Blogia
J. C. García Fajardo

La difícil travesía hacia Europa, libro de J. Estefanía

España era una sociedad cerrada, autárquica y acomplejada. Hoy participa de los mejores efectos de la globalización. Joaquín Estefanía, periodista y economista, es el autor de La larga marcha, ed. Península. El libro lleva como subtítulo 'Medio siglo de política económica entre la historia y la memoria'. Se trata de una crónica sentimental de la España contemporánea que parte de la economía y prosigue en la política y en el periodismo. Ese relato es nuestra utopía factible, en busca del tiempo perdido durante la Guerra Civil y la mediocridad del franquismo. Hay varias generaciones de españoles que crecieron sin ser conscientes de lo que habían perdido, de lo que habían dejado atrás. La vocación europea, es la normalidad; la autarquía, el ensimismamiento, la excepción. Casi un siglo más tarde se ha hecho realidad la sentencia de Ortega y Gasset de 1910: "España es el problema; Europa, la solución". Un periodo muy satisfactorio a la vista de lo conseguido. Cuenta Dahrendorf que, en julio de 1957, el primer ministro británico Harold Macmillan pronunciaba un discurso que pasaría a la historia: "Seamos sinceros, a la mayoría de nosotros nunca nos ha ido tan bien como ahora. Recorred el país, las ciudades, los pueblos pequeños, y encontraréis un bienestar que jamás habéis visto antes, al menos en la historia de este país". Medio siglo después, nosotros también podríamos decir que "a la mayoría de nosotros nunca nos ha ido tan bien como ahora".
Para hablar de una Europa de verdad unida en el federalismo, al menos sería preciso disponer de un gasto público europeo entre el 3% y el 4% del PIB conjunto
España ha pasado de ser una sociedad cerrada, autárquica y acomplejada, a participar de los mejores efectos de la globalización: una sociedad abierta que dejó atrás el subdesarrollo. A partir de la caída del muro de Berlín, en 1989, aparece una nueva categoría de países que se inserta entre los desarrollados y los que están en vías de desarrollo: son los países emergentes; convertir un país pobre en un país rico no se consigue sólo transfiriendo recursos financieros al primero. Las célebres libertades descritas por el premio Nobel de Economía Amartya Sen son requisitos indispensables para el desarrollo. Estos requisitos van desde las libertades políticas y las oportunidades sociales hasta la existencia de una red social protectora. España es uno de esos países que en el transcurso de poco más de una generación han pasado de emergentes a desarrollados.
Si sumamos los años de la transición a los de la democracia instalada obtenemos tres décadas de libertades, de Constitución y de economía de mercado, el periodo más largo de normalidad democrática en cualquier momento de la historia de España. Es la mayor conquista de la contemporaneidad: de las generaciones que protagonizaron ese cambio, y también de los personajes públicos que lo facilitaron, a costa de concesiones ideológicas en ocasiones muy fuertes.
El relato económico de este tiempo comienza en 1959, 20 años después de terminada la Guerra Civil. Los españoles padecen las peores consecuencias de la guerra fratricida, que durante tres años asoló nuestro país. Hambre, racionamiento, mercado negro y estrangulamiento productivo en la economía; desde el punto de vista político,  con total ausencia de libertades, y en lo sociológico, un país rural, una extensa emigración económica y el exilio político del mejor capital humano de la nación.
Así es como llegamos al año 1959. La secuencia para describir estas décadas de historia económica habla de cuatro grandes etapas. La primera, los años del desarrollismo, es la que va desde 1959 hasta 1975, cuando muere Franco. La segunda, la de la transición política (1976 a 1985), es aquella en la que se fragua la entrada de España en la Comunidad Económica Europea , antecedente de la actual Unión Europea. La tercera etapa comprende los años del eurooptimismo (1986-1991); es el tiempo en el que los españoles se sienten más europeos que nadie; la economía y la política apuntan hacia arriba y marchan de la mano. La cuarta es la de la normalidad (desde 1992 hasta hoy); “la normalidad encierra picos de sierra, momentos de éxtasis y de pesimismo, y mucho aburrimiento: ya no hay grandes sobresaltos”.
El experimento Unión Europa se plasma en esta aseveración: los ciudadanos europeos hemos pasado de sufrir una guerra cada 20 años, con decenas de millones de víctimas, a discutir nuestros problemas encima de una mesa. Los padres de Europa llevaron a cabo sus esfuerzos unificadores, primero con la intendencia y sólo después con la política, acosados por el fantasma de la primera parte del siglo XX.
Ésta es la primera ocasión en que casi 500 millones de ciudadanos europeos deciden crear una nueva realidad política de manera democrática. Nuestros valores son la tolerancia, la inclusión, la cohesión social y territorial, la solidaridad y los derechos humanos. Uno de los iconos que generan más optimismo en esta realidad europea es el de intercambio de estudiantes de enseñanza superior: el Programa Erasmus. Cerca de 1,2 millones de estudiantes han disfrutado de un periodo de estudios en el extranjero, nuestra gran esperanza de coherencia europeísta para el futuro más inmediato: ciudadanos jóvenes preparados, europeos, sólidos, demócratas, mestizos...
El experimento UE incorpora un modelo europeo fruto de la ecléctica combinación de políticas socialdemócratas y democristianas. Ese modelo se ha convertido en paradigma para los países aspirantes a entrar y desarrollarse en el seno de la Unión. La economía de la planificación se inspiraba en las lecciones aprendidas en la década de los años treinta: una estrategia con éxito para la recuperación de la posguerra debía excluir cualquier retorno al estancamiento económico, la depresión, el proteccionismo y el desempleo. Los totalitarismos proliferaban con el enorme abismo de separación entre ricos y pobres. Para que las democracias se recuperaran había que abordar la cuestión de la 'condición de las personas’.
En un planeta con más de 6.000 millones de seres, poco más de 2.000 millones tienen países con regímenes democráticos. De ellos, 1.200 millones disponen de una relativa prosperidad, que les permite alimentarse, cobijarse, educarse y tener una sanidad y una seguridad social adecuada. Y de ellos, 500 millones, alrededor del 8% de la población mundial, son europeos.
Pero Europa se encuentra en muchos casos con grandes dificultades. El presupuesto comunitario apenas llega al 1,24% del PIB bruto europeo, claramente insuficiente para desarrollar un modelo federal coherente; para hablar de una Europa  unida en el federalismo, sería preciso disponer de un gasto público europeo entre el 3% y el 4% del PIB conjunto.
El 12 de junio de 1985, España firmó su Tratado de Adhesión con la CEE. Las ansias europeístas del momento eran que la integración en la CEE aportaría a nuestra economía y a nuestros comportamientos esa visión universal de la que hemos carecido los españoles durante tanto tiempo.
Sería falso atribuir esta ascensión a la acción política de una sola fuerza o de un único sector de la sociedad española. Éste es el mensaje del libro: en el esfuerzo europeo han convivido desde los tardofranquistas hasta los comunistas, pasando por centristas, socialistas y populares. Ha habido que lograr que todo lo que era económicamente inevitable fuera políticamente factible.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

pau -

Lo que no dice el libro es como se ha conseguido el 98'5%

a) Pagando la UE, hasta este mismo año, el 2% del crecimiento para poner al día la economía española.
b) Aumentando las plusvalías del terreno, unos porcentajes muy superiores al crecimiento de bienes tangibles.
c) Y lo que es peor... añadiendo al baremo los nuevos socios, a años luz de la economía media de la Unión, entre ellos Polonia, suficiente ella sola para aumentar exageradamente el de la española.
Sin ánimo de ofender...
Un saludo.

María Vindel -

La inclusión de España a la Unión Europea fue un proyecto que a reportado beneficios a nuestro país.
si dicha inclusión, muchos pueblos españoles hubiesen muerto en el olvido y sus habitantes emigrados de sus raíces.
Además a supuesto una mejora en el turismo. Ahora es mucho más fácil viajar por Europa. Esto supune una mayor diversidad cultural.

Alberto Luque -

Europa es el futuro. ¿Qué fuerza tendrían por separado países como Polonia, Hungría o España cuando alcancen un gran poder Brasil, India, Bangladesh? Europa es la superación de los nacionalismos racistas como el vasco o el dálmata (que nunca aceptó el eslavismo). Europa es a su vez el origen de todos nosotros. Todos los países formantes compartimos muchas cosas que derivan de ese carácter europeo. Y como Europa es además un recurso, como es el Estado para los ciudadanos, debemos por así decirlo, pagar nuestros impuestos y que los países nuevos alcancen el sueño europeo, como los ciudadanos más desfavorecidos alcanzan un buen trabajo gracias a una buena educación proporcionada por el Estado.

du -

La inclusión de España en la Unión Europea ha sido, desde luego, un gran paso para el desarrollo de nuestro país.
No hay nada más absurdo que una guerra fratricida, es como un "asesinato dentro de la misma familia", por así decirlo. Fueron esos años, y los veinte siguientes los que han impedido que España sea un país desarrollado económica, cultural e ideológicamente. Mientras los países del norte avanzaban (aunque luego llegaría otra guerra peor) nosotros intentábamos reconstruir lo destrozado, pasábamos hambre, vivíamos en la miseria... por eso hay que cuidar que no vuelva a ocurrir.
Por eso, al igual que en su día se nos brindó la ayuda necesaria para salir del estancamiento económico, hay que apoyar y ser solidarios con los países recientemente adheridos a la UE.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres