Blogia
J. C. García Fajardo

¡Al menos estamos hablando de este tema en todos los medios del mundo! Aunque sea para asombrarse, enfatizar las dificultades o llamarlo utópico o demagógico. Pero hablamos, antes era un sueño. No nos callamos.


El movimiento de personas sin techo, que bajo el nombre de Hijos de Don Quijote, ha acampado en París al borde del Sena y en otras ciudades francesas, ha logrado forzar la mano al Gobierno ante la gran cita electoral. Tras un llamamiento sobre este tema, incluido en el discurso de fin de año del presidente Jacques Chirac, el primer ministro Dominique de Villepin ha prometido que el 17 de enero presentará un proyecto de ley para hacer reclamable ante la justicia la obligación del Estado, en todos sus niveles, de proporcionar una vivienda digna a todos los ciudadanos. El derecho a la vivienda, que como nominal está en muchas constituciones, incluida la española, se equipara así con el de la sanidad o la educación, como una prestación y no una mera titularidad, en la línea abierta en 2002 por el Gobierno regional en Escocia con un programa que va hasta 2012 y pretende dar cobijo a los que carecen de una vivienda mínima.
No es un derecho fácil de aplicar. La actual mayoría conservadora en Francia eliminó en buena parte la obligación de reservar un 20% de las nuevas construcciones a los menos favorecidos. Ahora, el Gobierno francés prevé introducir este derecho en una primera etapa (2008-2012) para los más desfavorecidos (los que viven en la calle, los más pobres, o las mujeres solas con niños), a la que después se irán incorporando otros sectores de la población, con un plan para disponer de unas 600.000 viviendas sociales que faltan en la actualidad. En 2006 se han construido en Francia 140.000 viviendas sociales, pero el número de los sin techo ha seguido creciendo.
Este derecho a la vivienda existe en Francia desde al menos 1946, pero no se precisaba contra quién debía pleitear un ciudadano para que se le aplicara. Ahora será el Estado el responsable, aunque podrá delegar esta función en las regiones, departamentos y municipios, según la reclamen estos. La propuesta ha provocado revuelo en medios jurídicos. Muchos de ellos no consideran factible la judicialización de este derecho.
El paso dado por De Villepin tiene bastante carga demagógica, como casi todas las conquistas sociales a las que han tenido que acceder los Gobiernos en la Historia.. Pero entre la presión de los movimientos de ñ
la sociedad civil y de las inminentes elecciones, la falta de vivienda digna para casi un millón de personas se ha convertido en tema central del debate público. Las elecciones presidenciales y el discurso social de la candidata socialista, Ségolène Royal, hacen que todos los aspirantes al Elíseo, incluido el muy liberal Nicolas Sarkozy desde la derecha, hayan entrado en la carrera por impulsar programas sociales en Francia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

17 comentarios

gelys martinez mendez -

Creo que Alberto Luque tiene razón. A ver, a nosotros lo que nos interesa es el bienestar común y que el Gobierno se preocupe y solucione los problemas que hay. Ójala todos los Gobiernos se diesen cuenta de ello. Me parece una buena iniciativa para resolver un problema que está de siempre,y esperemos que no sea solo Francia el que tome esta de decisión. Si nosotros dejamos de tener esperanzas y luchar por ello... ¡en qué manos va a caer este mundo! Y cuando un problema está resuelto habrá que seguir teniendo fuerzas para luchar contra otros, porque muchas cosas hay que cambiarlas. Saludos

Cristina de la Llana -

Sea o no una estragia política al menos es un avance en un tema tan importante como éste. Todos deberíamos creer un poco más en las posibilidades que existen a la hora de cambiar la realidad en la que vivimos, de ese modo sería mucho más fácil que dicho cambio se produjese. Las cosas no son tan inalcanzables como muchos nos hacen creer, si luchamos con verdadera fe por ellas la utopía no estará tan lejos.

Por otro lado decir a Beatriz Saez, que no solo los jóvenes franceses se manifiestan por una vivienda; el pasado 23 de diciembre(y en otras fechas enteriores) hubo manifestaciones en toda España en las que miles de nosotros alzamos la voz para conseguir lo que considero un derecho.

Alicia Martín -

En un principio esto podría parecer una utopía, pero creo que se cumplirá. Como se puede comprobar (aunque la mayoría de las veces no resulte)manifestándonos y aunando nuestras fuerzas podemos conseguir algo.

Diego Plaza -

Desde mi punto de vista me ha parecido fundamental la actitud del pueblo frances, que se ha sumado a la petición y apoyo a los participantes. Como leí por ahí arriba, los jovenes franceses demuestran, bajo mi punto de vista, una vez más que su conciencia social está por encima de la de muchos de nosotros.

Paola Martín -

Me parece bien que el gobierno francés se movilize para que los desfavorecidos tengan una vivienda digna,esperemos que sea así y que no tengamso que presenciar de nuevo que el gobierno no cumple lo prometido.......

Diego López -

Los mayores inventos fueron utopías. Si no hay alguien que sueñe o que piense en una idea, no existiría este mundo. El mundo es una construcción material basada en unas ideas. Suena raro, pero así lo veo. Por lo tanto, mientras los sueños y las ideas nos hagan ver un mundo más justo, seguiré creyendo en esa justicia. ¡¡ADELANTE!!

Nesemu versus pusilánimes -

Actitud derrotista la de Silvia, y algún otro. Todo largo camino comienza con el primer paso. Los Gobiernos pueden exigir, para conceder licencias de construcción, en lugar de "comisiones", un 20% o un 30% de viviendas sociales. Hay muchas formas de ejecutarlo. Falta la voluntad de hacerlo, como durante décadas faltó la voluntad de reconocer la igualdad de las mujeres, las pensiones para todos los ancianos, la Sanidad aún para los que no cotizasen. Ahora para todos los residentes aunque no sean españoles. PODEMOS SI CREEMOS QUE PODEMOS. Noelia, amiga... y todos los demás. ¿No fue obligatorio el servicio militar durante dos siglos? Parecía imposible, también. En 1931, muchos en España, creían que la mujer no estaba capacitada para votar. Pero otros, como Clara Campoamor, lo lograron. ¡No sean pusilánimes!

Noelia (Roja) -

Cada vez se construyen más viviendas, pero a la vez se hace más difícil que puedan acceder a ellas grandes capas de la población: los que cuentan con salarios mínimos o bajos, aquellos o aquellas que van de trabajo precario al paro, o viceversa.
El precio de los alquileres ha quedado en manos del mercado libre sin que se haya establecido una alternativa por parte del Estado. Los tímidos esfuerzos sobre los alquileres públicos, que comenzaron a realizarse desde la Administración, han ido en acelerado retroceso hasta convertirse en algo exótico. No cabe ninguna duda de que la fiebre urbanizadora está unida a la fuerte especulación del suelo; las viviendas se convierten así en la inversión más ventajosa para aquellos que tienen dinero, aunque los que las necesitan no puedan acceder a ellas.

Irene Moreno Palmero -

Es una medida que favorecerá a muchos.Ahora podemos ver en todas las noticias la imagen de estos sintecho denominados los "hijos de Don Quijote" buen nombre, ya que se han enfrentado a grandes molinos de viento, como son todas las autoridades francesas, y lo mejor de todo es que han conseguido ser escuchados.

Alberto Luque para Noemí -

¿Y qué si lo hacen para ganar votos? Si lo cumplen y lo hacen bien... su objetivo es gobernar Francia lo que implica proporcionar bienestar a todos los ciudadanos y para seguir gobernando necesita votos... Todo lo que prometen los políticos es para ganar votos porque eso implica, gobernar, mantenerse en el poder en la política actual. Ojalá algún presidente como también ha dicho Chirac, pusiera un impuesto a todos los países que no cumplen o han firmado el Tratado de Kyoto (incluídos los Estados Unidos de América) aunque fuera para ganar votos. Ellos ganan votos y nosotros bienestar... todos contentos.
Perdón por la reducción simplista...

Silvia García -

Qué bonito es soñar! el Gobierno francés se hace eco del problema pero... ¿para cuando la solución? La esperanza dicen, es lo último que se pierde... espero que los "sin techo" vean esa esperanza cumplida realidad...
Si todo ciudadano tiene derecho a una vivienda digna, ¿por qué desde los comienzos no se aplicó? cada vez somos más y con menos espacio...

Nesemu para Noemí -

Por favor, Noemí, con esa actitud suya estaríamos todavía en las cavernas. Las grabndes conquistas de la Humanidad se hicieron realidad porque alguien las soñó primero para que otros las llevaran a la práctica. Yo, a mis años y convaleciente, me siento interpelado y me sumo a esta lucha por ver realizado otro derecho fundamental.

noemi -

La carrera por la conquista del voto.... lo de siempre.

Teresa Montesinos -

Me alegro de que el Gobierno francés asuma esta responsabilidad(que, en realidad, es algo a lo que tenemos derecho todos los ciudadanos,una vivienda) Por fin los más desfavorecidos van a poder tener un techo bajo el que cobijarse y, si no es así, al menos podrán manifestarse o culpar a una persona física por no cumplir lo prometido.

beatriz saez -

Los jóvenes franceses se manifiestan por una vivienda digna, y los españoles en contra de la ley del botellón...

Teresa Villar -

Es importantísima la movilización de los sin techo, porque sienta un precedente para protestas futuras y a demás se convierte en un grupo de presión social más que espero que obtenga los objetivos por los que lucha.
Desde aquí mis felicitaciones más sinceras los Hijos de Don Quijote. Una vez más se manifiesta que la uniónn hace la fuerza.

ulises lazaro -

¿Cuantas realidades fueron tachadas en su momento de utopicas? Como dijo Saramago hace un tiempo en Madrid: "la palabra utopia es una de las que mas daño ha hecho a la humanidad, pues significa un imposible; yo abogo por sustituirla por otra que permita hacer realidad cualquier sueño." No sé si funcionara la ley o no, pero lo importante es que sienta un precedente historico importantisimo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres