastre... ¡Uy, mi señora! “¡Voy, ya voy que estaba aquí hablando con este señor!” “Pero ¿qué señor ni qué niño muerto? Si esta es una estatua del camarada Cienfuegos, que por eso hemos venido a este hotel con los del Sindicato, estás tú bueno, bueno y cocido, ah pero te espabilas que, después de comer, tenemos una visita organizada a unas cuevas que dicen que era en dónde se escondías los piratas y en dónde hacían el ron, bueno o en dónde lo guardaban. Anda, echa para adelante que a saber lo que le has contado tú al pobre Cienfuegos”. “¿Yo? Andá, con razón me miraba tan fijamente la negra del guardarropía, pensaría que desvariaba” “No señó”, intervino la interfecta, que a una servidora le encantan las telenovelas y yo pensaba, ¿sabe? Que usted era un actor que estaba preparándose para la funsión de esta noche, ¿sabe? Dicen que son muy buenos, vienen de España y nosotros tenemos allá a una muchachita... que primero se fue a Maiami y luego saltó a España porque en Los Esteits ya no se puede abrir una camino pero en España... si yo le contara?... paré ahí, a tiempo...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Lucio -

Yo estoy contigo Perico, vaya coñazo de blog

Ana -

Cómo la vida misma!!!

Charles Michaelson -

Qué risa lo del crucero. Me vinieron imágenes ya vividas y conversaciones ya escuchadas (espiadas).

Sergei -

No volveré a envidiar...

Sinclair -

Soy el autor del bolg nomecomentaniCristo.com, blog que por cierto no me comenta ni Cristo, pero por lo que veo, en este blog sí que hay gente que encuentra un pequeño pedazo de su tiempo para dejar joyas intelectuales como la que me precede. Pensé que sería el único genio del mundo capaz de pensar un blog tan original, pero ya veo que me equivoco.
Me rindo ante los alardes intelectuales de Perico, tú sí que eres un auténtico portador de la Sabiduría Universal.

Perico -

Este blog debería llamarse nocomentaniCristo.com, jejejeje. Viva la sabiduría universal por siempre
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres