Blogia
J. C. García Fajardo

Retazos de la Luna azul 040: Con los pájaros volados

Estaba Sergei ayudando al Maestro en la preparación de una alfombra de rafia que pensaba pintar adecuadamente para regalársela a un amigo y dijo, como sin querer, al Maestro.
- Ese amigo, debe significar mucho para ti, ¿verdad Venerable Luz del atardecer?
- Así es, liebre espabilada. El Cielo no siempre se expresa como esperábamos, pero ¿Acaso habla el Cielo? Hablan las estaciones, y la noche y el día, el rocío y la aurora. Habla todo cuanto existe. ¿Por qué habríamos de poner nosotros palabras en esta sinfonía de silencios?
- Maestro, yo sólo te hablaba de la alfombra que preparas con tanto mimo para poder pintarla con tinta china. Me temo que he interrumpido algún diálogo.
- Eres terrible, Sergei, terrible.
- Dime, Maestro, ¿es mejor ser pobre o ser rico?
- Hombre, preguntado así, mejor es ser rico. Pero si me preguntas si debemos esforzarnos en un sentido o en el otro, puesto que ni tú ni yo somos ricos ni pobres de solemnidad, te daría otra respuesta.
- ¿Cuál, Venerable Anciano?
- La riqueza y la pobreza son dos grandes problemas, pero el más terrible es la pobreza. No existe mayor problema en el mundo pues de él derivan el hambre, la ignorancia, la explosión demográfica, la enfermedad y las guerras.
- Ya me has respondido, Noble Señor.
- La pobreza no puede ser una virtud, como torpemente interpretaron algunos desviados de la doctrina del Rabí. Amar a los pobres sí, pero para ponernos a su lado contra la pobreza. Ahora bien, la riqueza también representa un problema.
- ¿Cuál, Honorable Señor?
- Porque el rico emplea toda su energía en conservarla y aún, locamente, en acrecentarla. ¡Cómo si se pudiera llevar algo consigo a la hora de la muerte, que ya está ahí!
- ¿Tan cerca, Señor?
- Todos traemos fecha de caducidad desde que nacemos. Ocurre que no la vemos y así no nos desesperamos para que pueda seguir dando vueltas este tío vivo.
- Maestro, hoy no andas muy optimista. ¿Vuelan tus pájaros lejos de tu corazón? ¿No era así como decían en Corrientes “ando con los pájaros volados?”
- Mira, Sergei, astuto, ante la pobreza y la riqueza, el hombre justo que sigue el Camino, procura evitarlas. Y ahora, deja ya de inquirir y estira bien la trama mientras yo me ocupo de la urdimbre.
 

José Carlos Gª Fajardo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Jarkoe -

Cuando el hombre ama la armonía y trata de acariciarla también para los demás, creo que siente una impasible pasión que le lleva a eso, amar al pobre, y también detestar esa actitud del rico, pues éste no suele entender que lo es en demasia, siempre injusto, y que la felicidad no puede estar ahí. ¿Por qué vivir engañados y, lo que es peor, a costa del sufrimiento otras personas? Imposible compartir esa necedad, cuando el tiempo escapa y ni tan siquiera sabemos llamar a los demás para atraparlo juntos.

enovilla -

Rico o pobre, intenta vivir lo mejor posible la vida, no saldras vivo de ella.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres