Blogia
J. C. García Fajardo

Sudán es una marioneta que causa cerca de medio millón de muertos. No sólo en Darfur desde hace 4 años, sino desde hace 20 con una guerra civil que costaba 1 millón de $ al día

El informe de los expertos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU divulgado ayer confirma lo que se sabe desde hace años, pero nadie impide: que el Gobierno sudanés no sólo no protege a la población de Darfur de las atrocidades que viene sufriendo desde hace cuatro años, sino que él mismo ha orquestado y participa en los crímenes de guerra y contra la humanidad que se vienen cometiendo en la región más occidental del país africano, y que Estados Unidos califica abiertamente de genocidio.
Darfur es uno de los más siniestros episodios contemporáneos de vulneración masiva de los derechos humanos elementales, con el agravante de que se perpetra en la impunidad más absoluta y con la manifiesta pasividad de las potencias democráticas occidentales. Las aberraciones de Darfur (violaciones sistemáticas, incendios de cosechas y viviendas, saqueos de propiedades, torturas a gran escala, todo ello documentado pese a la catarata de impedimentos de Jartum) ocurren en un territorio misérrimo del tamaño de Francia. Han muerto por ellas alrededor de un cuarto de millón de personas y más de dos millones han tenido que huir de sus chozas desde que, a comienzos de 2003, las tribus negras de origen africano se alzaran contra la opresión histórica del Gobierno mayoritariamente árabe de Sudán.
El dictador y presidente Omar al Bachir no sólo ha impedido a la ONU que investigue desde dentro estos crímenes cometidos por su Gobierno y sus aliados sobre el terreno, sino que tiene a gala no entregar a la Corte Penal Internacional a ningún sudanés reclamado por ello. Recientemente, la CPI ha citado como sospechosos de atrocidades al que fuera ministro encargado de Darfur y a un jefe de las milicias árabes que ejecutan con ayuda del Ejército sudanés los designios de Jartum.
El impune Gobierno sudanés no se limita a boicotear a los tribunales internacionales, pese a que una resolución del Consejo de Seguridad de hace dos años le obliga a cooperar con la CPI. También ha vetado la presencia en su país de los expertos de la ONU que han elaborado el informe sobre derechos humanos divulgado ayer, a los que en diciembre prometió visados para llegar a Darfur. Y Al Bachir, con la complicidad manifiesta de Pekín y Moscú, que tienen crecientes intereses económicos en el país africano, ha conseguido impedir hasta ahora el despliegue en Darfur de una fuerza seria de interposición de la ONU, que sustituya al contingente ceremonial africano incapaz de ejercer la más mínima autoridad en la región devastada. Un sonrojante récord de infamia, que no afecta tan sólo a Sudán, sino a la entera comunidad internacional que no hace nada serio para impedirlo.

¿Qué se hubiera podido hacer con esos millones de dólares invertidos en las mejoras del país? Pero los señores de la guerra les han vendido armas y mantenido la aparente "revuelta" del sur

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

17 comentarios

Sylvia -

Es más que necesario que la opinión pública se conciencie de que en el mundo suceden este tipo de injusticias y sobretodo que luche para reivindicar el mal más innecesario del planeta: la guerra. Coincido en que son inútiles y que el dinero destinado al armamento para llevarlas a cabo, es dinero tirado a la basura mientras en las 3/4 partes del mundo la gente se muere por escasez de recursos..."que paradoja"; pero resulta que aún siendo concientes la comunidad internacional no actúa y la ONU podría hacer más, pero no quiere o no debe...

jose navareño garrido -

Yo creo que ya es hora de que se den cuenta de que 1- las guerras no llevan a nada, 2- es un gasto tonto, 3- con ese gran gasto se puede hacer que mucha gente pobre pueda comer.No se debe quitar la vida a un niño en una guerra , bueno en general a nadie, sino que lo que deberiamos hacer seria alegrar su vida. Basta ya de gastar dinero en armas y mas ayudar a países subdesarrollados.

Sergio Martín -

Vergonzosa la actuación del gobierno sudanés pero no menos vergonzosa la de el nuestro o la de cualquiera de los gobiernos que se auto denominan “democráticos” pues el crimen no lo comete solo el que lo efectúa sino el que lo observa y consiente. En cuanto a nosotros, ciudadanos, también somos en parte cómplices del horror y por ello, para poner fin a esta abominación que se ceba con quien intenta lograr la libertad, que destroza la vida de miles de civiles, es deber de todos empujar a nuestros gobiernos a intervenir con la mayor celeridad posible porque quizás mañana será tarde. ¿Cómo nos juzgará la historia por mirar y no actuar?

Alberto Luque a Teresa -

Sudán no es un país pobre. Nos callamos porque no son el objetivo comercial de USA, lo es de Rusia y China, enemigos del imperialismo yankee.

Jarkoe -

Unos tienen el poder y otros sufren sus abusos. Me pregunto qué será de la rutina, cómo dolerá y hará sufrir. Cada día, cuatro años, veinte. Supongo que los infames nunca se lo preguntan. Los señores de la guerra sólo desea los beneficios, aunque sea dictando con cada negocio el destino de tantas personas. Y la Comunidad Internacional... Bueno, también tendrán su trozo de tarta. Otras veces no calla tanto.

Teresa Montesinos -

¿Que los EEUU lo califican de genocidio? menudos hipócritas...
Tanto dinero malgastado en las malditas armas y miles de personas muriendo de hambre, pero claro como son pobres a nadie le importa.

María Vindel -

La justicia internacional es conciente de estos horrores, pero no pueden hacer nada, no solamente es lenta sino también es inutil.
Es paradójico la clasificación de genocidio por parte de Bush.

Jorge Inarejos -

Las armas es uno de los inventos más temibles creados por el ser humano, pues destruye la vida con el más mínimo esfuerzo.
¿Cómo es posible que se invierta dinero en esto?
El mundo cambiará para mejor, cuando la inversión de esas inmensas cantidades de dinero se concentre en otros campos como los de la educación, la sanidad, la pobreza...

Alicia Martín -

Esta guerra no interesa a la opinión pública porque tan solo es un país del Tercer Mundo, pues sí, es igual de importante porque siempre acaban muriendo y pagando las consecuencias los mas inocentes.

Alberto Luque -

Como EEUU no ha entrado en guerra en Sudán no nos manifestamos... ¡qué hipócritas!
Como cuando los franceses actuaron en Costa de Marfil y mataron civiles inocentes, no eran americanos, no es problema nuestro entonces...

Belén -

Los negocios del odio y de la miseria generan dinero. Especialmente, en los lugares equivocados.

paula benito -

Estoy de acuerdo con carpintero mientras se sigan demandando armas seguirán existiendo estos conflictos porque alguien las vendera. Patético pero cierto.¡Parece la Edad Media!La realidad supera a la ficción.Estas cosas no se cuentan porque se cree que no interesa a nadie,pero son vidas de seres humanos.Me parece una crueldad y que nada haga nada es penoso.La unión hace la fuerza.Agámoslo.

Carpintero -

yo te vendo, tu me pagasy mantienes el conflicto en alza para que las armas se vendan como churros. el truco está en mantener la demanda.

gelys martinez mendez -

¡No solo lo que se puede hacer con tantos millones perdidos en la compra de armas! Todo lo que se podría hacer con las personas que están siendo asesinadas, personas inocentes que han tenido la desgracia de caer en manos de unos desalmados. Como dice Sara, está en las manos de los ciudadanos cambiar estas injusticias, sobre todo porque aunque lo veamos lejos, no lo está. Y sobre todo porque son humanos, son nuestros hermanos y como he leído "[...] también nosotros somos africanos". Saludos.

Sara Martín -

Como dijo Saramago, la opinión pública es la otra gran superpotencia. Una vez conocidos y divulgados estos hechos por la prensa, está en nuestras manos, las de los ciudadanos, el movilizarnos en masa y reclamar justicia. Sólo así se consiguen cambios; con la presión de la gente de a pie, de los votantes, los grandes dirigentes se ven obligados a actuar pues a ellos mismos les interesa quedar bien. El caso es que tenemos que hacernos eco de lo que ocurre, sensibilizarnos con el tema y pasar a la acción. Siempre hay lugar para la esperanza.

Patricia Bendala -

Conflicto difícil por lo que leo.Me parece curioso que el señor Bush, precisamente él, lo califique de genocidio...y no porque no lo sea, está claro. Este tipo de guerras suelen pasar desapercibidas a los ojos occidentales porque nadie se procupa de que "4 negros se líen a tiros" y sin embargo son cosas muy serias. ¿Más de 2 millones de refugiados? No es como para mirar hacia otro lado. Y mientras tanto ya ven, se empeñan en poner trabas a los expertos de la ONU que quieren investigar allí.

Diego López -

¿Cuándo se van a dar cuenta que con el dinero de comprar armas podrían dar de comer a personas que lo necesitan? Las armas, además de costar dinero, quitan la vida. Es decir, entre el dinero que gastan que podría ser útil para los que necesitan comer y las muertes que causan las propias armas, la conclusión es que ganan las mafias ("gubernamentales") y mueren las personas.

Salud.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres