Blogia
J. C. García Fajardo

¿Cómo salir del avispero de Irak sin conrolar a los chiis, limpiar de déspotas árabes y de enloquecidos sionistas Oriente Medio?

Mi tesis es que Bush y sus aliados pretenden crear un Kurdistán a costa de Truquía, Siria, Iraq e Irán como estado tapón que les permita controlar las riquezas petrolíferas y mantener a raya a los "enemigos" de Israel. Se equivocan y ya hay muchos que echan de menos a Husseisn Sadam, a su Ejército y al Partido laico-socialista Baas en contra de los déspotas árabes del Golfo y de Arabia Saudí. Es una locura pero ya hay muchos judíos en la diáspora y en Israel que no soportan el elevado costo y el peligro para la paz mundial de mantener en el poder a una banda de sionistas exacerbados y nihilistas que sostiene que sólo hay un pueblo, el de Israel" como dijo Golda Meier a los dirigentes sionistas que procedían de los grupos terroristas judíos Irgún y Stern. Pero vale la pena leer el análisis que hoy hace Miguel A. Bastenier: " A fin de octubre, con unos 100 soldados norteamericanos muertos -récord del año- y casi 2.800 desde que comenzó la invasión en marzo de 2003, la aventura iraquí de George W. Bush ha causado ya tantas bajas propias como el 11-S. Y si sumamos los muertos británicos, los del resto del contingente internacional, entre ellos los españoles de cuando gobernaba José María Aznar, y docenas de entre los 20.000 mercenarios llegados de todos los rincones del planeta, cuya contabilidad necrológica no parece interesar a nadie, el redondeo pasa de 3.000 vidas entregadas a un objetivo que no ha sido ni siquiera reconocido. Después de tres años de repetir que Estados Unidos estaba ganando la guerra y que había que mantener el rumbo, la múltiple matanza interna de los iraquíes, la incapacidad del cuerpo expedicionario para estabilizar la situación, la evidencia de que gran parte del nuevo ejército de Bagdad se ha alistado sólo para allegar un salario, ayudar a los insurgentes, o entrenar a un futuro ejército de obediencia chií, y todo ello ante las elecciones a la Cámara y el Senado norteamericanos del martes día 7, la Casa Blanca ha tenido que adoptar otra terminología que parezca más realista y combata el creciente desencanto de la opinión.
El centro geométrico de esa nueva estrategia consiste en anunciar que en breve se presentará al Gobierno iraquí un calendario para que en un plazo de entre 12 y 18 meses sustituya con sus propias fuerzas a los 140.000 soldados de Washington, haciendo posible con ello la retirada escalonada de los muchachos. Pero la declaración está formulada con la vaguedad precisa para que carezca de significado.
Reducir el número de militares en combate es una cosa y retirarse de Irak, otra muy diferente. Una retirada completa equivaldría a perder de un plumazo todo aquello por lo que Bush ha hecho la guerra, porque sólo la presencia de un contingente de algún espesor podrá mantener a Irak bajo la tutela norteamericana. Ha habido dos grandes razones nunca mencionadas para la ocupación: establecer un Gobierno cliente en la zona, epicentro de un Creciente Fértil poblado por enemigos imperdonables como Irán; aliados de esos enemigos como Siria y Hezbolá; y amigos muy poco de fiar como Arabia Saudí; y dejar fuera de juego al régimen de Sadam Husein, que era la supuesta mayor amenaza para Israel de todo el mundo árabe. El petróleo está también ahí, pero únicamente como epifenómeno de una dominación mucho más vasta.
Bush necesita hacer que descienda cuanto antes el número de soldados en combate porque el cortejo de ataúdes, aparte de hondamente doloroso, hace muy mala política interior. Pero no por ello puede querer una retirada que el mundo interpretaría como derrota estratégica...
Una derrota electoral republicana, salvo que fuera morrocotuda, no debería modificar estos planes. Ni tampoco se aprecia qué podrían hacer los demócratas -derrotócratas, como los llaman los corifeos de Bush- si ganaran las presidenciales en 2008. Como dice Hans Blix, el enviado de la ONU que no encontró armas de destrucción masiva en Irak, todas las soluciones a corto plazo son malas. Permanecer en Irak no hace sino favorecer el reclutamiento de nuevos terroristas, en una guerra que ya no parece posible ganar; y despejar el campo podría hacer que el país cayera en guerra civil abierta. Por eso, la cuenta va a seguir por largo tiempo más allá de los primeros 3.000.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Elia Pesquera -

Para empezar, es una verguenza que el apoyo de Estados Unidos a Israel sea incondicional a pesar de todo el mal que está haciendo este en lugares como Gaza y Cisjordania, en los que para ir a trabajar tienen que pasar mas de 300 barreras que las separan de Israel. Ni siquiera dejan pasar las ambulancias.
En segundo lugar, Sadam Hussein ha sido manipulado y ahora se le podria considerar el cabeza de turco en todo este conflicto.
Mirando el mapa podemos darnos cuenta de que Estados Unidos está en todos los lugares de conflicto y nunca soluciona nada!

Ignacio -

Han agitado tanto la botella de champán que tienen miedo de abrirla y que estalle tan "preciada bebida", te empapes y se pierda sin ninguna posibilidad de recuperar nada... solo que en vez de alcohol será oro negro... Para ello, esperar, e ir haciendolo poco a poco.

Alberto -

La solución la tendría la implicación de Rusia y China y encontrar soluciones intermedias aparte de condenar a Israel cuando hay que hacerlo... el resto de cosas son tan complicadas...

El levante seca la ropa mojá -

El honor y el orgullo de la Patria Americana no puede quedar por los suelos como un vulgar felpudo. ¿3000 muertos? no son víctimas sino mártires del pueblo de las libertades. Bajo estos principìos el presidente Bush, y tantos otros en guerras anteriores, han enarbolado la bandera americana por encima de cualquiera, caiga quien caiga (incluso si se trata de sus propios paisanos).Una vez entrado en faena da igual cuánto se van a ensuciar las manos.Los terroristas son malos, son lo peor, y eso hay que castigarlo. Bush que sentado en su despacho manda invadir un país, con su teoría de las armas de destrucción masiva, acaso no es malvado?, acaso no se le ha de castigar. Quién paga el daño realizado, y no me refiero a lo material, las vidas cobradas que perecieron sin merecerlo porque nadie merece la muerte.Al igual que se plantea la cuestión de qué cotos se han de poner a la intervención o no intervención, hay que poner unos cotos en la responsabilidad.Quién rompe paga. Y si se ha atacado un país porque le ha dado la gana, en mi opinión lo debe de pagar. Se debe castigar.

Elia -

Qué pena que todo en este mundo sea a causa del dinero y la religión
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres