Blogia
J. C. García Fajardo

¿Que haría EEUU con los responsables de violar y asesinar así a una familia norteamericana?

"Mientras estábamos jugando a los naipes y bebiendo un whisky, surgió la idea de ir a una casa iraquí, violar a una mujer y matar a su familia". Ése es la declaración del sargento Paul Cortez, de 23 años, uno de los militares acusados en el proceso que se abrió el domingo en Bagdad por un supuesto caso de violación y asesinatos ocurridos en la ciudad de Mahmudiya (30 kilómetros al sur de Bagdad) el pasado mes de marzo. Dos agentes especiales del Ejército de Estados Unidos empezaron a relatar ayer las versiones de los hechos dadas por de tres militares en un proceso que debe decidir si son llevados a un consejo de guerra y condenados a muerte.
El agente especial Benjamin Bierce refirió al tribunal el resultado de su entrevista con James Barker, uno de los acusados. Según Barker, los soldados encerraron a un matrimonio y a su hija de seis años en una habitación de su casa y se quedaron en el salón con la hija mayor, de 14 años. Barker le sujetó las manos y el sargento Cortez la violó o "lo intentó". Luego los dos intercambiaron posiciones y Barker intentó violar a la joven, aunque tampoco recuerda si lo consiguió. Entonces Barker oyó disparos en la habitación donde estaba la familia, de donde salió el soldado Steven Green, quien sí violó a la chica mientras la sujetaba Cortez. Después Green regresó con un fusil de asalto AK-47 y disparó a la adolescente, relató Barker.
Green, de 21 años, no comparece en el proceso de Bagdad. Se enfrenta a los mismos cargos de violación y asesinato múltiple ante un tribunal federal de EE UU. Este soldado fue expulsado del Ejército por sufrir trastornos de la personalidad y se declaró inocente en su momento. (Si no es condenado alegando "trastornos de personalidad" entonces todo el ejército de EEUU debería retirarse de Iraq y pagar su reconstrucción, indemnizaciones y el lucro cesante, aparte de ser expulsado del Consejo de Seguridad. ¿Quimera? Pero es la realidad de estos crímenes de guerra que deberían pasar a la jurisdicción penal internacional).
En Bagdad son juzgados Barker, de 23 años; Cortez, de la misma edad, y Bryan Howard, de 19 años. Asimismo, un quinto militar, el sargento Anthony Yribe, es acusado de negligencia y de haber redactado un informe falso.
Estatuto de inmunidad  (Sinónimo de impunidad)
El caso, el quinto abierto por el Ejército estadounidense en Irak por crímenes cometidos por sus soldados contra la población civil, ha desatado la cólera de los iraquíes. El primer ministro, Nuri al Maliki, ha llegado a pedir que se revise el estatuto de inmunidad del que se benefician los soldados extranjeros en Irak.
El capitán Jimmie Culp, abogado de la defensa, hacía globos con su chicle ayer en Bagdad mientras Yribe, sentado a su izquierda, chupaba una piruleta. El tribunal escuchó también el testimonio del médico iraquí que examinó el cadáver de Abir Kasim Hamza al Yanabi. La chica de 14 años, estaba desnuda y quemada de cintura para arriba. Presentaba un impacto de bala debajo del ojo izquierdo.
Después del relato de Barker, el tribunal pasó a escuchar el de Cortez. El soldado precisó que Barker dijo a la joven que se callara cuando acabaron de violarla. Barker confesó que le echó queroseno de una lámpara sobre la chica, aunque no quedó claro quién fue él que le prendió fuego.
En declaraciones posteriores firmadas por Barker, el militar cuenta que el día de los hechos, él estaba reunido con Cortez, Spielman y Green jugando a los naipes y bebiendo whisky mezclado con una bebida energética. Después se dirigieron hasta la parte posterior del puesto de control donde estaban destacados, para jugar al golf. Entonces Green afirmó ante sus compañeros que tenía ganas de entrar en una casa y matar a algunos iraquíes. Después de la violación de la joven y el asesinato de sus padres y su hermana, Barker se puso a asar alas de pollo, según recuerda en sus declaraciones.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

millán -

Yo era ese padre. Yo era esa madre. Yo era esa niña de 6 años. Yo era esa niña de 14 años. Yo lloré, y quise matar, y sufrí dolores horribles, y me volaron la cabeza. Ahora sólo me queda un asco irreductible a la especie humana, y la vergüenza más repugnante de formar parte de ella. Me voy a asar unas alas de pollo.

Sonia Sanz -

..."y se puso a asar alas de pollo"...

Como el que vuelve a casa después de una rutina insignificante y se dispone a cenar. Sin que importe nada más, automáticamente.

Jorge P. -

En la guerra no todo vale. Ni los países son casillas de un tablero de ajedrez ni las personas son cosas a merced del invasor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres