Blogia
J. C. García Fajardo

Con las remesas de nuestros emigrantes comenzó el "milagro económico" español

Las remesas, el dinero que envían los inmigrantes a sus países de origen, han pasado en los últimos 25 años de 855 millones de euros a 43.000 millones en América Latina.
"Debemos facilitar el envío de remesas, reduciendo su costo y garantizando el acceso a los servicios bancarios. Procuraremos incentivar oportunidades que motiven el mejor aprovechamiento de esos flujos en actividades productivas y de inversión que favorezcan a las familias y comunidades de origen de los emigrantes", dice la declaración final de la Cumbre Iberoamericana en Montevideo suscrita por 22 países.
Los dólares que mandan los inmigrantes triplican el monto de las divisas provenientes de la inversión extranjera directa en casi todos los países receptores.
En la creciente diáspora mundial, el Banco Iberoamericano para el Desarrollo calcula que ya hay 25 millones de emigrantes latinoamericanos y caribeños en todo el mundo (mayoritariamente en EE UU y la UE) y al menos la mitad de ellos envían regularmente dinero a sus familias. Cada uno manda unos 300 dólares (233 euros) mensuales, "aunque en esta cifra no se incluyen las llamadas remesas en especie (ordenadores, electrodomésticos), ni el dinero transferido personalmente.
Pero las remesas no suplen las obligaciones de los gobiernos. Pueden ser complementos de la inversión pública, pero en ningún caso los gobiernos pueden pensar en las remesas como fondos de inversión.
El problema está en que los Bancos ya están interesados en controlar ese flujo de divisas y pretenden ofrecer ahora "servicios" cuando hasta hace poco todo eran dificultades, como exigirles empadronamientos y papeles que no tenían, y cargarles con comisiones de hasta el 20% y "demorarse" hasta quince días en las operaciones para aprovecharse de esos activos. Pero, al menos, los inmigrantes ya conocen nuestra experiencia y la están aplicando
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

JoB RuiZ AuyaNeT -

Los inmigrantes hacen más rica nuestra economía.Les ponen a hacer los trabajos que nadie quiere y encima no hacemos todo lo posible para que vivan mejor. Todo lo contrario, los bancos intentan explotarlos y sacar de ellos lo máximo posible al enviar su dinero a sus familias..Tenemos que tener en cuenta que el futuro de nuestro país es la inmigración.

Gaona -

Gracias a la globalización cada vez hay más libertad de movimiento de capital a lo largo de todo el mundo. Eso sí, cuando a los ricos les interesa. Seguro que los bancos españoles colaboraban más de lo que lo han hecho hasta ahora cuando eran empresas nacionales con inversiones en Latinoamérica las que querían traer aquí su dinero.

Pablo J -

Una vez los bancos "chupando la sangre" a todo el que pueden. Esta vez son los emigrantes latinoamericanos los que comenzarán a ver controlado el flujo de divisas creado a partir de los dólares que ellos envían a sus familias y, en consecuencia, verán aumentar el número de "servicios y facilidades bancarias" en lugar de las trabas de hasta el momento. Sin duda, el dólar, al igual que el ladrillo, siguen siendo un gran negocio y los bancos sus principales beneficiarios, puesto que cuándo van a entrar en escena sino cuando los dólares de los inmigrantes "tripliquen el monto de las divisas provenientes de la inversión extranjera directa". Es ahora cuando se igualan las condiciones entre los nativos y los inmigrantes para con los bancos, es ahora cuando éstos pueden sacar tajada de esta situación y es ahora cuando se les debería caer la cara de vergüenza por ese oportunismo y ese aprovechamiento coyuntural por el que siempre se han caracterizado y por el que, con mayor descaro, seguirán caracterizándose.

Noelia (Roja) -

El mercado mundial de divisas es el más líquido de cuantos existen y eso lo convierte en un nicho lleno de oportunidades de inversión.
En la mayoría de las ocasiones, las entidades financieras satisfacen las órdenes de sus clientes sin acudir al mercado abierto, ahorrando molestias y cuantiosos gastos.

Carpintero -

deberiamos tratar a los bancos tal y como nos tratan a nosotros y a nuestro dinero, vereis que rápido modificaban su conducta. El problema es que ellos controlan la mayor parte del dinero, que ni se huele ni se toca. los bancos siguen las leyes de la energía, ni crean ni destruyen el dinero, solo lo transforman según les convenga...

Leticia -

Ahora que se ve generada una riqueza en los inmigrantes los bancos quieren apoderarse un poco de ella. Con el resultado de ellos quieren trabajar y conseguir beneficios, explotar al máximo esas cantidades de dinero enviadas. Sin dejar en paz a los obreros que dan su esfuerzo para mandar ayuda a su tierra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres