Blogia
J. C. García Fajardo

Del sentimiento de orfandad a la insolencia

"Somos una sociedad muy insolente", declaraba el profesor Salvador Giner, al recibir el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política 2006. Abrumado por el cambio que España experimentó durante el casi cuarto de siglo que pasó estudiando en Alemania y en Estados Unidos, y enseñando en Gran Bretaña durante más de 23 años, se vio animado a escribir un manual de civismo con la profesora Victoria Camps. Pero se siente confuso y casi desorientado ante el panorama de nuestra sociedad cada vez más rica y menos estructurada y sensata: La transformación de España de un país semi rural a urbanizado en tan poco tiempo. Lo que en el norte de Europa se tardó 120 años, aquí se hizo en 30, dice. Todo el mundo habla de la transición política, pero la cultural ha sido la más extraordinaria. España era un país que quemaba iglesias y los católicos mataban masones. Pues 40 años después, las iglesias están vacías. Se ha sustituido quemar las iglesias por la indiferencia a ellas. Un salto brutal. En cambio, el salto étnico-cultural ha sido pequeño: el catalanismo, el andalucismo... se han reafirmado. Las identidades colectivas hispánicas se han intensificado. Quizá sea fruto de un proceso compensatorio de pérdida de esa personalidad.
Como muchos otros estudiosos no se alarma tanto del auge de los nacionalismos, a veces provincianos o inventados, como de la afirmación de un nacionalismo español cada vez más excluyente e insolidario, como sostiene la derecha más recalcitrante. Se alzan contra los mini nacionalismos vasco o catalán desde la palestra de un nacionalismo castellano leonés, al que denominan español y que, ante la realidad europea y la revolución de las comunicaciones que nos acercan y descubren como inter independientes y cada vez más relacionados, resulta palurdo y anticuado.
Salvador Giner reconoce que a él siempre le ha interesado el “altruismo cívico”, de qué manera los ciudadanos se organizan para los otros. “Lo que ocurre es que no estamos bien educados. Vienen inmigrantes en masa, hay muchos españoles que han crecido con el televisivo Gran Hermano como referente, que no saben qué son, aparte de mileuristas. [la media de españoles que ganan en torno a mil euros al mes] Reconoce que hay una descomposición social gravísima que no tienen referentes. De ahí, esa sensación de orfandad y de desarraigo que padecen muchos jóvenes españoles y la generación de sus padres, que no la de sus abuelos. “Se da en las sociedades occidentales un alto grado de falta de orientación, a lo que nos ha llevado el capitalismo competitivo, una máquina de crear frustrados”. El llamado “pensamiento único” sostenido por los teocons, más que por los neocons que se tienen por liberales. “Y si no tienes una religión, cualquiera, te vuelves agresivo. A esta gente la frustras y mañana muerden”, dice el profesor Giner.
A la pregunta de la periodista C. Geli sobre la pérdida de la solidaridad y de ciertas convenciones sociales, responde que muchos padres actúan como si la escuela fuera un lugar para aparcar el niño y que allí ya le enseñarán lo que no les enseñan los padres. “Se le pide mucho a la escuela y nosotros no le damos lo que necesita. Si queremos una sociedad moderna necesitamos capital social y capital humano. Y eso se consigue con grandes escuelas. Además, antes había un respeto por el que sabía más que tú que se ha perdido. Somos una sociedad muy insolente”, afirma convencido y decepcionado a la vez. Hemos dado tantas cosas a nuestros niños que ahora les damos hasta insolencia. Insolencia y caos. Hay un problema de anomia o falta de ley. No tenemos creencias: somos indiferentes a la iglesia y al partido comunista, por simplificar así las ideologías. Estamos perdiendo referentes. Se disgregan los valores.
Porque el prestigioso sociólogo teme que estemos ante una sociedad en descomposición moral. “A esta sociedad le falta tensión moral. Y patriotismo”, dice. Giner entiende por patriotismo lo que otros denominamos civismo. Dice que “tanto en España como en Cataluña hay nacionalismo, pero no patriotismo. El que quiere a su país no destroza su paisaje o tira papeles al suelo. Eso es virtud patriótica. La media cívica española está muy por debajo de Holanda e Inglaterra. Eso es mesurable”.
Y ante la pregunta de que si nos podrían sacar de eso la sociedad de la información, responde que no cree en ella. “Es una inflación de información por unos medios tecnológicos que lo facilitan. De eso no puede venir nada bueno”. Reflexión pesimista que quizás se exceda ante una realidad de consumismo irracional, de desarrollismo inhumano que olvida una serie de valores con riesgo de perder sus señas de identidad. Las que hacen que los pueblos se reconozcan y vivan acordes con unas pautas y referentes acordes con los tiempos pero coherentes con una actitud ante la vida, más que con unas conductas determinadas.

José Carlos Gª Fajardo

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

16 comentarios

José Muñoz -

Los valores no cambian, simplemente cambia la importancia y prioridad que les damos; el concepto que se tiene hoy en día sobre algunos valores es muy distinto del que se tenía hace años, y no tenemos más que comprobarlo hablando con nuestros propios padres y abuelos sobre temas determinados.

Sergio Martín -

España no es un país como cualquier otro de Europa, tenemos una guerra y una dictadura muy reciente y una transición en la que todo el mundo quedo impune. Tenemos un concepto del patriotismo y del nacionalismo exacerbado y asociamos directamente los nacionalismos regionales con movimientos políticos de determinada índole mientras que el desvirtuado sentido del patriotismo que algunos llaman español recuerda preocupantemente en multitud de ocasiones a regimenes pasados.
Somos un país en el que todo esta politizado, relacionamos patriotismo no con respeto y preocupación por un espacio de tierra sino con una bandera que no nos representa a todos. En cuanto a la perdida de valores es evidente y terrible, creo que igualmente puede estar relacionada con una reacción exacerbada fruto de una opresión anterior que impuso determinados modelos. Ojala fuésemos mas cívicos y supiésemos separar política de ciudadanía, y respetar las normas básicas de convivencia y recuperando el respeto que en tantas ocasiones la sociedad ha perdido.

Sara Ayllón -

Pero todo esto es fruto de la educación que te inculcan desde pequeños. Si un padre o madre (por el motivo que sea) no le enseña a su hijo los valores realmente convenientes, y le enseña otros métodos de diversión por ejemplo, no sólo televisión, play station....pues es lógico que nos influya lo que se ve en televisión. No olvidemos que la gente ve una media de dos o tres horas de televisión al día (mínimo) más 8 horas de dormir, mas otras tantas de ir al colegio...el resto a que se dedican los niños?? a jugar con el ordenador, ver la tele, etc

María Agüero -

Hemos creado una sociedad bastante egoista...nadie mira por nadie y cada uno hace lo que mejor le conviene...la razón? la sociedad ha cambiado...

Alicia Martín -

Actualmente la sociedad ha cambiado mucho y más los valores de los ciudadanos. Ahora le damos más importancia a la televisión, por ejemplo, que a estar con nuestra gente. Estamos creando una sociedad individualista en cada uno mira por sí mismo y le importa muy poco la gente de su alrededor.

Rôvënty -

El patriotismo es un lugar de encuentro donde dos viajeros, hermanos, comparten el pan del camino

Patricia Bendala -

Como ya decía Manu Chao en uno de los capítulos de Voces contra la globalización, los niños de hoy en día se educan viendo la televisión y añadía: "la televisión no respeta nada así que ellos no respetarán nada"

Rocío Romero Molina -

La transformación de España de un país rural a un país urbano se produjo en muy poco tiempo .La gente se vio obligada a emigrar del campo a la ciudad en busca de trabajo y de mejorar sus condiciones de vida.

Rocío Romero Molina.

El paso de una sociedad rural a una sociedad urbana dio lugar a una situación de anomía y desorientación entre las personas. Se pasó a una sociedad en la que los seres humanos no sabían como actuar, interaccionar, sobrevivir, esto llevó a la aparición de diferentes trastornos: suicidio y enfermedades mentales(depresiones,fobias, estres, ansiedad) .

La multiculturalidad es enriquecedora para todos , en nuestra mano está el saber aprovecharla o no.Podemos intercambiar saberes y adquirir múltiples conocimientos.

Actualmente vivimos en una sociedad multicultural inhumana. Que rechaza o se muestra indiferente y a la vez cruel.

El nacionalismo es una muestra de la cultura de un pueblo ,que quizás quiere imponerse a los demás, al mismo tiempo excluye al resto de pueblos; es más enriquecedor una cultura tolerante y con lazos de unión entre todos los pueblos.

En nuestra sociedad abunda la descomposición social, la indiferencia y la pérdida de valores.

Lo que verdaderamente hace falta es la unión entre los seres humanos, tolerancia, respeto,empatía. Es mejor si estamos juntos que separados.

Sara Martín -

Que incongruencia tan grande la del nacionalismo!! Defendemos a capa y espada nuestro país contra los demás, nuestra comunidad contra el resto, nuestra provincia contra las otras provincias, nuestro pueblo y en última instancia nuestra familia contra la vecina. Y después de tanto nacionalismo y lucha por reconocer lo propio como lo mejor no nos preocupamos ni si quiera por la historia de nuestro pueblo, de nuestros abuelos. Estamos defendiendo algo que en realidad no sabemos ni lo que es ni lo que fue. Creo que en esto consiste el desarraigo del que habla el profesor. El nacionalismo actualmente ocupa todas las esferas, desde el fútbol hasta llegar al nacionalismo demagógico de los políticos. No nos damos cuenta de que poniéndonos en contra del otro estamos realmente enfrentándonos a nosotros mismos: somos parte de la misma historia.

Sylvia -

La sociedad de la información en la que estamos sumergidos ha sustituido en muchos casos los valores humanos o las tradiciones por el teléfono móvil o los videojuegos. Se trata de una sociedad de consumo donde todo se rige por quien tiene esto o se compró lo otro...Las señas básicas de identidad de las personas se han ido perdiendo hasta el punto de caer en una profunda anomia que impide valorar las cuestiones verdaderamente importantes en la vida.

alejandro estrada -

La sociedad actual está experimentando cambios continuamente, desde las nuevas tecnologías, cambios en la cultura, en el pensamiento... Esta situación, queramos o no, continuará y los valores se seguirán perdiendo, las tradiciones serán concebidas como algo del pasado, "de nuestros abuelos". Actualmente nos estamos guiando cada vez mas por la individualización, la comunicación que antes había entre la familia y los amigos se está perdiendo...

Diego López -

Vivimos en una sociedad en la que los medios no son de información, sino de desinformación. No es normal que un periodista, presentador del programa, dé un titular y junto a la noticia meta su opinión. Es una forma de manipular a los oyentes, que al fin y al cabo se dejan manipular.

Coincido con todo lo que dice el Giner. Estamos en una sociedad donde abunda el caos y la desorganización. Sin embargo dicen que después de la tempestad llega la calma. ¡Qué así sea!

Diego López -

Vivimos en una sociedad en la que los medios no son de informacio´n, sino de desinformación. No es normal que un periodista, presentador del programa, dé un titular y junto a la noticia meta su opinión. Es una forma de manipular a los oyentes, que al fin y al cabo se dejan manipular.

Coincido con todo lo que dice el Giner. Estamos en una sociedad donde abunda el caos y la desorganización. Sin embargo dicen que después de la tempestad llega la calma. ¡Qué así sea!

Dos Santos -

Aunque los tiempos cambien hay valiores que deberian permanecer pero hoy en día esto es muy dificl debido a que cada vez se dedica menos tiempo a la educacióny más a la televisión y claro asi es más dificil que todo funcione bien.

David Gamella Pérez -

El problema es que hemos sustituido los valores que antes gobernaban nuestras acciones, en vez de adaptarlos a los nuevos tiempos.

Teresa Montesinos -

Estoy totalmente de acuerdo con Giner. Hoy en día se están perdiendo los valores que anteriormente se aprendían en casa. Ahora son los medios de comunicación los que "comen la cabeza" a la gente y los que crean sus ideas, inpidiendo que pensemos por nosotros mismos. Además, vivimos en una sociedad que es cada vez más individualista, está desapareciendo el sentido de comunidad y esto está creando individuos cada vez más autónomos y egoístas.
Pienso que hay que tomar cartas en el asunto, pues es un tema muy serio que puede tener graves consecuencias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres