Blogia
J. C. García Fajardo

Estos datos del Ministerio de Asuntos Exteriores echan por tierra la versión del Portavoz de Exteriores del PP Gustavo Arístegui que sostenìa que fueron viajes de diplomáticos no de policías

Aznar envió también a agentes del CNI a interrogar a detenidos en Guantánamo
EE UU autorizó las visitas a su base con la condición de que tuvieran carácter policial y no diplomático

Sólo dos meses después de que Estados Unidos comenzase a encerrar en las jaulas de su base militar de Guantánamo a detenidos en Afganistán y Pakistán, agentes del servicio secreto español viajaron a Cuba para interrogar a varios de los encarcelados por el Gobierno norteamericano. Así consta en los telegramas que recibió el Ministerio de Exteriores del Gobierno de José María Aznar (PP) desde marzo de 2002, seis meses después de los atentados del 11-S en Estados Unidos. En esos telegramas, la delegación diplomática española en EE UU informaba sobre los detalles de las visitas.
El 6 de marzo de 2002, el ministerio de Exteriores recibió un despacho sobre la visita de los diplomáticos "junto a funcionarios del Ministerio del Interior y del CESID a supuestos españoles tras acción bélica en Afganistán". La información precisaba que los "contactos con los detenidos se producen siempre en presencia de representante militar americano y miembros del servicio de inteligencia". El despacho habla de "interrogatorios" que seguirán durante los dos próximos días y explicaba que estaban "siendo grabadas por medios acústicos y visuales".
Los presos a los que interrogaron los agentes del servicio secreto español en aquel mes de marzo de 2002 eran Abderrahaman Hamed (nacido en Ceuta) y el supuesto Redwan Abdusalam, que tras el interrogatorio reconoció que su nombre verdadero era Lahcen Ikassrien (nacido en Marruecos y con residencia en España).
La información que llegó a Exteriores dando cuenta de la visita de marzo señalaba que el general estadounidense encargado de la base de Guantánamo planteó desde el primer momento que la visita no podía tener carácter diplomático: "Dijo que tenía obligación de preguntar si se trataba de una misión consular, dando a entender necesidad que respuesta fuera negativa. También advirtió sobre extrema peligrosidad de alguno de los detenidos, por lo que subrayó necesidad de respetar en todo momento estrictas medidas de seguridad en el recinto de la detención".
Grabados en vídeo
En los interrogatorios a los detenidos, los funcionarios españoles estuvieron en todo momento acompañados por sargentos de los marines, un intérprete del ejército de Estados Unidos y un representante del FBI. "Todas las entrevistas fueron grabadas en vídeo por el miembro del CESID, habiendo puesto a disposición de las autoridades americanas copia de dicha grabación, como habían solicitado", señalan los informes oficiales.
Los agentes españoles tomaron las huellas dactilares de Hamed y reconstruyeron su historia en la entrevista. El informe a Exteriores relata todos los pasos de Hamed hasta su llegada a Afganistán, huida a Pakistán y posterior detención. "A preguntas delegación española manifestó no saber si volvería a integrarse en Jihad". Tras esta primera declaración, la misión española volvió a interrogarle al día siguiente en Guantánamo para que aportara más detalles.
Al segundo detenido, Lahcen Ikassrien, le entrevistaron los miembros de la delegación española en el hospital de la base "donde se reponía de unas heridas en brazo, piernas y mano que había sufrido como consecuencia del bombardeo en Afganistán". Durante el interrogatorio contó que estuvo dos años, desde 1995, en la cárcel de Valdemoro por tráfico de drogas y que, desde entonces, "había estado en contacto regular con la Brigada de Información de la Policía". "Al cabo de casi dos horas de conversación reconoció que su nombre era Lahcen Ikassrien". El segundo día añadió que durante su estancia en Afganistán no tuvo problemas con los talibanes y que poseía un Kaláshnikov "como todo el mundo".
Después de aquella primera visita hubo más interrogatorios en Guantánamo. La policía regresó en julio durante cuatro días para interrogar a 13 detenidos (entre ellos Hamed e Ikassrien) dentro de una misión, sin autorización judicial, para obtener información con la que combatir el terrorismo islamista en España.
Los policías que estuvieron en esa visita de julio llegaron a testificar en la Audiencia Nacional durante el juicio que desembocó en el encarcelamiento de Hamed. El Supremo terminó absolviendo a Hamed y declarando nulas las pruebas aportadas por los policías que interrogaron al detenido en Guantánamo.
El Gobierno de Aznar, para entonces, ocultaba al Congreso que
en las visitas a los presos de Guantánamo supuestamente españoles había funcionarios del Ministerio del Interior y del servicio de inteligencia. "Periódicamente se desplazan a Guantánamo funcionarios diplomáticos de la Embajada de España en Washington con el fin de visitar a nuestro compatriota y comprobar la evolución de la situación. Hasta el momento ya se han realizado tres visitas", señalaba el Gobierno en una respuesta fechada el 22 de julio de 2003.
La tercera visita (además de las de marzo y julio de 2002), se llevó a cabo en la semana del 20 al 24 de enero de 2003. "Autoridades norteamericanas cooperaron plenamente en desarrollo visita que entendieron se realizaba a efectos estrictamente policiales y de información", señalaba el despacho remitido al Ministerio de Exteriores.
La conclusión de la delegación española quedó por escrito: "Autoridades americanas continúan sin admitir que se le preste asistencia consular y no hay ninguna previsión sobre cuándo definirán las responsabilidades que se le imputan, su consideración conforme a las normas internacionales y el tiempo que durará su situación, como se les requirió".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Emma Bernardo -

Mentira tras mentira; obtienen el voto del ciudadano y creen que ya tienen carta blanca. Se les descubre el pastel y ni se sonrojan. No dan explicaciones, pero cuando se encuentran en la oposición, no hacen más que pedirlas; exigir y exigir. Ya se sabe; se ve antes la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro. Por favor, un poco más de autocrítica.

Carpintero -

nos engañan, y tan panchos.

jose navareño garrido -

Todo esto es una verguenza nosotros deberiamos saber las cosas que ocurren y lo que hacen los gobiernos deberia estar en nuestro conocimiento, ya que ellos estan en el poder gracias a nosotros.Me parece lamentable criticar lo que hace un país como Estados Unidos y luego a escondidas apoyarlo, eso si que no me lo esperaba.

Sonia Sanz -

¿Hasta cuándo permitiremos los españoles que se nos utilice? ¿Hasta cuándo nos ocultarán información? Juegan unos pocos, pero luego pagamos el pato todos.

Irene Zugasti -

Es lamentable que representantes de nuestro país hayan puesto los pies en Guantánamo y hayan sido cómplices de semejante aberración. Pero el PP seguirá con su cruzada "contra el terrorismo" (¿o es contra el Gobierno?) y sus manifestaciones semanales y seguirá escurriendo el bulto ante asuntos tan graves como éste, que no pueden dejar indiferentes a nadie.

A. Olea -

Tomemos un hecho atroz. Normalicémoslo en la prensa, de modo que un titular que debería rebelarnos nos deje fríos: 'una mentira más, y qué'.
Ahora un aplauso para todos lo que lo han hecho posible.

¿Deberíamos incluirnos?

Sylvia -

Está claro que la política nunca será plenamente creíble para el pueblo y más aún despùes de actos como este que lo unico que plantean es si verdaderamente es cierto o no todo aquello que nos cuentan y que pretenden hacernos creer ciegamente...

Diego López -

Los gobiernos de Europa, entre los que se encuentra el español, critican una y otra vez las actuaciones de EE.UU. en Guantánamo. Sin embargo, todo lo hacen de cara a la galería porque como ha quedado demostrado, en la trastienda hacen todo lo contrario. Me parece más lamentable criticar lo que un país como Estados Unidos está haciendo mal y luego a escondidas apoyarlo. Nunca pensé que el grado de hipocresía de nuestros políticos llegara a este extremo.

alejandro estrada -

Al igual que los comentarios anteriores pienso que el gobierno hace y deshace todo lo que quiere a espaldas del pueblo, lo peor de todo es que si hay algún tipo de problema se culpa a "España", es decir, se engloba a todos los ciudadanos como culpables, sin saber éstos porqué están siendo acusados y todo por puñaladas traperas de su gobierno...

Belén -

La complicidad con este tipo de atrocidades nos convierte también en responsables. Esto no debe olvidarse, sea quien sea el que esté en el gobierno.

María Vindel -

El gobierno de Aznar, el gobierno de Zapatero, anteriores y futuros gobiernos han realizado, realizan o realizarán investigaciones secretas a espaldas de los ciudadanos, del Congreso y a espaldas de su propio partido.
Los gobiernos tienen sus propios normas OFF THE RECORD, hay bastantes asuntos de los que nunca tendremos constancia o no llegaremos a conocer todos los detalles.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres