Blogia
J. C. García Fajardo

¿"Hartos de Política" o de los políticos?

Sostiene Andrés Ortega, en un lúcido artículo, que los españoles, y no pocos europeos, están hartos de la política. Y esto es grave porque se deja el campo del bienestar social, del auténtico progreso y de la justicia a arribistas y coyotes que insultan a la inteligencia de los ciudadanos. En Grecia, denominaban "idiotés" a los ciudadanos que no participaban en la cosa pública. Son memorables las palabras de Pericles, que recoge Tucídides, y que deberían despertarnos de la modorra que padecemos y exigir a nuestros mandatarios (diputados, alcaldes, concejales etc) que dejen de aprovecharse de sus cargos y sean coherentes con la responsabilidad que les hemos encomendado. Verlos y oírlos en los medios produce vergüenza ajena. Como los atenienses, deberíamos de enviar al "ostracismo" a la mayor parte de estos garrulos.  Han prostituido el Parlamento, viven de las listas cerradas, forman una mafia de intereses y se insultan de forma atroz y esperpéntica. Que en una democracia constituida y consolidada, un partido de la oposición, abandone su verdadera función en el Parlamento y llame a las masas a manifestarse contra el Gobierno legítimo, y a "rebelarse" y a la "objeción de conciencia" sólo manifiesta que, para muchos, era más cómodo el régimen de partido único, la extrema derecha más recalcitrante y obscena, y una policía eficaz y contundente. Siguen creeyendo que tranquilidad proviene de tranca ¡Pues no hay, que digamos, temas fundamentales de los que ocuparnos en lugar de actuar como títeres de demagogias obsoletas e infecundas! El gran analista Andrés Ortega dice que estamos "hartos de política", yo temo que se trate de algo peor y que tenemos que denunciar a tiempo. No nos merecemos a esta tropa de políticos degradados e insolventes que padecemos. Nesemu
"Hay un hartazgo de política. El último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociales) pone de relieve el poco caso que los ciudadanos españoles le prestan. Los sentimientos que más inspira la política son los de desconfianza, indiferencia y aburrimiento. La política, junto a la religión, es de los aspectos que menos importancia tienen para los españoles, frente a la familia, los amigos y el tiempo libre. Según ese sondeo, más de un 58% nunca o raramente habla de política con sus amigos y familiares, y otro tanto no lee, o lo hace con menor frecuencia, las secciones políticas de los periódicos, ni ve ni escucha programas sobre política en radio o televisión,  exceptuados los noticieros. Un 76% tampoco usa Internet para informarse acerca de la política. Ahora bien, no es mero pasotismo. Pese a que la satisfacción con el funcionamiento de la democracia nacional se ha reducido en la UE desde su mayor nivel (60%) en 1999 para situarse en un 56%, según el Eurobarómetro, en España es de las más altas: 71%. Y según el CIS, los españoles, en más de un 60%, consideran que la política tiene una gran importancia en la vida de cualquier ciudadano, y que el voto es la única forma para la gente de influir en lo que hace el Gobierno. Los presidentes del Gobierno de la democracia española estaban todos en sus cuarenta cuando llegaron a La Moncloa.
Sin caer en el Gobierno por sondeos, es necesario que los políticos no den la espalda al sentir de los ciudadanos. Lo contrario puede conllevar un precio elevado, como se vio en Francia con el referéndum sobre la Constitución Europea. A este respecto, Sarkozy es el único de los candidatos con posibilidades que no se ha comprometido a someter a una nueva votación popular el eventual nuevo Tratado. Si llega al Elíseo, y no lo hace, la legitimidad europea saldrá dañada.
En Europa, la política puede ser víctima del éxito de la Unión Europea, y especialmente de la unión monetaria, pues ha encorsetado las políticas económicas, las ha dejado "a prueba de política", a prueba de cometer desatinos. La militancia en partidos políticos o en sindicatos, en España -y en el resto de Europa-, es mínima, así como la pertenencia a asociaciones religiosas, deportivas, culturales u otras, a diferencia de EE UU donde, sin embargo, el llamado capital social merma. Los partidos parecen haberse convertido en máquinas para ganar elecciones y repartir puestos de trabajo. La gente, sin embargo, quiere poder participar y que se tomen en cuenta las opiniones de los ciudadanos a la hora de gobernar. Acabamos de ver un ejemplo en las dificultades de Prodi en Italia, donde no es sólo la posición de una minoría en la izquierda, sino que una mayoría (62%) de los italianos y más aún (73%) de los que apoyan a este Gobierno quiere que sus tropas se marchen de Afganistán. Son avisos de mayor calado que las intenciones de voto inmediatas, pues reflejan una profunda crisis de la política".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Teresa Montesinos -

Harta de los políticos y de que conviertan cualquier tema en motivo de discusión y de riñas al más puro estilo salsa rosa.

jose navareño garrido -

Una cuestion más, los políticos y sus mentiras. Yo tengo claro que muchos hios que ceemos que ellos manejan, realmente no los manejan. Pero con todo y con eso, ellos solo que mienten, da igual de que partido sean solo importan sus intereses. No importa que los ciudadanos nos preocupemos, porque al final ellos haran lo que quieran

Cristina de la Llana -

Rotundamente el problema son los políticos, la política es necesaria pero si verdaderamente cumple su función. En el caso de España la situación en mi opinión cada día es más indignante. Los partidos políticos principales no hacen más que reproches continuos, la mayoría sin sentido, en lugar de trabajar por mejorar la sociedad. Además últimamente muchos parecen empeñarse en hacer creer que en España solo hay un problema(todos sabemos cuál), cuando en mi opinión hay cosas más graves que nos afectan. Lo más triste es que se consigue manipular al pueblo y que también lo crea...espero que recuperemos el sentido común, y lo que es más importante lo recuperen nuestros políticos.

GaSkY -

la verdad es que estamos hartos de la política, a causa de los políticos.

no interesa que la gente se preocupe por temas tan trascendentales como la vivienda, o la inmigración, prefieren mantenernos al margen para tener ellos el poder, y la mejor manera es apartarnos sin que nos demos cuenta: hartarnos de política

Sara Ayllón -

Luego diranque no nos interesan los temas de nuestra sociedad, que no se puede ser "a-político"... pero en muchos casos habría que ser "a- políticos". L apolítica es necesaria para el mejor funcionamiento del país, pero ciertos políticos ¡no!

leache -

Era de esperar. La política española ahora mismo es Rajoy tirando "mierda" al PSOE y Zapatero defendiendose como puede... A mi esto en particular me da náuseas, todo está centrado en el mismo tema que todos sabemos. Concuerdo en que son los políticos los que dan grima, la política ha sido necesaria y siempre lo sera.

alejandro estrada -

No me extraña nada que la gente se esté cansando de la política, y en especial de los políticos; todos son iguales, la gente está cansada de tanta mentira, da igual si son de izquierdas o de derechas, todos nos mienten,. Pienso que ocultan al pueblo cosas que deberíamos saber.

Irene Zugasti -

Los resultados del barómetro son la muestra del hartazgo y la indiferencia general. Tal y como actúan los políticos y los partidos hoy por hoy la postura mas normal es el desencanto total hacia la política que se está haciendo.( ultimamente centrada siempre en lo mismo ¡cómo si no hubiera más cosas en que pensar! ) O peor aún, creerse el discurso fanático y cansino de unos cuantos, que empieza a ser preocupante.
Pero hay que saber separar política de políticos, la política es necesaria, y permanecer ajenos a ella es un acto de ignorancia. Los políticos son otro cantar, y es que cada vez hacen menos "política" y más circo.

M. Ossorio -

Como bien se está diciendo ya por aquí, quizás lo que harta a la gente no es la política, que sin duda es necesaria, sino los políticos. No parece que se ocupen de hacer su trabajo (que recordemos que consiste en trabajar para dar lo mejor de sí mismos al pueblo) sino que se ocupan, más bien, en pelearse como niños. "Tu haces, yo deshago" "tu me dices, yo te digo" ¿A qué juegan? Y lo peor de todo es que juegan con nosotros. Pero claro, nosotros nos callamos y nos ponemos del lado de alguno de ellos, cuando lo que tendríamos que hacer es darles a entender que estamos hartos de su manera de entender la política. Queremos profesionales, no riñas de guarderia.

¿No se enteran aún de eso? Cuando votamos a alguien no es para que discutan entre ellos, haciendo del Congreso algo similar al plató de A tu lado. Un poco de cordura, por favor.

Pero no toda la culpa es de los políticos: los medios y el pueblo mismo participan activamente en este intercambio continuo de descalificaciones y malas palabras. Nosotros deberíamos poner la cordura que ellos no ponen. Y los medios, por supuesto, suavizarse algunas veces, que también se exceden un poco.

Esperemos que cambie esta dinámica que a todos perjudica.

David Gamella Pérez -

Creo que estamos cansados de que una vez llegados al poder los políticos hagan lo que les venga en gana, sin tener en cuenta lo que antes prometieron o lo que opine el pueblo. Esto provoca una gran desconfianza hacia los gobernantes y que dejemos de luchar para que ellos cumplan su deber con justicia. Debemos abrir los ojos.

Javi -

Todos los medios llenaron sus portadas la semana pasada diciendo que lo que ocurrió en el partido Betis-Sevilla fue culpa de los dirigentes. Perfecto, pero hablamos de deporte. Si en deporte, esto acabó con un botellazo en la cabeza a un profesional, ¿qué puede pasar en aspectos que afectan a nuestra vida, como la política?
¿Por qué nadie critica la situación actual de la política española? ¿Por qué ningún medio estudia de la misma manera las declaraciones incendiarias de los representantes de los partidos?¿Por qué algunos medios contribuyen a la división? ¿Por qué nadie refleja que no se puede hablar de política entre amigos sin alzar el tono y terminar con un "vamos a hablar de otra cosa"?
No hay que dejar de tomar partido en la política española, pero ni los políticos se acercan al pueblo ni los medios calman los ánimos. Es algo que tenemos que cambiar.

Azahara Corrales -

A mi me hicieron mucha gracia las declaraciones de Mariano Rajoy hace algun tiempo en las que decia que para ser presidente en España se deberia exigir algo mas que ser español y tener dieciocho años, con esta frase Mariano Rajoy nego de un plumazo el derecho de todos nosotros de poder hacer lo que el esta haciendo, aqui me planteo si viendo la situacion actual cualquiera de nosotros , tan solo con nuestra nacionalidad y un carnet que nos acredita la mayoria de edad ,¿no podria hacerlo mejor que cualquiera de nuestros politicos?. Creo que hoy en dia los politicos se han olividado auquello que les movio para lograr llegar hasta hay, y que ahora solo se mueven por sus propios intereses y los de los suyos. Por eso creo que cualquiera de nosotros podria hacerlo mejor, porque creo que ellos no estan haciendo nada.

Gloria García -

El fanatismo es otro de esos conceptos a añadir en la lista de defectos de algunos políticos. La política es bella y es historia por habernos hecho civilizados; hagamos "historia" de los políticos actuales.

edu -

No es sorprendente que los ciudadanos están cansados de los políticos. Y es que, bajo mi punto de vista, la política ha dejado de serlo y se ha convertido en una lucha personal entre dos partidos que lo único que buscan, no es atraer a la población mediante sus actos para mejorar el bienestar social, sino con una demagogia que raya lo grotesco, puesto que muchos de ellos (s0obre todos los líderes de los partidos) se dedican a insultarse de la forma más vulgar que conocen, algo verdaderamente lamentable.
Si los políticos no cambian su actitud pueden encontrarse en un futuro no muy lejano con que todos los ciudadanos les den la espalda.

Jose Muñoz -

Como respuesta a esa pregunta, claramente harto de políticos. La política, necesaria y muy importante, está manchada, corrupta (palabra muy al uso en estos tiempos de escándalos políticos); se desvirtua la política, y quienes la hacen, los políticos, se pierden en análisis y actuaciones subjetivas, donde no se mira por el bien común.
Me parece una pregunta muy acertada, porque podemos partir de ella para analizar la situación política y los sentimientos que produce (indiferencia, aburrimiento, decepción, desconfianza...) _
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres