Blogia
J. C. García Fajardo

La pena de muerte es una aberración social pues se trata de una venganza inadmisible en derecho

China, Irán, Arabia Saudí y EE UU son los países en los que se producen más ejecuciones. En buena conpañía va el lider hegemónico de la humanidad que dispensa patentes de democracia y de respeto a los derechos humanos. El derecho a la Vida es la base y fundamneto de todos los demás derechos. Quien no lo respete y lo viola contumazmente debería ser sancionado por la comunidad internacional: se trate de Agamenon o de su porquero. 
Al menos 2.148 ejecuciones se registraron el año pasado en 22 países del mundo. El 94% de ellas se produjeron en sólo cuatro: China, Irán, Arabia Saudí y Estados Unidos, según indica un informe de Amnistía Internacional difundido hoy con motivo de la celebración del Día Mundial contra la Pena de Muerte. En lo que se refiere a España, la organización reclama que la Constitución prohíba expresamente la pena capital.
China (con 1300 millones de habitantes) registró 1.770 ejecuciones conocidas en 2005, aunque, según cálculos de expertos chinos, todos los años son ejecutadas entre 8.000 y 10.000 personas; Irán, 94 ejecuciones conocidas; Arabia Saudí, 86; y Estados Unidos aplicó la pena capital a 60 personas, afirma la organización.
A pesar de que en 68 países se mantiene la pena de muerte, en los últimos 30 años se ha registrado una tendencia clara hacia su abolición en todo el mundo y a lo largo de 2006 esa tendencia ha continuado, según AI, ya que Filipinas y Moldavia se han unido a la lista de países abolicionistas. Un total de 43 Constituciones en el mundo prohíben expresamente la pena de muerte. Sin embargo, "hay que lamentar que en países como Estados Unidos se siga condenando a muerte y ejecutando a personas con enfermedad mental y que en otros como Irán y Pakistán se haya ejecutado a menores durante 2006", dice Amnistía en su informe.
China destaca, según AI, "por su terrible historial de violaciones de derechos humanos" y es el país donde más ejecuciones se realizan al año. "Se condena a muerte a presos en juicios injustos, sin que se respete la presunción de inocencia y con la tortura como medio para obtener testimonios", denuncia la organización. Aunque se sigue ejecutando con un tiro en la nuca, cada vez es más común el uso de la inyección letal, lo que facilita la extracción de órganos. En marzo de 2006, asegura el informe, varios especialistas chinos en transplantes estimaron que los órganos procedentes de presos ejecutados suponen alrededor del 99% del total de órganos transplantados.
En cuanto a Estados Unidos, desde 1977 han sido ejecutadas 1.047 personas en este país (43 en lo que va de 2006). Además, en Estados Unidos se sigue aplicando la pena capital a personas con enfermedades mentales. Desde 1977 hasta hoy han sido ejecutadas al menos un centenar.
Las ejecuciones en Irán continúan a "un ritmo alarmante", según el informe, que denuncia las lapidaciones y las ejecuciones de menores en este país. Amnistía Internacional ha tenido noticia de al menos 108 ejecuciones en lo que va de año, aparte de que Irán ha reanudado este año las ejecuciones por lapidación, algo que no sucedía desde diciembre de 2002, cuando el presidente de la Magistratura anunció una moratoria en el uso de este método. Actualmente, hay al menos siete mujeres iraníes en riesgo de ejecución por lapidación.
El pasado mes de julio el presidente del Gobierno polaco, Lech Kaczynski, líder de un partido católico, hizo unas declaraciones en las que abogaba por la reinstauración de la pena de muerte no sólo en Polonia, sino en toda Europa.
A juicio de Amnistía Internacional, "este Día Mundial ofrece a los defensores de la pena de muerte la oportunidad de replantearse su apoyo a esta forma de castigo". "El movimiento en contra de la pena de muerte ha sido espectacular y los pocos Estados que siguen realizando ejecuciones deberían preguntarse qué es lo que han conseguido con un acto tan brutal como matar a un preso indefenso", añade la organización.

E

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Ignacio Álvarez -

Este siglo, así como el anterior, es una visión moderna de la edad media, solo que encubierta y más sofisticada, la verdad. ¿Qué se puede esperar de un país como China, comunista, que como Rusia, ha pisado los derechos humanos? No son peores que los "paladines" de la justicia, y los enviados de Dios del S.XXI, como se cree Bush, y su gabinete, así como sus enemigos invisibles y creados en un principio para mantenerse en el poder, como Al Qaeda, tenían un motivo para estar gobernando el mundo, y con lo mismo, ahí están, solo que les sale el tiro por la culata.
Hemos evolucionado tecnologicamente, pero no lo hemos asimilado todavía, y por ello se dan esos problemas. Claro que seguir la máxima de ojo por ojo, diente por diente, siempre se ha dado, y se dará, y como siempre, los intereses creados prevalecerán sobre las vidas humanas.

Yolanda Téllez -

El problema de hoy en día, y en realidad de a lo largo de la historia es que existe solo una pequeña minoría que lucha por los derechos de los demás mientras que otros creen que solo tienen derecho a tenerlos ellos mismos y que pueden decidir sobre la vida de otras personas. Y que luego se llamen civilizados...

María Picatoste -

La solución moderna a problemas clásicos aplicando la también clásica Ley de Talión se me antoja injustificada, inhumana y antipática.

Las personas ante todo y a pesar de nuestros actos seguimos siendo personas y, por ello, merecemos respeto y humanidad en el trato. Por eso, no discrepo con los comentarios que hablan de cadena perpetua, al contrario, me parece la única solución de que los criminales paguen por sus delitos. Esto claro, siempre que se los haya juzgado respetando todos sus derechos y que hayan sido declarados culpables por tribunales legales.

La vida ha de ser respetada y protegida por encima de todas las cosas y deberíamos considerar esto como uno de los valores que rigiesen nuestros actos. No hablo solo de la vida humana, también de la animal (http://www.strasbourgcurieux.com/fourrure/spanish.php) y la vegetal. Todos dependemos de aquellas vidas que desaparecen y siempre con cada muerte muere también algo de lo mejor de cada uno.

Marta -

Los días internacionales, sean de lo que sean, sirven para algo; para llamar la atención de la sociedad sobre un tema que, aunque pudiera parecer obvio, escapa a la razón.
Como cada año se celebra el Día Internacional contra la pena de muerte, y seguro, por desgracia, no será el último.
Como bien indicaba El Pais, citando el informe de AI, el número de paises que abolen esta práctica sigue en aumento. Paises que, en teoría son noveles en el respeto a los Derechos Humanos, con una corta tradición democrática, como puede ser Filipinas. Sin embargo, aquellas que se jactan de ser los estandartes de la libertad se erigen en jueces, dioses, capaces de desposeer a una persona de su bien más preciado, su vida.
Aquellos que hablan de la razón, del derecho a la propiedad, se atreven a decidir cómo, cuándo y, muchas veces, para ocultar qué debe morir un hombre.
¿Es eso razón? y si lo es, ¿de qué nos sirve entonces ser seres racionales si no podemos sentir, pensar con algo más que la mente, ser diferentes al resto de los animales? ¿Es eso humanidad? ¿Son capaces de mirarse al espejo día tras día y pensar que, realmente, hacen del mundo un lugar mejor para vivir?. Es curioso entonces que más de un 80% de los presos en el Corredor de la muerte de prisiones estadounidenses sean negros e hispanos... Siempre cargarán con la lacra de la desigualdad social y el estigma de ser, hoy, aun, ciudadanos de segunda.
Quizás debería recordar el presidente del Gobierno polaco que, durante el holocausto NAZI, la comunidad católica de su país y de europa oriental sufrió el mismo trato que los judíos.
Tal vez, y no quiero levantar ampollas, como Sharon, piense que es el momento de erigirse en el nuevo verdugo, olvidando que antes se fue víctima.

Extraido de "El Pais Digital".

El informe indica que el Código Penal Militar español derogó la posibilidad de aplicar la pena de muerte en tiempos de guerra, pero la Constitución española sigue haciendo una mención expresa a esta medida en el artículo 15. Para Amnistía Internacional, esta mención "debería ser eliminada e incorporar una prohibición expresa del uso de la pena de muerte en España".

Por otra parte, España aún no ha ratificado el protocolo 13 del Convenio Europeo de Derechos Humanos por el que se quiere convertir a Europa en una zona libre de pena de muerte, lamenta AI. Este Protocolo ha sido ratificado hasta la fecha por 33 Estados.

- Y aun dedicaremos páginas y páginas de los periódicos a debatir si un flagrante caso de desigualdad entre hombre y mujer en la sucesión al trono merece una reforma constitucional y se nos escaparán detalles como este.

Dos Santos -

Da miedo ver como estando en el año en el que estamos y con lo avanzado que esta todo, sigan ocurriendo estos acontecimientos. Es atroz que se utilice el ojo por ojo en temas de justicia, porque precisamente porque es justa, no debería de ser así. Pero ya no es solo la pena de muerte, sino las torturas a las que someten a muchos presos tanto físicas como psicológicas.
Todos los años el mismo informe, en este al menos, anuncia que hay menos paises que practiquen esta locura, pero aún así debe para y hacerlo ya.

Jarkoe -

Nada. O si consiguen algo es mostrar qué no sirve de nada. Y siguen jugando... La venda de la justicia es ese ojo por ojo. Me pregunto si los ejecutores habrán sufrido alguna vez.

Santiago C. -

En principio, decir que estoy totalmente en contra de la pena de muerte. Creo que si hay algo que separa al hombre del resto de los animales es la inteligencia, y, la verdad, esta para utilizarla, ¿no?.
Por otra parte, y aunque no se si realmente viene a cuento, creo en la cadena perpetua. Hay algunos casos, por ejemplo el etarra De Juana, que no deberían volver a la calle. Creo que 25 personas asesinadas no deberían olvidarse.En mi opinión, hay casos en que la justicia debe variar.

Belén -

Y lo peor es que la pena de muerte no ha servido para que la gente deje de delinquir. No se consigue en ningún caso el objetivo disuasorio que defienden los seguidores de esta práctica. Es una aberración de los hombres contra los hombres miserable, sucia e inútil.
Y lo peor es que muchas veces los que son inocentes también pagan.

Es un asesinato a sangre fría perpetrado por un verdugo que depende de la administración.
¿De quién hay que temer ahora?

Diego López -

Para ser conciso ¿quién es un gobierno, un juez, un verdugo... para quitarle la vida a una persona? Si ha hecho algo muy grave, que le pongan cadena perpetua, pero caramba no se comporten como unos asesinos.

Cada día me da más asco esta sociedad... en vez de ir progresando, vamos retrocediendo en la historia. A este ritmo llegaremos a volver a vivir en cavernas.

Sonia Sanz -

Es increible leer noticias como la que a nuestros ojos llegan desde China en pleno siglo XXI. Los adelantos tecnológicos permiten mirar al futuro, pero no si es para matar, para acabar con vidas humanas. Y aún así, aquí estamos.

Lo último son los llamados "autobuses de la muerte en China", que realizan ejecuciones a domicilio mediante la inyección letal. Y aún así, los fabricantes se conceden el placer de manifestar que es una "alternativa civilizada". ¿Y nosotros somos los civilizados? ¿Los que apodamos a las tribus africanas como incivilizados? ¿Los que nos creemos con derecho a expandir nuestros saberes pisoteando los de los otros?

No entienco entonces el término "civilizado", que me lo expliquen, por favor. Y lo peor de todo es que nos excusamos en que eso en nuestro país no existe. ¡Ah!Pero dejamos que siga existiendo en vez de imponer la cordura e intentar acabar con ello. No somos el que hace uso de la jeringuilla, pero es como si la cargáramos de ponzoña letal.

Pues bien, un adelanto más, un ahorro para la comunidad, que no tiene que crear salas para dar muerte a personas que han robado un bolso; ahora se puede ir a la puerta de su casa, arrancarles de brazos de su familia y mandarles al "otro barrio". ¡Qué gusto da vivir en el siglo XXI! ´Siglo de adelantos, de nuevas tecnologías, de libertad... Cuán diferente puede ser la existencia para unos y otros... Intentemos que sea igual para otros, intentemos acabar con tales atrocidades.

Marta Gálvez Z. -

¿Siglo XXI? ¿Quién dijo siglo XXI cuando aún hoy día se siguen cometiendo actos tan atroces? Tal y como usted dijo en clase, el derecho primario, el más esencial y padre de los demás, es el derecho a la vida, y me pregunto cómo es posible que en esta era de "progreso" todavía pueda existir algo tan retrógrado y brutal como la pena de muerte.

Ojalá el llamamiento a la reflexión llegara a estos países e hiciera mella en ellos, produciendo un cambio. Soy optimista y espero de corazón que esto llegue algún día a ser así.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres