Blogia
J. C. García Fajardo

Las bombas de racimo contra población civil violan el Derecho Internacional

Naciones Unidas ha denunciado el uso "completamente inmoral" de bombas de racimo por parte de Israel durante los últimos días de la guerra que mantuvo contra Hezbolá en el sur de Líbano. Jan Egeland, subsecretario de Asuntos Humanitarios de la ONU, ha asegurado que se han encontrado unos 100.000 pequeños artefactos sin explotar en más de 350 puntos del sur del país árabe, y que el 90% de las bombas cayeron durante las últimas 72 horas del conflicto, cuando Tel Aviv sabía que una resolución de alto el fuego se ultimaba entre los miembros del Consejo de Seguridad.
"Es inexplicable por qué Israel aceleró" el lanzamiento de bombas de racimo "cuando se acercaba el fin de la guerra y sabíamos que habría una resolución", ha dicho Egeland. El responsable de la ONU cree que se tardará entre uno y dos años en desactivar las bombas que no han explotado.
La ONU ha obtenido esta información a través de su Centro de Coordinación de Minas en Líbano después de examinar cercar del 85% de las áreas bombardeadas por la aviación israelí, según Egeland. "Las bombas han afectado a muchas casas y muchas granjas. Estarán con nosotros muchos meses, tal vez años", ha añadido el responsable de la ONU.
Las controvertidas bombas de racimo están formadas por una carcasa que se abre y libera pequeñas bombas a medida que se aproxima al suelo. Suelen utilizarse para atacar distintos objetivos, como vehículos acorazados, personas o para iniciar fuegos. Pueden cubrir un área grande y no gozan de gran precisión. "Al afectar a la población civil, constituyen una violación del Derecho Humanitario Internacional", ha señalado Jan Egeland durante una rueda de prensa en Nueva York.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres