Blogia
J. C. García Fajardo

Dejemos ser libres a los palestinos

El profesor comparte las ideas que aparecen en este artículo de M.A Basteneir publicado en el El País y que podéis encontrar en: http://www.elpais.com/articuloCompleto/internacional/victoria/Israel/elpepiint/20061220elpepiint_12/Tes.

La victoria de Israel
  
Todavía no es la guerra civil, pero los palestinos parece que actúen en un escenario especialmente diseñado por el Gobierno de Ehud Olmert, en el que, nadie en Europa debería olvidarlo, figura Avigdor Lieberman, reputado por propugnar la deportación de los árabes israelíes a Jordania o dondequiera que sea, a extramuros de un Estado sionista territorialmente más que redondeado.
El guión merecería estar escrito por Israel, con el beneplácito del gran democratizador a sangre y fuego de Oriente Próximo, el presidente norteamericano George W. Bush. Las conversaciones para la formación de un Gabinete de unidad entre Al Fatah, del presidente Mahmud Abbas, y Hamás, del primer ministro Ismael Haniya, tenían que fracasar y ante el prolongado punto muerto, el jefe del Estado sin Estado resolvía convocar elecciones anticipadas, como efectivamente ha ocurrido, y el movimiento integrista y de terror, sintiéndose despojado de lo que había ganado en las urnas, o bien iniciaba entonces las hostilidades o, si no podía impedir que se celebraran los comicios, los boicoteaba antes que arriesgarse a perderlos. Mejor aún, la realidad acudía en auxilio en refuerzo de la teoría cuando Olmert anunciaba el lunes su apoyo al presidente palestino y, para hurgar más en la herida, su voluntad de reunirse con Abbas, para lo que no había mostrado ninguna prisa hasta la fecha. Más leña al fuego, porque a quien vote Israel es como darle el beso de la muerte ante la opinión palestina.
Y todo ello encaminado a generalizar el caos, si no el enfrentamiento abierto, en el que la llamada a elecciones pasa incluso a segundo plano, hasta el punto de que lo que menos importa es si van a tener lugar y hasta quién las gane. La destrucción progresiva de la sociedad palestina es el verdadero objetivo de una mecánica inexorable que comenzó, en su fase actual, con la supresión de la ayuda de la UE y Estados Unidos, y el impago de lo que Israel debe por exportaciones a través de su territorio a la Autoridad Palestina. Pero tanto como destrucción hay que decir suicidio porque, como actores disciplinados que son, Al Fatah al igual que Hamás interpretan su papel sin saltarse una coma. Hamás se niega a renunciar al terror y todavía menos está dispuesto a negociar un mutuo reconocimiento con Israel -que es cierto que el Gobierno de Jerusalén ni quiere, ni necesita- y así Estados Unidos y el Estado sionista se consideran legitimados para perseverar en su tenaza sobre un pueblo al que no reconocen, por mucho que vote, ni con Al Fatah ni con Hamás, como interlocutor válido.
Mahmud Abbas, que hace de la contemporización su mayor actividad profesional, da entonces el paso que enciende la mecha: unas elecciones con las que piensa recuperar el control del Gabinete, al tiempo que trata de que sus adversarios liberen, de grado o por fuerza, al soldado israelí que tienen en su poder desde hace meses; en sí misma, una medida prudente, pero que no dejará de envenenar más si cabe los ánimos en los territorios ocupados. Ha sido, sin embargo, Hamás quien primero arruinó su posición por mantenerlo en cautiverio, sin que eso haya servido a ningún propósito político digno ni identificable.
Al borde del abismo, que parece su forma preferida de expresarse, Al Fatah y Hamás tratan hoy de negociar de nuevo la formación de un Gobierno que tiene, en cualquier caso, cero posibilidades de ser aceptado por Israel y muy pocas por Estados Unidos. ¿Y Europa? Mira a los demás a ver si le dan alguna pista. Un acuerdo también, que si llegara, aunque significaría el enterramiento del proyecto electoral, difícilmente podría mover a Hamás a dejar de ser lo que es para persuadir al movimiento de que reconociera a Israel, ni a la Autoridad Palestina de Abbas a que admitiese que toda su mímica, a veces patética, para llamar la atención de Washington no sirve absolutamente de nada. Su antecesor y fundador del movimiento palestino, Yasir Arafat, también se estrelló ahí. Y en lo que ambas fuerzas coinciden, proponer como solución del conflicto la oferta de la Liga Árabe de marzo de 2002, de reconocimiento pleno de Israel por parte de todos sus miembros a cambio de una retirada israelí igual de estupenda, es algo que deja indiferente a Jerusalén, porque lo que quiere es territorios por paz en lugar de comprar la paz con territorios: alrededor de la mitad de Cisjordania y toda la Ciudad Vieja, como han dicho en numerosas ocasiones sus líderes, desde el inanimado Sharon al inerte Olmert, en violación de la resolución 242 del Consejo de Seguridad.
Pero la vida nunca se detiene y eso el árabe lo sabe mejor que nadie. Mientras los dos bandos se acechan a un paso del precipicio, en Jerusalén oriental los mercaderes palestinos, con la neutralidad implacable del negocio, venden banderines y gallardetes de las facciones enfrentadas: Al Fatah, Hamás, Yihad Islámica, y el Frente Popular para la Liberación de Palestina, que el visitante puede llevarse como recuerdo de la guerra que viene. Esa guerra sería la gran victoria de Israel.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

noemí -

Esta claro, que el conflicto israelí-palestino no se va a acabar mientras que EEUU siga respaldando a Israel y mientras que ningún organismo internacional (ONU)no tome conciencia de la gravedad del asunto y actue.

Viernes 29: "la ministra israelí negocia en secreto con los palestinos"

Emma Bernardo -

Gran Bretaña abandona Palestina en 1947. Desde entonces los judíos han ido ocupando territorios en contra de las resoluciones de la ONU, por ejemplo la resolución 242 del año 1967: "Insistiendo en la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por medio de la guerra y en la necesidad de trabajar por una paz justa y duradera en la que todos los Estados de la zona puedan vivir con seguridad [...] 1.i: Retiro de las fuerzas armadas israelíes de los territorios que ocuparon durante el reciente conflicto".
Habéis leído bien: 1967, una resolución hecha hace casi 40 años y que aún sigue sin cumplirse. Y la Comunidad Internacional, ¿por qué no obliga a cumplir todas resoluciones de la ONU? ¿por qué unas resoluciones se cumplen y otras no? Volvemos al tema de siempre: intereses económicos, el apoyo de EE.UU. a Israel...

Ignacio Álvarez -

De todas formas de que sirve que Hamás de un paso adelante y reconozca al gobierno israelí cuando ellos creen tener a Dios de su parte.
Más allá del bueno o del malo, antisemitismo, y etc, etc. si no se arregla todo este embrollo de oriente próximo, no sería raro que ocurriera algo como lo ocurrido en 1914 en Sarajevo. Aunque eso si, exagero...
Siempre ahi posibilidad para el díalogo. otra cosa es que tengamos los sentidos embotados por la fe ciega, el ansía destructora, el orgullo, la soberbia, y el tener la mente tan cerrada y dura como una piedra, con la vista fijada en un punto y encasillado en el.

Elia Pesquera -

Es cierto que no deberían considerarse unos buenos y otros malos, lo que pasa es que es inevitable. Cuando comparas la capacidad armamentística de unos y otros te das cuenta de la gran injusticia. Los Israelies bombardean un colegio matando a muchisimos niños y los palestinos reaccionan y solo matan a una mujer, eso si, los Israelies contestan amenazando de represalias. No pude evitar reirme cuando ví con que "misil" habían matado a la mujer. Parecia de juguete y ni si quiera había estallado. ¿le golpeó la cabeza o qué? Es cierto que todo este odio viene de mucho antes, pero, si todos reaccionasen igual que Israel y encima con el apoyo de Estados Unidos estaríamos perdidos!

Alberto Luque -

para Isabel: por fin alguien que va más allá del estúpido antisemitismo y antiimperialismo. Por fin!
Olmert y Kadima han engañado a todo el mundo y su centrismo se lo pueden meter donde les quepa. Cuando de verdad empiecen a hacer cosas de manera consensuada será el momento también de que Hamas dé un paso hacia adelante. Esos dos son los requisitos, que Israel tenga en cuenta al gobierno LEGITIMO de Palestina y que ellos reconozcan a Israel. ¿O no se hablaban los americanos con los soviéticos cuando los dos eran más violentos que Hamas casi?

Patricia Perez Camara -

En estas ocasiones es cuando me planteo para que fue creada la Unión Europea, para agachar la cabeza y esconderse cuando debe decidir su postura ante las tropelías que pasan en este mundo.
Es verdad que los palestinos no son unos santos, pero siendo los dos malos, Palestina tiene embargos, y esta siendo contestado sus ataques con piedras con tanques y misiles dirigidos por avión. ¿Cuando van a sancionar a Israel por sus ataques selectivos, masacres o por tener la bomba nuclear?
Vamos imponiendo la democracia por donde pasamos y no somos capaces de respectar lo que dice las urnas, cuando no nos interesa. Deberíamos dejar que se estrellaran ellos mismos con lo que han decidido.

jose navareño garrido -

Lo que qeda claro es que este asunto, viene de muy atras lo podemos remontar a la primera guerra mundial, pasan do por el acuedo de Sykes Picot, la declaración de Balfour, el tratado sevres.... hasta hoy lo que queda claro es que esto va a terminar en una guerra civil, por l que por favor que dialogen y que busqen soluciones, porque muchos niño seran, lo que peor parados salgan y realmente es muy injusto, asi que, que Dios nos pille confesados.

isabel muñoz -

La opinión pública ve a Israel como "los malos" y a Palestina como "los buenos".
Creo que no es justo y que en todo caso son igual de malos.
Lo que Israel hace es injustificable, pero lo que me lleva a mí a preguntarme es por qué se ha llegado a esta situación de odio y qué se puede hacer a estas alturas para solucionarlo.
Las respuestas sólo vienen cuando tenemos claras las preguntas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres