Blogia
J. C. García Fajardo

De los políticos en campaña

Cuentan que un candidato a diputado que hacía campaña durante la II República, llegó a un pueblo del que iba en las listas pero que no conocía y se lanzó a prometer todo lo habido y por haber: “Y yo os digo que en este pueblo levantaremos el puente más hermoso que jamás se haya visto. Ni en Córdoba ni en Sevilla habrán visto cosa igual”. Y un lugareño levanta la voz y dice: “¡Pero si en este pueblo no hay río!” “Pues lo traemos y ya está”, le respondió impertérrito el candidato.Esta es la sensación que me producen en general los candidatos a las próximas elecciones municipales y a ciertas comunidades. Prometen lo habido y por haber… hasta los que llevan gobernando varias legislaturas. No les da rubor. A mí me producen bochorno porque prometen lo que nunca han logrado hacer mientras han estado gobernando. Pero los que me dan más vergüenza ajena son los líderes de todos los partidos, recorriendo España entera, lanzando soflamas cada día en varias localidades distintas… y no tratando de sus problemas locales o de la comunidad sino de ETA, de Irak, de si la novia de uno se acostó en el hospital con el preso (E. Aguirre), que si Batasuna, que si  el político X nos lleva a la descomposición del Estado, a la rotura de España regresando al caos de  “hace setenta años”, ¡cuando estábamos en plena guerra cainítica!Después, esa monstruosidad del actual sistema democrático con listas cerradas. Esto es una barbaridad que anula la esencia de la participación democrática, pues impide el ejercicio de la libertad. En esas listas van individuos desconocidos y otros infames que te obligan a elegir si prefieres esa opción política.Comprendo la abstención pero animo a participar aunque sea con el voto en blanco como protesta  por esta feria de estupideces. Hay candidatos que nunca han hecho otra cosa que vivir de la política, o en los municipios, las comunidades, el Parlamento o en ese cementerio de elefantes y tapabocas de elementos incómodos para los partidos que es el Parlamento Europeo.Ver el desparpajo de una eurodiputada que lleva años embolsando euros, dietas, secretaria y otras canonjías en las listas del PSOE y que se pasa la vida bramando y denostando a su propio partido. ¿Se imaginan alguna empresa con algún directivo con semejante proceder?Ver a algunos candidatos en TV o escucharlos en radio produce sarpullido. No responden a las preguntas, no exponen un plan con medidas adecuadas a los problemas reales de la localidad pero se hartan de hablar mal del líder del Partido contrario aunque no se trate de su elección. Y lo peor son los miles de candidatos que ni hablan ni escriben ni actúan. Son como los monos indios: no ven, no oyen, no hablan… sólo esperan la pitanza que les echarán en el pesebre.Otro gallo cantaría si en lugar de tantas mandangas y milongas se abordara la auténtica reforma de nuestras instituciones para que fueran eficaces, si se devuelve a tanto tarado al vacío de donde han sido extraídos. Si se aplicaran nuestros diputados y senadores, nuestros alcaldes y presidentes de las Comunidades a resolver los auténticos problemas del Estado dentro de la Unión Europea, los ciudadanos se animarían a participar en la reconstrucción de un régimen político deteriorado por la corrupción, okupado por tantos ganapanes de ocasión, gobernado por una institución monárquica absurda y obsoleta, dinamitado por una ideología confesional arcaica y desarraigada que se aferra al poder con eunucos obsesionados  y hace mofa de la ciudadanía y de los derechos fundamentales de las personas como si fueran permanentes menores de edad o incapaces de tomar decisiones… entonces, volveríamos a recuperar el control sobre nosotros mismos y sobre nuestras vidas en comunidad. Viajamos en un vehículo de gran cilindrada pero con la mirada en el retrovisor, y mucho me temo que sin frenos adecuados. Eso sí, dicen que tienen carné de conducir. Se presentan a una pantomima de elecciones y a vegetar durante cuatro o cinco años.Dicen que un pesimista no es sino un optimista informado. Si no nos planteamos bien las preguntas jamás encontraremos el auténtico problema que necesita ser resuelto; porque este modelo de desarrollo, esta sociedad global que presenta tantas injusticias, explotaciones y exclusiones en miles de millones de seres humanos está en relación directa con las instituciones locales que nos gobiernan. Y si un día se dijo “pensar globalmente para actuar localmente” hoy la enseña es “pensar localmente para actuar globalmente”. Recordad las palabras de Luther King: “hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos”.Y estas otras para la reflexión personal: “En el conflicto entre el poderoso y el desposeído, el no intervenir no significa ser neutral sino ponerse del lado del opresor” P. Freire.“Tendremos que arrepentirnos en esta generación no tanto de las acciones de la gente perversa sino de los pasmosos silencios de la gente buena”. M. Luther King.¿Qué hacer? Rebelarnos. Tirar las columnas del Templo, como Sansón. Alzarnos en disidencia, como proponía Saint Exupéry. Denunciar la corrupción y las mangancias políticas, sindicales, laborales, docentes, periodísticas y sociales… porque las financieras nos aplastarán como a Espartacos. ¿Cómo es posible que podamos permanecer indiferentes o uncidos al arado, como cansinos bueyes, mientras los Informes de las más serias Agencias internacionales nos muestran los datos escalofriantes de miles de millones de seres excluidos, enmudecidos y explotados? ¿Cómo es posible que soportemos los paraísos fiscales en donde los bancos blanquean los dineros del crimen organizado, financian las guerras y el narcotráfico, la venta de armas, la destrucción del medio ambiente, la locura carrera nuclear, el trabajo esclavo de 300 millones de menores de edad,  y un terrible y largo etcétera? ¿Que esto no tiene que ver con las consultas electorales en Francia, en Irlanda, en España y en toda la UE? ESO es lo que pretenden hacernos creer: tú, a lo tuyo que del “resto” se encargan los cómitres con sus rebenques. ¿Ha habido jamás un holocausto como el que padecen miles de millones de seres humanos en la pobreza, la enfermedad, la opresión y la desesperanza? Auswichzt está en los campamentos de refugiados, en las favelas, en los bidonvilles, en las chabolas, en las barriadas de las grandes ciudades, en las guerras interminables, en los enfermos del sida y de malaria y de tuberculosis y de dolor de un vivir sin sentido. ¿Creen que un día no se alzarán los “bárbaros” y avanzarán de mil en fondo para arrasar nuestras frágiles fortalezas? Después, echaremos la culpa a los dioses. O al destino.Nesemu

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

María Vindel -

Al escuchar los discursos de los políticos caes en la cuenta de que aquellas palabras que pronuncían por su boca no tienen coherencia y son totalmente absurdas.
Ya ni siquiera prometen cosas que no van a cumplir, ahora se dedican a meterse un partido con otro.

Manuel Íñiguez Rivas -

Querido Nesemu:
No comprendo su crítica a Rosa Díez, eso de que "se pasa la vida bramando y denostando a su propio partido". Yo corregiría: "a la cúpula de su partido", debería decirse. Esa mujer goza de todo mi respeto y mi admiración, al contrario que la jerarquía socialista actual.
Tampoco comprendo el símil de la empresa ("¿Se imaginan alguna empresa con algún directivo con semejante proceder?"). ¿Desde cuándo el funcionamiento de la empresa es modelo de conducta cívica?. Por cierto ese mismo símil de la empresa lo utilizó un sacerdote con el hablé de la polémica sobre la parroquia San Carlos Borromeo. No es muy afortunado, la verdad.
Comparto muchas de sus opiniones e inquetudes, pero no todas.

Elena García Montero -

Resulta que el bipartidismo que vivimos en España acota nuestra democracia en gran medida. El cachondeo que se traen hoy en día los políticos prometiendo crear y mejorar infraestructuras, las cuales terminan rápidamente antes de las elecciones sin percatarse del dicho "vísteme despacio que tengo prisa" y que luego traen problemas cuando caen unas gotas de agua, el meterse con los demás partidos políticos(aunque mejor tendría que decir con el partido de la oposición)es para morirse de vergüenza, porque lo que soltó Aznar el otro día por la boquita es para tenerle castigado mirando a la pared una hora entera.

En fin, el domingo son las elecciones y para no perder la costumbre iremos todos a votar.

Ignacio Álvarez -

Hemos hecho de la democracia un Show.

Luego, cuando nos quisimos da cuenta, era tarde. Los "parias" ya avanzaban hacia aquí. ¿No susumbió así Roma?

M. Ossorio -

Yo propondría a nuestros políticos que, para la próxima campaña, único momento en que los ciudadanos interesamos a esa gente, procuren no hacer tanta demagogia, manipulación y falsas promesas que si no han cumplido en la presente legislatura, mucho me temo que en la próxima tampoco cumplirán.

La política no debería estar tomando el rumbo que todos estamos viendo... es algo más serio que estúpidas disputas. No somos críos ya.

Berta -

Promesas y más promesas... en estos últimos días previos a las elecciones, nuestras mentes y oídos están saturados, carteles por todos lados, debates en la radio... Los políticos deberían aprovechar lo poco que les queda de campaña para centrarse en sus objetivos (pero los que se cumplirán) y aprovechar el tiempo que queda, ocupándose de los auténticos problemas, pero no para hacer el "paripé", para lucirse por lugares poco habituales para ellos, o para aparentar que son "amigos" de ciudadanos y vecinos. Como dice el texto, nuestra generación debería actuar, porque el silecio no es solución, tenemos mucho trabajo por delante, ya que es nuestra obligación rebelarnos, protestar, quejarnos, gritar, luchar, exigir...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres