Blogia
J. C. García Fajardo

Sabiduría universal. Tao Te King: 1 El Tao

El Tao Te King fue escrito hace unos dos mil quinientos años, quizá por un hombre llamado Lao Tsé (Maestro Lao) que vivió en la misma época que Confucio, aunque eran diametralmente opuestos. Pero ambos son fundamentos de la sabiduría china. Existen muchas leyendas acerca de su origen. Algunos dicen que el Maestro Lao quería huir decepcionado de los cortesanos y de la vida política de su tiempo (¡). Al pretender cruzar la "frontera" cayó una gran nevada y el guarda tuvo que albergarlo. En pago, dicen que pidió a Lao Tsé que le hablase de su sabiduría. Ese (?) parace ser el origen del probablemente más sabio libro de la Historia. Al menos, para mí, es uno de los fundamentales. Habla a personas de todo el mundo y de todos los tiempos, como si se hubiera escrito ayer.
Me serviré de la versión de Ursula K. Le Guin, editada por Debate, en su colección "Siete Libros para acercarse a Oriente".
Escribe la autora en su Introducción: "Es el más fácilmente amable de todos los grandes textos religiosos, divertido, agudo, tranquilo, modesto, indestructiblemente provocador e inagotablemente refrescante. De todos los manantiales profundos, es ésta el agua más pura. Y para mí, es también el manantial más profundo".

Cada noche, ya en la cama, suelo leer alguna página del Tao Te King. Me propongo hacerlo ante este ordenador y compartir, noche a noche, su sabiduría. No os amilanéis, no tratéis de "comprenderlo", déjaos empapar y ya llegará el momento en que lo "entendáis" sin daros cuenta. Ojo, el primer capítulo es el más difícil de todos pero lo abarca todo. Siempre he dicho en clase: "No se fíen de mí, pero confíen en mí"

Hoy, del Libro Primero, cap. 1: El Tao

El camino que puedes recorrer
no es el auténtico camino.
El nombre que puedes pronunciar
no es el auténtico nombre.

Cielo y tierra
comienzan en lo innominado:
el nombre es la madre
de las diez mil cosas. (+)

Así, sin pretenderlo,
el alma ve lo oculto,
y el alma que lo pretende
sólo ve lo que quiere.

Dos cosas, un origen,
aun diferentes en nombre
cuya identidad es el misterio.
¡Misterio de todos los misterios!
La puerta de lo oculto.

(+) En China, sinónimo de "todas las cosas", como "ta panta" en griego, "omnia" en latín, las "mil y una" en árabe etc

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Retama -

Pau colega dedicate a otra cosa, que se sepa Lao Tse jamás mostró desprecio alguno por las mujeres, al contrario fué uno de pioneros en la lucha por la igualdad de la mujer, solo tienes que leer el Tao Te King entre lineas (que es como hay que leerle)...

Y por lo que veo lees sabiduria oriental con el enfoque de la "mente única" occidental y así te vá...

Pau -

No es bueno fiarse de las citas de los sabios. A veces se contradicen entre ellas, incluso las recitadas por uno de ellos.
Muchas son bellas y embriagadoras, pero si las analizas te das cuenta que muchas de ellas son estúpidas y engañosas.
Ahora no recuerdo, pero creo que Lao Tse fue quien demostraba un especial desprecio por la mujer, considerándola algo más que un bicho.
Igual me equivoco, pero... no sé, pienso que no.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres