Blogia
J. C. García Fajardo

Acerca del gran escritor Günter Grass

Comparto esta interpretación del extraño silencio sobre su pasado en las SS del admirado escritor alemán. Y lamento el desaforado poder de las editoriales ávidas de ganancias. Nadie podrá quitar a Grass la gloria de haber sido uno de los faros de la conciecia alemana en el pasado siglo y un enorme escritor de alcance universal. Eso si no han influido en la tardía confesión otras presiones bajo amenaza de chantaje. Sería lamentable y un desquiciado boomerang. Esperemos un par de meses. Nesemu                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      " A los 15 años, Günter Grass intentó enrolarse voluntariamente en los submarinos del Ejército alemán, pero fue rechazado por su corta edad. No obstante, en septiembre de 1944, semanas antes de cumplir los 17 años, el futuro escritor fue llamado a filas. Al borde del colapso, la Alemania nazi reclutaba desesperadamente a casi cualquier varón de entre 16 y 60 años. Grass fue incorporado a una unidad de las Waffen-SS -el brazo militar de la organización nazi dirigida por Himmler-, herido y capturado luego por soldados norteamericanos. Estos hechos son comunes a las biografías de cientos de miles de alemanes de la generación de Grass. Grass no era un nazi y no se incorporó voluntariamente a las SS, e incluso aunque hubiera sido así, no es posible ignorar que era un adolescente.
El problema empieza por el hecho de que Grass sólo haya revelado esta parte de su biografía este verano, como anticipo de la publicación de su libro de memorias Pelando la cebolla. Puesto que no hay mayor gravedad en estos hechos de adolescencia, ¿por qué el premio Nobel de literatura no los ha contado con naturalidad en el más de medio siglo transcurrido desde entonces? ¿Por qué no ha aprovechado para hacerlo en sus cientos de libros, entrevistas en prensa y televisión y conferencias? ¿Por qué no se lo dijo a su biógrafo, Michael Jürg? Alguien podría argüir que quizá Grass pensara que estos hechos no eran relevantes, pero es algo difícil de aceptar para un autor que, desde la publicación de El tambor de hojalata en los años cincuenta, ha destinado buena parte de su obra literaria y de su actividad ciudadana a reflexionar sobre la Alemania nazi y las complicidades de las que se benefició.
Durante décadas, Grass ha denunciado con vehemencia que millones de alemanes, por interés, seducción o cobardía, apoyaran a Hitler o cerraran los ojos ante sus tropelías. Es eso lo que hace difícil de entender su largo silencio y lo que provoca malestar entre sus muchos admiradores dentro y fuera de Alemania. Simpatizante de las políticas socialdemócratas y las causas pacifistas, Grass ha venido siendo considerado una autoridad moral cada vez que opinaba sobre asuntos controvertidos, como la reunificación alemana, la situación en Cuba, la globalización y un largo etcétera. Hubiera sido deseable que alguien con esa autoridad fuera un poco más transparente sobre aspectos de su pasado claramente relacionados con el tipo de personaje público que se ha construido.
Más vale tarde que nunca, y el propio Grass admite que este asunto le provocaba un "sentimiento de culpa" y le pesaba como "una ignominia". En cualquier caso, su tardanza en desvelar un hecho biográfico relevante no invalida la calidad de su obra literaria ni la justicia de las causas que ha defendido y defiende. Esa tardanza sólo confirma que nadie es perfecto, que todos somos humanos; a veces, demasiado humanos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Hormiguero -

Sólo me podido paladear un libro de él. Y la historia era redonda, completa, perfecta. Como acaba esta entrada del blog, por el contrario, el humano no es siempre perfecto. Lo verdaderamente maravilloso es cuando a alguien se le nota algún pesar. Digan lo que digan, las fotos que han salido estos días del escritor reflejan su pesadumbre hacia su pasado. Pero lo importante, aunque muchos lo olviden, no es lo pretérito. No hace falta ser bueno para hacer cosas buenas, ya lo dice el profesor. Lo que importa es el ahora y lo que puede que llegue mañana. En el final del camino es cuando se ha de mirar atrás y coger lo importante, porque lo que en el último paso carece de relevancia será, creo al menos, una mota de polvo que ensombrece la luz del recorrido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres